REVISTA PICNIC Mueran Humanos, la estética de lo mórbido - Revista Picnic
Revista Picnic logo

Mueran Humanos pareciera el nombre de un movimiento que fuese en búsqueda de la destrucción representado a través de un modo imperativo verbal. Sin embargo, no es tan simple como eso.

El proyecto conformado bajo esta frase, se trata de un dueto conformado por argentinos de Buenos Aires, iniciado en Barcelona, pero que radica en Berlín. Y como la geografía permite demostrar, se trata de un conjunto que no gusta de permanecer, ni en lugares ni categoría alguna. Mueran Humanos se desarrolla entre disciplinas, textualidades y hacia rumbos sin determinar.

Carmen Burguess (Mujercitas Terror)y Tomás Nochteff (Dios y Travesti), los responsables del nacimiento de Mueran Humanos en el año 2006. Iniciaron el proyecto inicialmente como una propuesta que conjuntaba más de una técnica y más de un medio, algo que en un principio no se quedaba en lo musical o lo sonoro, sino que formaba parte de una creación integradora de videograbación, instalaciones, visuales y preponderancia del uso del collage.

Sin embargo, el empezar completamente desde cero al mudarse a Barcelona y posteriormente a Berlín, de alguna forma los orilló a centrarse más en lo musical, lo que se concretaría con la grabación de varios sencillos  y finalmente su primer LP homónimo.

Sin dejar de lado en ningún momento la convivencia con otras formas de expresión, Mueran Humanos se fue constituyendo poco a poco como un grupo que se caracterizaba en primer lugar, por la experimentación y construcción de un locus difícil de aprehender y de imitar. En segundo lugar, por moverse en espacios acústicos que se alejan de lo lineal y de un sonido plano, convencional.

A partir de una mezcla de elementos de electrónica, industrial, post punk y fuertes influencias de krautrock, el conjunto genera un estado alienante que no conduce a ninguna elevación, sino que invita al descenso. Acerca a los confines de la naturaleza humana, de lo detestable y lo enfermizo.

Se trata de un paseo discreto por la degradación y la oscuridad sentimental.

A través de esta estética de lo mórbido, Mueran Humanos crea y utiliza parajes sonoros para acercarnos a escatologías como lo violento y lo mortífero. Que, no obstante, nunca derivan en hastío irreversible, pues las letras y la voz – a veces de ella, a veces de él – funcionan como guías conductoras en un mundo hundido, el cual es posible contemplar desde lo lejano y al filo de la progresión sonora.

“Porque ser estúpido es gratis, porque todo lo feo alimenta, porque todo lo hermoso cansa y desgasta”

El estilo del grupo no se define por un desencanto absoluto, ya que siempre va acompañado de detalles y armonías que consiguen acercar a lo sublime sin dañar, aprisionando la mente del escucha tan sólo mientras las canciones duren.

Nuestra era es heredera de movimientos culturales e inversiones ideológicas que se desataron después de gran cantidad de conflictos bélicos y políticos durante el siglo veinte. Y la música por supuesto que ha tenido lugar importante en ello. Quizá ya no son statements pronunciados ni evidentes, pero aún subyacen en cada performance.

En la actualidad, oponerse a las clasificaciones genéricas, a la simetría y a la estética de lo agradable, constituye el pan de cada día y Mueran Humanos es muestra de ello. Darse a la tarea de desafiar las fronteras entre formas de creación, géneros y discursos, sin bien se ha vuelto común en tiempos recientes, no siempre se logra con entereza y Mueran Humanos logra sortear todo ello hábilmente.

Este año el dueto retorna a nuestro país para presentarse por segunda ocasión como parte del line up del Festival Nrmal. Luego de estar presente como el único nombre hispanoamericano en la edición 2013 del Corona Capital y de tener un pequeño showcase en Cine Tonalá ese mismo año, los argentinos están listos para traernos de vuelta su misterioso estilo y todo su potencial en su acto del 12 de marzo.