REVISTA PICNIC #LlamadoBahidorá: Igor Siwanowicz, armonía y naturaleza microscópica - Revista Picnic
Revista Picnic logo

“Mi razonamiento puede ser, a veces, un poco complicado. Así que por favor, tengan paciencia conmigo”

Así inicio la charla con Igor Siwanowicz, fotógrafo encargado de la hipnotizante imagen del Carnaval Bahidorá, de este año.

Creo que la microscopía puede despertar en los espectadores la belleza de la forma natural y múltiples facetas del diseño, como texturas y colores. Creo que a menudo, la funcionalidad de la forma natural es subconscientemente percibida como belleza”; comentó respecto a la conceptualización de la idea.

Igor inició su carrera fotográfica hace 14 años, cuando compró su primer cámara. Como la mayoría de los fotógrafos, tenía la ilusión de “capturar la belleza y comunicar sentimientos y emociones”, pero la vida que le rodeaba lo llevó a fotografiar  criaturas comúnmente consideradas repugnantes o aterradoras.

Sus padres, ambos biólogos, le inculcaron el amor por la naturaleza. Creció viendo fotografías e ilustraciones de bichos, arácnidos, mamíferos, invertebrados, células y toda imagen que se refiriera a la biología.  

“Disfruté navegando por las ilustraciones y fotografías antes de aprender a leer”.

Mencionó que espera con ansias la versión en DVD de Planet Earth II, en DVD? Pensamos lo mismo: Por qué no la busca en Netflix o YouTube? En fin, así son los genios.

Al crecer rodeado de toda esta información, sus ojos se abrieron a la diversidad y la belleza de las formas animales. Con esta idea y la mente lo suficientemente clara para saber lo que buscaba, tomó su cámara y comenzó a mostrarnos lo hermoso del mundo en miniatura.

“Quería inculcar en los espectadores una sensación de asombro, admiración y respeto por la vida en todas sus manifestaciones”, así que Igor decidió que sus amistosos seres vivos serían presentados como “modelos”; como “celebridades en miniatura” y aplicando técnicas de fotografía y “trucos” como iluminación suave, telones de fondo en colores pastel… inició su incursión en la fotografía macro.

A lo largo de su carrera ha fotografiado infinidad de seres vivos. Al ser la primera vez que participa en un proyecto cómo Bahidorá, decidió ir más lejos.

Utilizó su amplio conocimiento en el tema y un microscopio con óptica fluorescente que se ilumina con la luz de cierta longitud de onda (incluso puede ser equipado con diferentes láseres). Así capturó los tejidos de algunos animales y plantas. Con sustancias especiales logró teñir las moléculas para que estas se hicieran fluorescentes, esto ocasiono que absorbieran sólo cierta cantidad de luz, lo cual generó la colorimetría brillante de las fotografías. Con esta técnica logró la imagen idónea para el festival.

Igor nos enseñó que lo desconocido no es “repugnante” o “aterrador”; a la par nos muestra su interés en querer contribuir para que nuestra percepción de la realidad cambie: “A través de mi trabajo, estoy intentando causar en el espectador una disonancia. Un conflicto entre la percepción culturalmente impresa de un insecto, un arácnido, un reptil o un anfibio como algo repulsivo y feo, y una admiración recién adquirida de la belleza de su forma. Mi esperanza es que este conflicto cognitivo pueda inducir a la gente a darse cuenta de la presencia de la programación cultural, que se cuestionen y eventualmente pueda existir un cambio”

Igor considera que siempre hay que estar en constante aprendizaje y desarrollo. Aunque se niega a tener un teléfono inteligente, cree que hoy en día lo más importante es crecer a diario y no caer en el juego de la era digital, donde todo se ha facilitado. “Creo que es genial que la fotografía digital se haya convertido en un medio tan accesible para el desarrollo y la expresión artística, he oído gemidos de los llamados `fotógrafos profesionales´ quejándose porque todo el mundo en estos días puede tomar una foto decente y ejecutarla a través de un filtro digital para darle un aspecto profesional. Creo que poner la bara alta nunca es malo. Lo realmente importante es que debemos esforzarnos siempre para alcanzar la perfección en cada disciplina del arte”.

Igor deja muy claro porqué su fotografía es digna merecedora de vestir la próxima edición del Carnaval y después de un sincero agradecimiento al #LlamadoBahidorá, se despide dejándonos reflexionar sobre su conceptualización y admirar de manera hipnótica su más reciente trabajo.

Para conocer más sobre el talento que se presentará en el festival, ¡mantente pendiente de VOODOO!

Para más información del Carnaval, visita la página oficial y déjate atrapar por el #LlamadoBahidorá

Sobre El Autor

"El color es la tecla. El ojo el macillo. El alma es el piano con muchas cuerdas. El artista es la mano que por esta o aquella tecla hace vibrar adecuadamente el alma humana" -Kandinsky