REVISTA PICNIC Blade Runner - Revista PICNIC
FICM

¿Y tú, sueñas con ovejas eléctricas?

Blade Runner de 1982 está basado en el relato corto de 1968, escrito por Philip K. Dick, “Do androids dream of electric sheep?”. Varios libros del mismo autor se volvieron interesantes para algunos realizadores posteriormente a la exhibición del film de ciencia ficción dirigido por Ridley Scott, que nos muestra una distopía.

Esta película muestra una sociedad en decadencia, gris, al estilo “cine negro”, mostrando un futuro de Los Ángeles entre cielos grises y mezclas arquitectónicas egipcias, griegas, romanas, mayas, chinas y futuristas. La ciudad conserva aún sitios olvidados del pasado, como el edificio Bradbury, los inmensos mercados chinos o árabes de contrabando que siguen vendiendo sus productos, la clonación en animales o la creación de ojos está presente durante la película.

Rick Deckard (Harrison Ford) es un agente blade runner en retiro, el mejor en perseguir y detener replicantes, un personaje ejecutor o cazador y que pertenece al orden inmodificable de la ley. La sociedad a la que pertenece está invadida y rodeada por grandes compañías o empresas líderes actuales en el mercado.
La tecnología es la base o ambientación usada tanto para bien o como para mal, en la cual los protagonistas pelean en contra de una predeterminación, norma o ley. Ridley Scott nos muestra el deseo por la vida por parte de los “Replicant” y el entendimiento de la vida por parte del ex blade runner, personaje que comienza haciendo lo que tiene que hacer en su trabajo, sin cuestionarse aún de su realidad y del funcionamiento de las leyes, sólo obedece por que sí, pero sin él la autoridad no podría conseguir su objetivo de cazar a los Nexus-6, androides con mayor fuerza y agilidad que los humanos, creados por Tyrell Corporation y usados como esclavos. La institución policíaca no puede tener defectos, sin embargo, sus ejecutantes son humanos con pasiones, vicios, necesidades, recuerdos, sensaciones, etc.

Diferentes temas dentro de la ciencia ficción son abordados, entre ellos observamos: el problema de nuestra mortalidad, los transportes y viajes espaciales a otros planetas, diversas dimensiones, peleas o adjudicaciones, jerarquía extraterrestre, avances sobre la inteligencia artificial, problemas evolutivos, eugenesia, dilemas ético-políticos, cambios antropológicos, creación de nuevas enfermedades, riesgos ecológicos, catástrofes; tornados, meteoritos, tormentas, volcanes, plagas, etc. La ciencia ficción cuestiona la vulnerabilidad y la inestabilidad del hombre.

Blade Runner está inspirada en la pintura, por ejemplo, el uso de la luz y el claroscuro, también la influencia de la fotografía “Film Noir” y el cómic, sumado todo esto con la imaginación distópica y alternativa de Philip K. Dick, dándole también un gran  protagonismo al uso de las drogas, la inteligencia artificial, la frontera entre lo real y lo no real, la preocupación ecológica o la religión.

El tema de la artificialidad, lo creado por el hombre, es una constante en el género de ciencia ficción, desde 1818, año en que se escribió Frankenstein, androide que se compara e incluso supera a lo natural, como también Roy Batty (Rutger Hauer), ambos seres buscan a su creador porque necesitan respuestas, en el caso del replicante, encuentra a su creador, Tyrell y lo cuestiona, al no obtener respuestas favorables decide matarlo.
Los personajes envueltos por grandes empresas dominantes y  gobiernos dictatoriales formarán parte de nuevas historias con nuevas preocupaciones debido al nuevo ritmo de vida, las nuevas ideologías, la perdida de la espiritualidad, el progreso de las máquinas en masa y la desinformación o alteración de ésta seguirán latentes en el mundo esperanzador o desesperanzador que nos aguarda, .
El héroe o antihéroe permanece luchando entre los escombros de viejas ciudades que nos remiten a nuestro presente y con nuevas fachadas llenas de decorados eléctricos, anuncios o empresas que conocemos en nuestros días seguirán creando y vendiendo sus productos, sin manera de escapar de la globalización, las corporaciones como monstruos del futuro. Las grandes corporaciones, las mega ciudades, la realidad virtual, los cuerpos híbridos con miembros u órganos cibernéticos y el internet son elementos del cyberpunk.

La música de Blade Runner por ejemplo, hace resaltar lo futurista y tecnológico en la atmósfera que se crea tras edificios gigantes y pantallas brillantes, entre carros que vuelan y de fondo los sintetizadores del músico Vangelis. Pequeñas melodías extra diegéticas que se mezclan entre lluvia, tráfico, máquinas o pianos, acompaña y acentúa las emociones, ya sea en persecuciones, peleas, sentimientos de personajes o detonaciones de conflicto.
El cine crea emociones con diferentes técnicas, estructuras, desarrollos, montajes y detalles, desde el asco, hasta la empatía, las percepciones del espectador se alteran conforme a la realidad manipulada a través del celuloide o de lo digital.
Al plantear las normas o leyes en que se desenvuelven los personajes de la ciencia ficción observaremos que puede ser una intuición – metáfora del cambio social, éste es el método de la ciencia ficción moderna, intuir lo que puede ser, podría o es, dentro del contexto de la ciencia actual. La ciencia ficción puede contener ciertas tramas o estructuras similares, personajes simples o complejos, enemigos, némesis, conflictos internos o externos, puede mezclar aventura, misterio, acción, terror, romance, a través del tiempo, espacios y acciones dramáticas diferentes, acompañadas por la lógica de cada diégesis, en algunos casos contienen advertencias o mensajes de tipo sociológico:  ¿Hasta dónde puede llegar el hombre?

Hace unos días salió el primer trailer de Blade Runner 2049, en donde aparece Ryan Gosling, un nuevo agente Blade Runner en la búsqueda de Rick Deckard  (Harrison Ford). Ridley Scott no dirigirá esta vez, estará bajo la producción ejecutiva y dejando la dirección al aclamado y ganador Denis Villeneuve, quien recientemente realizó Arrival (2015) y Sicario (2014). Parece que mantendrá los elementos de una rica obra de ciencia ficción, basado nuevamente en la obra de Philip K. Dick, Do androids dream of electric sheeps? Escrita por Hampton Fancher y Michael Green, sumada a la gran fotografía del inglés Roger Deakins, miembro de la British Society of Cinematographers y de la American Society of Cinematographers.
Sólo nos queda soñar con ovejas eléctricas y esperar hasta el próximo 6 de Octubre para asistir a salas de cine en donde se proyectará en 2D, 3D y en IMAX.