REVISTA PICNIC 31 años sin el profeta del nopal - Revista PICNIC
MIRAI

En una de sus tantas noches de guitarra junto a Javier Bátiz, el joven Rodrigo González decidió hacer música y su compinche le dijo que buscara un nombre artístico. Entre los juegos de palabras, al buen Bátiz se le salió “Rockdrigo” que unía el género más controversial del momento y el primer nombre de un irreverente compositor nacido en Tampico.

Rodrigo Eduardo González Guzmán nació en la víspera de Navidad de 1950, pero se dice que Rockdrigo nació el 19 de septiembre de 1985, cuando por un pasón de cemento perdió la vida en el edificio donde vivía en Tlatelolco. Casualmente, unas horas después, tenía una cita en un estudio para grabar su primer material discográfico, luego de haber grabado una cantidad considerable de canciones en cuatro cassettes de cuatro presentaciones diferentes.

Aparte de su legado en vida, Rockdrigo González dejó a la música mexicana un repertorio inmenso de letras profundas, deprimentes, realistas y de amor. Panteón Rococó, EL TRI, Los Rastrillos, entre otras bandas han homenajeado al susodicho con temas ya clásicos que hemos cantado y que seguramente no sabíamos de la existencia de su autor.

“No tengo tiempo”, “Metro Balderas” y “Distante instante” han sido colocados como himnos del rock nacional, pero fuera de lo nacional, han logrado ser junto al autor, precursores del rock rupestre, donde cantantes como Nina Galindo, Armando Rosas y Roberto González han colocado su granito de arena.

Tal vez nos hemos encontrado con él al transbordar en la estación del metro Balderas, a un costado del señor que vende periódicos. Probablemente lo hemos cantado en conciertos de El TRI, Heavy Nopal y alguna otra banda entusiasta de sus letras contestatarias, irreverentes y llenas de verdades melancólicas. Y seguramente hemos bailado con aquellos regios que se pusieron El Gran Silencio en honor a una de las canciones más filosóficas del rupestre.

Probablemente ahora tendría grabaciones de estudio y sería un productor muy importante. Tal vez le hubiera jugado dentro del punk, del rap y hubiera dado orientación artística a su hija, mejor conocida como Amandititita, que haciendo honores a su padre, creó algo único, como lo solicita esta sociedad.

Filósofo, terapeuta, escritor y músico a la vez

Un cantautor indispensable si vas pasando por sociología o por la Facultad de Filosofía y Letras, un poeta del siglo 20 que se adelantó a su época; una persona que dio hincapié a lo que hoy conocemos como rock urbano y que ha descrito de una forma inigualable el pasar por toda la ciudad. Una depresión por no saber qué hacer de tu vida, un conflicto emocional por identidades sexuales y sociales y que supo aterrizar los problemas más complicados de la forma más básica, algo así como un Stand-up.

Es por eso que hoy, a 31 años de no tener al que se autodenominaba como “El Profeta del Nopal”, queremos enlistarte algunos clásicos del cantautor. Te aseguramos que dentro de toda la versatilidad que manejaba, seguramente encontrarás una canción adecuada. Ya sea para el carro, la oficina, la escuela, o al esperar el transporte público, Rockdrigo siempre tendrá el tema perfecto para esta sociedad moderna.

Fotos tomadas de rockdrigo.com.mx