REVISTA PICNIC 3 consejos que Steve Jobs aprendió de Paul Rand - Revista PICNIC

Steve Jobs continúa siendo uno de los empresarios más icónicos del mundo y una de las personalidades más admiradas por su pasión, ingenio y creatividad. Sin embargo, antes de convertirse en la leyenda que es ahora, empezó como todos: aprendiendo.

Uno de sus mentores fue Paul Rand, uno de los diseñadores gráficos estadounidenses que mayor influencia tuvo en su tiempo. Rand nació en 1914 y estudió en el Pratt Institute, el Parsons School of Design y el Art Students League. Impartió clases en la Universidad Yale e ingresó al New York Art Directors Club Hall of Fame en 1972.

Además de ser experto en diseño corporativo, también fue uno de los fundadores del estilo Suizo, el cual se caracteriza principalmente por su uso de formas geométricas limpias. Pero los trabajos por los que es mayormente reconocido son los logos empresariales que creó para IBM, ABC, Cummings Engine, UPS, Westinghouse, entre otros. Muchos diseñadores afirman que sin Rand, las empresas nunca hubieran creído que el diseño era necesario para construir su identidad.

Él más que nadie dio prestigio a la profesión. Pasamos de ser artistas comerciales a ser diseñadores gráficos gracias a sus méritos. Ha dicho Louis Danziger, contemporáneo de Rand.

Steve Jobs tuvo la oportunidad de conocer a este famoso diseñador en 1986, cuando le encargó hacer el logotipo de su compañía Next, Inc. En una entrevista, Jobs habla sobre los tres consejos que recibió de Rand sobre el branding:

1. Evitar el problema de “una década y 100 millones de dólares”

El problema más grande de los logotipos es que usualmente requieren mucho tiempo y dinero para ser asociados con una marca o, como Jobs lo describió, se necesitan “10 años y 100 millones de dólares”.

Cuando él y sus compañeros contrataron a Paul, él les dijo que un logo debe ser “distintivo, memorable y claro” y trabajó para resolver un problema, no para enfrentar un reto artístico. Cambió la escritura del nombre de la compañía a NeXT y le dio a la “e” nuevos significados: excelencia, experiencia, excepcional, emocionante y educación. El logo era un sencillo cubo negro a un ángulo de 28 grados.

¿La lección? Los grandes logos no son hechos de la noche a la mañana. Aquellos que consiguen representar completamente el nombre de una empresa, son un atajo y son fáciles de concebir. No obstante, un diseñador debería evitar los logomarks para no pasar la próxima década gastando 100 millones de dólares para ser reconocido por la gente.

2. El diseñador debe resolver problemas, no dar opciones

Cuando Jobs le pidió que le diera varias alternativas para el logo de la compañía, recibió una respuesta contundente. Como cliente no pidas alternativas. Un buen diseñador gráfico sabrá lo que tu empresa necesita y te dará la respuesta que estás buscando.

No, yo resolveré tu problema y me pagarás. Incluso puedes no usar la solución que yo te dé, si quieres opciones, ve a hablar con otras personas.

3. Las marcas no hacen a las empresas

Aunque el logo que Rand había creado para NeXT era innovador y atrajo la atención de muchos, al final la empresa terminó quebrando, un hecho que destrozó a Jobs.  Esta es la lección más importante: no esperes que el logo de tu marca haga que tu producto se venda o lo convierta en el mejor, así que no te obsesiones con tener el “logo perfecto”.

Si tu negocio alcanza el éxito pero no te gusta el logo, no te preocupes. En ese momento tendrás el dinero suficiente para arreglarlo.

¿Te gustaron estos consejos de branding? ¡Te compartimos la entrevista completa para que puedas aprender más!