REVISTA PICNIC Chvrches @ El Plaza Condesa - Revista PICNIC
CINE DE ARTE

La visita del trío escocés fue sold out desde meses antes, por lo que el drama de la reventa se vivió a las afueras del Plaza Condesa en la lluviosa y fría tarde del miércoles. Los que compraron con anticipación iban entrando al recinto y desde los baños las chicas se preparaban maquillándose como lo haría Lauren Mayberry. La diamantina en los ojos no era exclusiva de las niñas, también había chicos con ese estilo.

Los hombres dominaban la asistencia entre las primeras filas. Alrededor sólo se veían chicos, quizá porque las mexicanas suelen ser pequeñas, o quizá porque preferían estar más atrás. Pero algo era cierto: ver la belleza de Lauren en vivo era la principal razón para estar ahí parados.

chvrches-12-de-13

No hubo nada para calentar motores, como música de fondo sonaba Defheaven, blackgaze que nada tiene que ver con el electropop que hace Chvrches. Apenas hubo un cambio en la iluminación y ya todos los celulares estaban arriba, tratando de tomarle una foto a la dulce señorita, de captar el momento preciso en que saliera al escenario en compañía de Iain CookMartin Doherty. «Never Ending Circles» abrió el show, como también abre su último álbum Every Open Eye.

chvrches-1-de-13-2

Mayberry iba de lado a lado del escenario, levantando su puño a cada beat y haciendo gala de su tierna voz. A veces tocaba una batería electrónica y se mostraba breve en sus interacciones al público. Lo clásico: presentar a la banda, agradecer, poner el micrófono frente a la audiencia. Con el transcurso del set dejó de moverse tanto para concentrarse en la voz y también perdió la timidez. Platicando con Iain nos contó un poco sobre su viaje a las pirámides de Teotihuacán, las canciones que están tocando de nuevo por peticiones en redes sociales, las cosas que le han arrojado al escenario. También preguntó quiénes los verían en Monterrey en el Live Out.

chvrches-6-de-13-2

Irónicamente cuando Lauren cedió el protagonismo a su compañero, fue cuando el clímax del show comenzó. Con «High Enough to Carry You Over» se oían más cantos y había más saltos, por unos momentos la preocupación de grabar todo con el celular pasó a segundo plano. La buena racha siguió con «Under the Tide», «Recover» y «Bury It». En estas dos últimas, la frontwoman ya había vuelto recargada. Y con la gracia de una niña pequeña, levantaba suspiros mientras giraba felizmente por el escenario.

La noche casi llegaba a su fin: «Leave a Trace» y «Clearest Blue» dieron paso al encore. «Oe oe oe oe…» el público mexicano quería dejar una buena impresión en esa pequeña pausa. Al regreso, Lauren se envolvió en nuestra bandera y en silencio sepulcral y con toda la atención sobre su voz entonó «Afterglow». El baile paró y los celulares funcionaron como en viejos tiempos lo hacían los encendedores.

chvrches-5-de-13-2

«The Mother We Share» puso fin al concierto y al fin las voces de los asistentes sonaron más fuerte que la de Lauren y se fusionaron para terminar de forma satisfactoria. Mientras los fans salían y se enfrentaban a la merch no oficial a precios más altos (porque los vendedores también aprovecharon el sold out), algunos otros iban a la puerta lateral en espera de encontrar a la banda y uno que otro, hasta al hotel que se encontraba sólo a unas calles.

Fotos cortesía OCESA (Juan Carlos Reynoso)

chvrches-2-de-13-2

chvrches-3-de-13-2