Revista Picnic logo

Sin duda el cine es parte fundamental en la cultura. Avanza y se mueve conforme las sociedades y los hombres que las conforman van construyendo su realidad, por medio del lenguaje y las diversas perspectivas que surgen del mismo. Revisar la producción cinematográfica de un año por venir, nos puede acercar al contenido cultural que las diferentes sociedades del mundo plasman en imaginarios diversos y que el cine -con su condición de arte- nos puede traducir un imágenes que a su vez, decantan en emociones y discursos.

El 2017 trae consigo el estreno de muchos films que serán vistos por millones de personas, obras que mantendrán a las audiencias viviendo el cine y traduciendo discursos potentes y plásticamente brillantes.  Trataré de hacer un recuento del cine de autor que se estrenará el próximo año y que medios como The new Yorker, Indiwire, Cahiers du cinéma y Variety; consideran relevantes y que propondrán un diálogo el año que está iniciando. Debemos tomar en cuenta que varios títulos que aquí se mocionan, ya se han estrenado en otros países, pero a México llegarán en 2017.

Denis Villeneuve va madurando como realizador a pasos agigantados. Le conocemos la forma: movimientos de cámara que acompañan a sus personajes y que nos deleitan con el placer de compartir sus conflictos, un uso de la luz extraordinario, elegante, meticuloso. Un dominio del drama, de la narrativa cinematográfica por medio de planos que van formando una serie de imágenes capaces de transportarnos a mundos contrastados. Incendies (2011), Tierra de nadie: Sicario (2015) y Arrival (2016) son muestra de todos estos atributos, la última con un factura plástica que le da un tono introspectivo a la ciencia ficción. Villeneuve es encargado de continuar con una piedra angular del género, una obra que dictará nuevos paradigmas en la historia del cine: Blade Runner.

Blade runner 2049

Ridley Scott deja en manos de Villeneuve presentar y desarrollar la distopia que décadas atrás nos planteaba con su adaptación de la novela de Phillip K Dick. Blade Runner 2049 buscará reivindicar el género, acaso manoseado por directores menores o que sigue bajo el dominio de los múltiples brazos de Star Wars y un JJ Abrams que comienza a saturarse como líder y creador de una “nueva” ciencia ficción.

Damien Chazelle continúa con su camino cinematográfico en donde la música se ha convertido en su fiel vocera, en su herramienta ideal para contar sus historias que a primera vista nos parecen simples, pero que traen consigo un contemporáneo análisis de los conflictos emocionales de Norte América. Con Whiplash (2014) logró traducir la precisión, el coraje, la superación y las frustraciones de un joven músico. Ahora, trata de inyectar de vida a un género que vende mucho en taquilla y que regularmente es muy aclamado por la crítica americana: el musical. Chazelle se distingue por ser un director detallista, preciso al momento de montar sus secuencias, y con un ojo educado; coloreando sus frames de manera que el espectador se siente atrapado por sus películas. La La Land, ha sido aclamada y odiada, muchos la ven como el renacer de un género, otros como una prueba más de lo que una buena fotógrafía, música bien compuesta y actores taquilleros (Ryan Gosling y Emma Stone) pueden hacer si se ponen en un correcto orden. Sea como sea, es un film que debe verse. La controversia no debe opacar las cualidades del film, que seguro son varias.

La La Land

Regresa un clásico moderno, Una obra generacional que deambulaba entre el culto de la juventud y las distopias modernas. Con personajes emblemáticos que reflejan la idiosincrasia y los enredos emocionales de una generación perdida. Danny Boyle se consagraba como un autor, poniendo de cabeza las mentes de millones de jóvenes que eufóricos le rendían culto a los excesos, al desenfreno continuo, al rechazo a la convención, al rechazo a la vida, al nihilismo atrasado. Se estrena T2 Trainspotting y con ella, salen de sus casas los treintones dispuestos a gastar lo que sea por ver la segunda parte de la película que les enseñó a ser jóvenes allá, en los lejanos noventas.

T2 Trainspotting

El hombre que ya no ve cine realizado en estos días. El hombre que generó una especie de sub género creando la figura del gángster moderno. Italo-Americanos con grandes aspiraciones, con muchas agallas y con una ciudad de Nueva York acogiéndolos a cada mal paso que dan. Martin Scorssese regresa con un film que retoma su lado teológico/filosófico. Diálogo que ya entablamos con él en “The Last temptation of Christ” (1988) y que suele ser un diálogo con muchas aristas, conformando la fe, las creencias, y más allá; el valor y la existencia como tal. Silence llega en 2017 a México y seguramente traerá consigo cierta tirria, cierta controversia por el tema y porque nuestra sociedad muchas veces duda de películas que la confrontan, que le cuestionan su fe, su realidad.

Silence

 

En la segunda parte de esta nota, seguiremos repasando los títulos que consideramos destacados para el 2017.