Revista Picnic logo

Por Gerson Moreno

Como parte del Design Week que se llevó a cabo el fin de semana pasado, Casa Barragán fue sin duda, uno de los lugares a resaltar.

“Único inmueble individual en América Latina reconocido por la UNESCO como Patrimonio Mundial”.

Cuando comprendes el diseño, comprendes que la funcionalidad del espacio es lo principal en esta materia. Un ejemplo de esto es la casa Casa Luis Barragán, único inmueble individual en América Latina reconocido por la UNESCO como Patrimonio Mundial.

Adentrarte en sus espacios iluminados naturalmente, es una experiencia que no se puede describir en un texto, pero lo intentaremos. Es ver aplicados los conceptos de simplicidad, economía, simetría, abstracción y armonía convivir y generar un diálogo entre ellos. 

En la casa no existe un sólo elemento colocado por casualidad, todo comprende un todo y carga la responsabilidad de crear algo: sorpresa, curiosidad, libertad, seguridad, descanso. Quede impresionado con la simetría y justificación de cada elemento.

“Cada habitación está creada para invitarte a descubrir más de la casa”

Fotografía Cortesía de Casa Barragán  -  -

Fotografía Cortesía de Casa Barragán

El recorrido es natural, en ningún momento te preguntas para donde debes caminar. Cada habitación está creada para invitarte a seguir descubriendo la casa; los colores que se filtran de una habitación a otra, son parte de esa invitación que te dice el camino a seguir.

La luz natural que nunca deja de iluminar la casa, crea una atmósfera diferente a cada minuto jugando con las tonalidades del color. Por la mañana puedes ver un rosa mexicano intenso, por la tarde un lila que termina en morado al caer la noche.

Luis Barragán logró reflejar muchas de sus creencias en la arquitectura y el diseño de su casa. Su espiritualidad la encuentras en muchas habitaciones, aunque no por esto ves vírgenes o santos con velas por todos lados.

Lo que hizo fue conceptualizar de manera puntual sus creencias y las mostró en un sin fin de detalles abstractos e iluminaciones naturales amarillas precisas que se logran gracias a los vidrios teñidos previamente.

“Ideas que llenan de mágia cada espacio”

Lo que no puede dejar de contarles son 2 de sus ideas más increíbles, un tanto “cursis” si lo quieren ver así, pero al final llenan de magia cada espacio de la casa.

La primera: en la terraza (dicen los que saben), que Barragán quería “tener un cachito de cielo en su casa”, así que levantó los muros (esos famosos muros de la postal) y de esta forma, aparte de crear la sensación de seguridad y libertad a la vez, enmarca el cielo con ellos. Como resultado, al salir a la terraza, lo único que vez es cielo, el “cachito de cielo” que Luis quería tener.

La segunda: Barragán creía que siempre existía un camino el cual debías recorrer, un camino de esos de cuentos de hadas que llevan a un lugar maravilloso; y sí, Luis Barragán creo un camino que te lleva a ese lugar.

Durante toda la casa mantiene esta idea con esa invitación llevándote de un cuarto a otro. Este camino, al final lo muestra de 2 formas impresionantes: En el jardín, que al verlo desde arriba, en la recámara principal, puedes observar claramente 2 caminos de esos de bosque encantado que llevan a algún lugar mágico. Pero desaparecen cuando bajas y te adentras al jardín gracias al diseño del mismo, creado por el mismo Barragán, pues también fue considerado paisajista.

terraza  -  -

“El lugar mágico que prometió Barragán durante todo el recorrido”

El segundo camino sí llega a ese lugar mágico. Una puerta pequeña (como la mayoría de las puertas de la casa) en el jardín, detrás de un árbol que moldearon para que al crecer, cubriera esa puerta pequeña y diera ese aspecto encantado y secreto.

Al finalizar el camino y cruzar la pequeña puerta, llegas al espacio (mi lugar favorito de la casa) mágico que prometió Barragán durante todo el recorrido. Este lugar no lograré describirlo con palabras, sólo podré comentar que ese es el lugar perfecto para sentir paz en un día ajetreado, lleno de gente apurada y mal encarada de la ciudad, es el lugar perfecto para tomar un respiro.

Así que tomate un respiro, sueña, cree en el diseño y visita La Casa Barragán para que vivas la funcionalidad del diseño expresada en la gran arquitectura de Luis Barragán.

La casa no está abierta al público. Necesitas hacer una cita previa y no te permiten tomar fotografías ni con celular. Pero no lo veas como una desventaja, al contrario. Alejarte del mundo digital y adentrarte con todos tus sentidos a esta casa, cambiará tu visión sobre la capacidad humana de crear.