REVISTA PICNIC AMANDA MIJANGOS: ARTE IMPREDECIBLE - Revista PICNIC
FICM

«Uno tiene que empezar a atreverse a decidir qué quiere y qué no quiere hacer. Si estoy haciendo ilustración y decidí jugármela desde cero, aprender y trabajar duro es para hacer lo que más me gusta y lo que quiero».

Así es la filosofía de Amanda Mijangos, una talentosa ilustradora mexicana quien lleva siete años de carrera, en los cuales ella misma nos mencionó que no fue sencillo «arrancar». Actualmente ha ilustrado libros clásicos como «El libro de la selva»  hasta poesía como «El sueño de una alubia».

Alrededor de casi dos horas, nos concedió una entrevista en la que relató qué ha significado abrirse camino en la ilustración en el país, así como la importancia de encontrar lo que más nos apasiona en la vida.

Yo te pego, tú me pegas

Amanda heredó el espíritu artístico y «hippie» -como dice ella- de su mamá. Desde niña supo que quería dedicarse a la pintura. Debido a que era muy buena con los números y las matemáticas, pensó en estudiar actuaría. Sin embargo, sus ganas por aprender dibujo eran más grandes así que entró a la ENAP por un corto tiempo. Después, se cambió a Arquitectura para formarse en algo que le permitiera explotar su lado creativo y al mismo tiempo involucrarse en proyectos sociales.

Kireei, cosas bellas

Conforme pasaron los semestres, no sentía seguridad sobre la elección de carera pues sabía que algo faltaba. Así, viajó de intercambio a Buenos Aires en medio de la incertidumbre sobre seguir en arquitectura, optar por pintura o incluso, dedicarse a la actuaría. Durante ese año, sin esperarlo, definió su trayecto profesional. En un curso de ilustración, conoció a Daniel Roldán -ilustrador argentino- quien al platicar con ella, la invitó a su taller para que profundizara más sus conocimientos. 

Ilustración para la Revista Tierra Dentro

En el barrio de Palermo, Amanda se sentaba en el taller cada semana entre ilustradores profesionales para practicar. Sin estudios previos, sólo técnicas aprendidas de manera autodidacta, absorbía cada procedimiento. Sus acuarelas y sus libretas eran las herramientas siempre de trabajo. Allí, comprendió que quería ilustrar en libros. Ese era el camino el cual ya no quería dimitir.

Llevaba un diario con dibujos a la clase y Daniel me enseñó muchísimo sobre la ilustración. Me ofreció las claves para descifrar qué es realmente la ilustración y qué tipo de ilustradora quería ser.

Nadie nadie

A su regreso a México, tenía claro los pasos que tomaría. Pronto armó su primer portafolio de trabajos y fue aceptada en un Diplomado de Ilustración en la Academia de San Carlos. Desde entonces se ha dedicado a dominar cada vez mejor las diferentes técnicas, experimentar con otros materiales y practicar asiduamente hasta lograr tener coherencia entre sus ilustraciones y el mensaje de cada una de éstas.

Así era Tulum

El arte de Amanda es diverso pero mantiene una esencia peculiar que sin duda, representa el mundo desde sus ojos. El objetivo de cada pieza es claro: comunicar, transmitir asertivamente sus ideas, sus posturas, su punto de vista. Su estilo radica en la forma de cada trazo para narrar una historia, para dar vida a un personaje o colorear un paisaje.  Lo más valioso de su trabajo es que es la mayor parte es hecho a mano con acuarelas.

Para mi no es importante cómo se ven las cosas sino qué cuentan. Las imágenes y la ilustración no son adornos sino son medios para contar un mensaje y una historia. Yo no quiero que todos mis personajes de los libros parezcan iguales.

Mapamundi

Color, ambivalencia, contraste sobre fondos son parte de sus ilustraciones. Para ella es un must no recurrir a una especie de fórmula repetitiva sobre la técnica, material y contenido. Aunque desde niña ha admirado el trabajo de Toledo, Frida y Tamayo, procura siempre resaltar su propia marca distintiva:

Las referencias deben ser utilizadas por un artista cuidadosamente. Cuando uno produce imágenes es importante asimilar esas influencias. En este caso, la referencia puede ser peligrosa si uno copia sin buscar dentro de ti qué significan las cosas.

Sus ilustraciones han aparecido en libros de grandes editoriales, algunos títulos son: «Así era Monte Albán», «Yo te pego, tú me pegas», «Así era Tulúm» y «El libro de la Selva». Este último ha sido el proyecto más significativo ya que trabajó al lado de su pareja en esta edición especial conmemorativa

Realizado a cuatro manos con el ilustrador Armando Fonseca Ilustración.

Para proyecto de animación 68 voces COMBO

También, ha formado parte de exposiciones de arte colectivas. «Vivan las mujeres» fue la primera de éstas y recientemente colaboró en Estereotipas en la CDMX. Sus piezas han sido exhibidas en México, Argentina, Colombia y Londres. Su arte ha sido acreedor a premios y reconocimientos en América Latina.

Ilustraciones ganadoras del 8° Catálogo Iberoamerica Ilustra

A lo largo de estos años, Mijangos define que todo ha sido un conjunto de procesos y etapas en los cuales ha sido importante aferrarse a sus convicciones. Es en los desaciertos en donde se estimula más a crecer. Sus experiencias en situaciones amargas se han traducido en retos que se ha encontrado en un campo creativo como este.

Todavía hay un poco de desigualdad entre hombres y mujeres en la ilustración. Creo que es más importante que nosotras como ilustradoras empujemos más los temas y los límites sobre lo que podemos hacer. Busquemos abrirnos caminos en donde generalmente no hay oportunidad.

Museo Papalote del Niño

La Cuenta

Actualmente, Amanda además de tener proyectos de ilustración para editoriales, también es cofundadora de Cuarto para las tres. Este estudio que comparte con Abril Castillo y Eloísa Queijeiro, es un espacio de en el que se imparten talleres en la Colonia Narvarte. También forma parte de un proyecto llamado Diario Creativo junto a la marca de libretas Piel de Mole, en donde se han sumado otros artistas como Estelí Meza, Armando Fonseca, Andrés Alonso y más.

Uno de sus sueños es poder ilustrar para Café Tacvba, pues su canciones la han inspirado y la han acompañado durante su vida. Como proyecto personal se encuentra ilustrando cada canción de la banda para crear un compendio.

Autoretrato

Degas decía que el arte no es lo que ves sino lo que haces que otros vean. Amanda Mijangos crea piezas únicas entre colores vivos con acuarelas que sin duda aluden a una historia, una memoria o una aventura que se desconocía. Como una gran añadidura a su arte, sus ilustraciones conllevan una filosofía de vida que inspira a cualquiera a ser lo que uno quiere ser.

En la vida no hay certezas pero hay una intuición y es importante escuchar esa voz. Todo tiene una posibilidad transformadora de la realidad, encontrar lo que a uno le apasiona y trabajar en lo que eres bueno, es lo mejor que te puede suceder.

Ilustración para el ebook “El Sol y la Luna”

Aquí dejamos las redes de Amanda para que la sigas en sus diferentes proyectos. Si te interesa la ilustración, puedes revisar en sus redes de Cuarto para las tres sobre los talleres que se imparten.

Tumblr/Facebook/ Instagram: @amandamijangos

Facebook: Cuarto para las tres

Libretas Piel de Mole: @pieldemole