REVISTA PICNIC 45 años sin El Rey Lagarto - Revista PICNIC

El legado de Jim Morrison vivirá por siempre, al consagrarse como uno de los más grandes mitos del siglo XX. Hace 45 años, Jim se despidió del mundo -o al menos eso creemos-, dejando una serie de incógnitas que tal vez nunca puedan ser respondidas. El mítico vocalista del grupo The Doors siempre tuvo esa personalidad que podemos denominar como un «rebelde diabólico» ya que su personalidad provocadora, su look y sus ideas, escandalizaron a las buenas costumbres, pero fue un incentivo poderoso para demostrar que la juventud tenía el poder de cambiar las cosas. Para algunos un dios, para otros un bufón, «El Rey Lagarto» sigue emocionando y conmocionando a fanáticos de todas las edades con su vida… tan caótica, tan misteriosa y tan poética.

Al finalizar la década de los 60, también finalizaba el movimiento hippie y el mundo mostraba una nueva cara después de este cambio paradigmático, grandes figuras como Brian Jones, Jimmy Hendrix y Janis Joplin no resistieron dicho cambio y abandonaron el mundo a la edad de 27 años fundando uno de los mitos más grandes de la cultura pop: «El Club de los 27».

Dos años después, de manera oficial, James Douglas Morrison se incorporaría a las filas de dicho club, sin embargo su deceso tan misterioso deja una serie de incógnitas y de teorías que si bien pueden sonar poco creíbles, también tienen tintes que nos hacen pensar: ¿acaso Morrison fue capaz de fingir su propia muerte?

Hace algunos años el tecladista de The Doors, Ray Manzarek (Q.E.P.D.) declaró:

«Me pregunto si todo esto no fue un truco de Jim»

Cuando finalizaron L.A. Woman, Morrison tomaría un descanso en París después de toda la vorágine violenta y mediática que había sufrido The Doors luego de lo ocurrido en el concierto en Miami en 1969 que posteriormente lo llevaría a juicio, gracias a este suceso, las puertas para el grupo se cerraron y no fueron invitados a Woodstock, además, la crítica no había sido muy amigable con sus últimos álbumes (The Soft Parade y Morrison Hotel).

También la relación grupal no era muy buena, pero al finalizar su último álbum todos se despidieron de manera amable y Morrison les regaló algunas copias de su nuevo libro de poesía. Durante su estancia en París, Jim pasaba por un estancamiento creativo (aunque a John Densmore le decía todo lo contrarío) llevándolo a una depresión que trataba de contrarrestar fumando.

La noche del 2 de julio de 1971, después de haber asistido al cine, Morrison le comentó a su pareja Pamela Courson que se sentía algo mal, inclusive había vomitado sangre, a lo que Courson le sugirió ir al médico, pero Jim se había negado argumentando que tomaría un baño y así se encontraría mejor. Acto siguiente: «El Rey Lagarto» muerto en la bañera con un poco de sangre en la nariz, afeitado y con una sonrisa.

Un médico que ya no ejercía, realizó el certificado de defunción, siendo la causa de ésta un paro cardíaco, probablemente ocasionado por la combinación letal de medicamentos contra el asma y alcohol. Sólo este médico y Pamela Courson  vieron el cadáver y como tal no hubo una autopsia.

http://perso.wanadoo.es/losdoors/documentos2.gif

Acta de defunción

Sin mayor revuelo, el cadáver del vocalista de The Doors fue depositado en el cementerio Père-Lachaise donde compartiría recinto con grandes celebridades como Édith Piaf, Chopin, Honore de Balzac, Oscar Wilde, Allan Kardec, entre otros. Tres años después, murió su compañera cósmica Pamela Courson también a los 27 años.

La noticia de la muerte de Morrison llegaría al mundo días después, al ver el ataúd sellado, John Densmore dijo que le parecía muy pequeño. Por otra parte se cuenta que ni a sus propios padres les permitieron ver el cuerpo. La mayor parte de las irregularidades conectaron con la fascinación de Morrison de fingir su propia muerte y escaparse a África donde nadie supiera de él.

Según Ray Manzarek, Jim le comentaba que cuando escapara a África utilizaría el anagrama Mr. Mojo Risin -el cual puede escucharse en la canción  «L.A. Woman»- o que de pronto podría aparecer como un hombre de negocios de manera incógnita.

Han salido conspiraciones que indican que Morrison fue asesinado por los servicios de inteligencia de su país. Otra nos habla que al estar involucrado en cuestiones de brujería y ocultismo, le fueron sacados los ojos en un ritual para liberar su alma.

También se ha escuchado que se le vio en lugares de mala reputación en Los Ángeles -bares gay- enfundado en cuero negro. Además, de que una persona que afirmaba ser él sacaba dinero y cheques a su nombre, pues las cuentas del banco seguían activas.

Hace poco, la actriz y cantante Marianne Faithfull declaró que uno de sus ex-novios, que era dealer de heroína de las estrellas de rock, había asesinado accidentalmente a Morrison y hasta aquí todo ‘va bien’, pero Faithfull, quien también fue pareja de Mick Jagger, estaba promocionando su nuevo álbum Give my love to London por lo que mucha gente pensó que estas declaraciones eran mera mercadotecnia.

La otra teoría más cercana a ser cierta es que Morrison murió de una sobredosis de heroína en el baño de un bar llamado Rock n’ Roll Circus y al percatarse de eso lo llevaron a su departamento, trataron de reanimarlo metiéndolo a una tina con hielo, pero esta teoría no tiene mucho sustento pues Jim le tenía fobia a las agujas y estaba en contra la heroína.

Entre tantos mitos y especulaciones solo podemos decir que el legado de El Rey Lagarto sigue y seguirá vivo.

Deja un comentario