REVISTA PICNIC DESDE CHILE; UNO NUEVE y su inspiración Andina. - Revista PICNIC
Todas la pecas del mundo

Un llamado de atención a través del color, el detalle, la cosmovisión andina y el arte; así podemos resumir las creaciones de Sebastián Carreño, residente Chileno originario de Cartagena, mejor conocido como UNO NUEVE.

UNO NUEVE, ligado a la pintura desde la infancia, a partir de materiales básicos que tenía a la mano, más la exploración autodidacta que le permitía crear personajes provenientes de su imaginación; Sebastian se ha desarrollado a través de los manejos en la saturación de color, las formas y las texturas que emplea en estos personajes, mismos que genera a partir de una conceptualización con inspiraciones provenientes a de la cultura andina.

El nacimiento de UNO NUEVE como muralista parte de su época adolescente, cuando su circulo social estaba formado por amigos mayores, dedicados a las pintas urbanas. Bajo sus enseñanzas, Sebastián se fue encaminando al mundo del street art a partir de la práctica constante.

A través de sus gráficos, Sebastian busca transmitir un mensaje de elevación espiritual que concluya resultados más allá de lo tangible, explorando la expresión de sentimientos y la conexión con el universo de la que hablan sus ancestros.

UNO NUEVE

«Hablo mucho de cosmovisión andina y de mis antepasados porque es un saber que se ha olvidado, y mi interés es tratar de rescatar nuestras raíces y enseñar lo que es realmente importante.»

Estoy muy influenciado por la artesanía de Perú, de Chile o de México; te das cuenta que todo Latinoamérica es muy atrevido a utilizar el color y mezclar colores fríos con cálidos. Es algo especial que tiene el latinoamericano. Me interesa mezclar texturas y colores fuertes rescatando todo lo que me gusta de las artesanías, imitando texturas de tejidos y vendajes y plasmarlo lo mejor que pueda en mí obra.

El arte de UNO NUEVE podemos encontrarlo alrededor del mundo en diferentes formatos; desde el papel, hasta magnos murales distribuidos en países como Chile, Brasil, México, Colombia, Alemania, Holanda y España.

Una constante en los murales de Santiago, son el detalle y el color. Para él, rescatar y plasmar en un sólo mural toda la carga ideológica es uno de sus objetivos principales. Por esta razón, encontramos en la mayoría de sus creaciones un símbolo milenario originario de los pueblos indígenas de los andes centrales del sur de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina; una cruz a partir de la cual logra unificar de manera simbólica, a todos estos países en el mismo mural, sin tener que pintar las banderas de cada uno de ellos.

Bajo estos conceptos ancestrales, Sebastián busca plasmar en cada obra sus pensamientos sobre el universo como un todo y sus creencias acerca del cuidado mutuo entre la tierra y nosotros. La idea es transmitir un mensaje positivo que funcione como una invitación a la apertura de conciencia.

Con proceso empáticos de por medio, Sebastián trata de de aprovechar al máximo el ecosistema que lo rodea. Habla con la gente para conocer la esencia del lugar a través de sus relatos y experiencias. Cree que al viajar debes llenarte del conocimiento que te brinda el lugar que visitas para que logres plasmarlo en cada trazo que se realiza. De esta manera se puede lograr una conexión mayor entre la obra y los habitantes del lugar, logrando la admiración pura del trabajo. Un ejemplo claro de esto lo pudimos notar en su trabajo realizado en la isla de Holbox, durante la participación que realizó en el festival CONSTRUCTO.

Síguelo en sus redes sociales y conoce sus procesos y sus actuales exposiciones y festivales. Una promesa de talento latinoamericanos a los cuales disfrutamos conocer y seguir.

Actualmente sus obras las puedes encontrar el el MUTEM (Museo de tequila y mezcal), ubicado en la zona centro de la Ciudad de México, en Plaza Garibaldi. Ve y adéntrate a la cultura Andina a través de sus colores y formas.

 

UNO NUEVE