Revista Picnic logo

El Cine Tonalá con su incentivo a la exhibición de cine hecho en este país, #MásCineMexicano, nos trae encuentros con directores y elenco de las nuevas producciones de cine mexicano. Dichos encuentros están plagados de una magia muy particular, un diálogo entre le arte y sus espectadores, un diálogo con imagen y con palabras que concluye con un cocktail de la casa y con un bella velada. Su ultimo encuentro fue  el documental Bellas de noche de Maria José Cuevas.

Desde las mirada de Maria José Cuevas, Bellas de noche narra la historia de cinco mujeres; Lyn May, , Olga Breeskin, Rosy Mendoza, Wanda Seux  y la Princesa Yamal, exitosas vedettes  mexicanas que en su juventud fueron referentes de sensualidad femenina, contribuyendo a la cultura de ficheras y siendo un referente en el cine de esta temática.

bellas-de-noche-entre-personas-y-personajes-body-image-1461168333-size_1000

 

Ser vedette, lo logra una mujer magnética, aquella que cree  francamente en ser hermosa, sabe que todas las miradas se posan en ella porque su belleza va más allá de lo común. Todas ellas aceptaron ser estrellas, reconocieron un don nato, exhibiéndose, deleitándose a si mismas con atuendos extravagantes, vestidos de diosas y su atracción infalible.

Los años han pasado, la época de fama se ha quedado atrás.  Las  cinco mujeres, que comparten su vida cotidiana, los recuerdos que tienen de aquellos tiempos de esplendor y lujos, las consecuencias que trajo su vida de fama y opulencia. Pasan los días sorteando dificultades y como todos tratando de encontrarle un sentido  a la vida.

bellas-de-noche-entre-personas-y-personajes-body-image-1461168389-size_1000

“La belleza física se acaba, pero por dentro seguimos siendo las mismas”. Esta frase me hace pensar que  aquellas mujeres admiradas en su juventud, fueron poco a poco olvidadas. Muestra el vicio social de valorar a las personas de manera superficial. Ellas ahora no están en decadencia  como muchas personas comentan en los medios de comunicación, para mí están tratando de salir de lo fuerte de ser amada, admirada y después olvidada, de las consecuencias negativas dela fama. Ahora viven días difíciles, algunas sin dinero, la mayoría solas,  tarando de hallar respuestas en la metafísica, en el amor hacia los animales, o la religión.

El documental es el resultado de un trabajo de largos años.  Se logró establecer una relación cercana y sincera entre las protagonistas y directora,  reflejada en la enorme valía de los testimonios directos y sinceros. En muchas tomas las protagonistas aparecen sin maquillaje y sin tabúes. Transportándolas de los escenarios y reflectores a un lugar  común en donde son personas sencillas con preocupaciones que van más allá de los superficial.

bellas-de-noche-entre-personas-y-personajes-body-image-1461168416-size_1000

 

Las escenas de la vida cotidiana interactúan con material de archivo que dota de  riqueza visual  a la película,  nos ayuda a entender los matices y contrastes entre el pasado y el presente de  las protagonistas.

 

Por último, quisiera cerrar con esta cita que describe al documental Bellas de noche

 

 “Un buen documental, como un buen amigo, consigue que nos sintamos involucrados de manera activa, pero jamás manipula a los personajes ni a los espectadores” (Michael Rabiger)