Revista Picnic logo

Por Marcos Romero

Fotos: Steve Solórzano

México cuenta con un acervo cultural que ha inspirado a más de uno, la riqueza histórica va de norte a sur y de este a oeste; no es para nosotros algo nuevo que firmas de moda internacionales posen su mirada en nuestra tierra, sobre todo para obtener inspiración a la hora de crear estampados y prendas de vestir inspiradas en aquellas utilizadas por las distintas etnias que comprende la basta cultura de México.

Carla-Fernández-Steves9-Steve-Solórzano-Marcos-Romero

Pero en esta ocasión no hablaremos del por qué los extranjeros admiran tanto a nuestro país, sino del trabajo de una de nuestras diseñadoras locales preferidas, la cual ha logrado vincular el nombre de su firma al #madeinmexico contemporáneo y dar un giro inesperado a la moda nacional, creando una marca homónima que no sólo le ha retribuido fama en diferentes partes del mundo, sino también galardones como emprendedora con causa, que busca se otorgue el respeto y la educación que merecen las mujeres artesanas del país, quienes sistemáticamente padecen explotación laboral y violación de sus derechos. ¿El nombre de esta persona? Carla Fernández.

Carla-Fernández-Steves9-Steve-Solórzano-Marcos-RomeroCarla-Fernández-Steves9-Steve-Solórzano-Marcos-RomeroCarla-Fernández-Steves9-Steve-Solórzano-Marcos-Romero

La firma de Carla es de las pocas dentro de nuestro país que cuentan con un modelo de negocio en el que además de colaborar con diferentes comunidades, se invita a mantener las tradiciones textiles creadas por nuestros antepasados, a través de un cuidadoso sistema de elaboración inspirado en las piezas y técnicas de confección prehispánicas, abordando a su vez diferentes procesos de teñido y estampados sobre textiles naturales.

Carla-Fernández-Steves9-Steve-Solórzano-Marcos-RomeroCarla-Fernández-Steves9-Steve-Solórzano-Marcos-RomeroCarla-Fernández-Steves9-Steve-Solórzano-Marcos-Romero

Hablando un poco sobre su labor social, Carla ha participado en diferentes prácticas que promueven la investigación y el interminable aprendizaje basado en las culturas indígenas, lo que ha llevado a esta creativa a explorar más allá del mercado de la moda. Un ejemplo de ello es Taller Flora, espacio que arrancó en 2005 como un laboratorio móvil divido en 2 partes: una en comunidades indígenas y otra en la Ciudad de México. Este proyecto nació con la idea de crear una opción sustentable, en la que se pudiera incorporar la esencia artesanal en un ámbito contemporáneo que se deslindara del folclorismo, creando una identidad original alejada de lo presentado por otros diseñadores.

Carla-Fernández-Steves9-Steve-Solórzano-Marcos-Romero

Esa idea germinal hoy está impresa en un libro presentado por la diseñadora durante el año 2010, el cual la ha llevado a dar otro paso importante dentro de su carrera: la incursión dentro del arte, lo que ha llevado a Carla a exponer su labor en diversos recintos como el Isabella Stewart Gardner Museum, donde mostró una colección que recopila el trabajo artesanal de varios estados de México como Chiapas, Campeche, Yucatán, entre otros, y en la que los asistentes pudieron ser testigos del mapa conceptual que guía el proceso creativo de Carla.

Carla-Fernández-Steves9-Steve-Solórzano-Marcos-Romero

Sin lugar a dudas, los más de 15 años de Carla dentro de una industria que parece despegar a lo grande en un país de guerreros, invitan a no rendirse y que al igual que ella, continuemos firmes en nuestras metas hasta rebasar cualquier límite impuesto por quienes no se atreven a creer y hacerlas una realidad.

Carla-Fernández-Steves9-Steve-Solórzano-Marcos-Romero