REVISTA PICNIC Chicano Batman @ Lunario del Auditorio Nacional - Revista PICNIC
CINE DE ARTE

Los términos coloquiales para definir a un chicano siempre han sido; los estadounidense que tienen raíces mexicanas. El significado y valor cultural que adquiere esta palabra denota muchas características hoy en día. Es ahí cuando el concierto de un grupo como Chicano Batman toma un significado diferente.

La esencia del Lunario parecía estar prepara para la apertura de culturas, pues desde su acto abridor; Salvador y el Unicornio con un suave y fresco sonido retro daba una pincelada de las raíces méxico-estadounidenses. Días antes del show, en una pequeña entrevista Salvador, nos comentaba sobre la influencia que estos dos países habían tenido en su música. Así como la impresionante cantidad de referencias hacía el proyecto angelino.

Sin dudarlo, el músico nacido en Guadalajara reafirma su gusto a Chicano Batman cada vez que tomaba un respiro entre su set.

Sabor y Olor a México.

Los minutos continuaban su recorrido, entre un ambiente sencillo, acalorado y de gran recepción musical. Chicano Batman preparaba su primer show en la CDMX. ¿ Cuál es el éxito de un grupo como C.Batman? ¿Será la manera en la que tocan? ¿La letras que difunden? ¿Su pasión hacia México a pesar de la distancia?. Pues sí, en ese orden la banda demostró lo potente y dinámico que es su proyecto.

«Angel Child» dio apertura a una noche de sensaciones amistosas, donde la unión y fuerza entre mexicanos consolidó el primer show de la banda. Entre el dub, el sonido de un clásico bolero, así como ciertos aspectos psicodélicos aumentaban las raíces y choque de culturas. Alternando idiomas y canciones como: «La Samoana», «Cycles Of Existencial Rhyme» y «Freedom Is Free» expresaban su calidad.

Con actitud fuerte pero carismática, Bardo Martínez (voz, guitarra y teclados), Carlos Arévalo (guitarra), Eduardo Arenas (bajo) y Gabriel Villa (batería), más las coristas que los acompañaban daban un acto de dimensiones perfectas. Si la gente esta buscando nuevos referentes en la música latinoamericana, así como grandes headliners de festivales como el Vive Latino. Chicano Batman tiene todos estos elementos a su favor.

Para los primeros cuarenta y cinco minutos, las emociones y el frenesí del pequeño Lunario ya no tenían lugar para ser expresados. Melódicos ritmos salían de un pequeño teclado, potentes grooves se enlazaban en el bajo, así como una guitarra que llevaba el ritmo en cada uno de los riffs que entonaba.

1, 2, 3, 4 Adios Chicano Batman.

Los toques mexicanos entre lo tejano y la cumbia desarrollaron sus mejores momentos en canciones como: «La Manzanita y «Déjenme Llorar» y «Magma». El silencio originó la calma, los aplausos y la fiesta continuaba su camino pues después de un largo encore, el grito de denuncia contra las muertes injustificadas se vio expresado en «La Jura».

Las tensiones entre países han aumentado, la negligencia entre el gobierno de Trump y el pueblo mexicano ha sido una constante en estos días, la vida de los latinos en EUA ha sido un camino difícil de recorrer, y es en canciones como «La Jura» que la voz se alza para narrar la impunidad de recorre por las calles.

«Han sido 10 años de espera…. pero aquí estamos»…. mencionó Eduardo Arenas, para culminar la velada. Después de un cover bastante guapachoso de «El Sonidito», el concierto redondeo la mezcla entre lo bueno y lo malo. La fraternidad de EUA y México tenía solo una palabra y esta era Chicano….Chicano Batman.

Fotos: Diego Vigueras.