REVISTA PICNIC Crystal Castles @Plaza Condesa - Revista PICNIC

«Ya no son lo mismo”, “Rifaban más con Alice, ella era alma de la banda”, eso y otros comentarios, fueron los que escuché después de que entrará  Edith Frances a Crystal Castles.  Sin duda Alice Glass le impregnaba un sabor único a la banda, era una persona que conectaba con el público, que sabe prender tan solo con su presencia, brincando, bailando y sudando a la par de todo asistente.

Las expectativas de su presentación eran divididas, los nuevos y los viejos fans se darían cita para apreciar esta nueva etapa de CC.  Los fieles a la alineación anterior se celaban un poco y daban espacio a un nuevo público, qué si Edith tendría la misma esencia, si prendería igual, si se alocaría de la misma forma o no, hay que aceptar que en la música siempre hay cambios, nos gusten o no pero es parte de una banda, innovar.

Un público entre los 15 y 30 años, ocupaba el Plaza. El Sold out un día antes fue una premonición de lo que pasaría, todos bailaban y disfrutaban como si estuvieran en un rave, similar a lo que la banda hacia en sus cameos en Skins.

La incertidumbre del show se ponía en tela de juicio, y no fue hasta ahora, que en pudimos quitarnos esas cosquillas de los renovados Crystal Castles. 

El show comenzó pasadas las 9:15 de la noche, con luces verdes uno a uno, los integrantes comenzaron a subir, Christopher en la batería, Ethan en los sintetizadores y Edith en la voz con una gabardina y lentes obscuros.  El setlist no es novedad, pues es el mismo que han tocado desde un par de años, el factor de sorpresa fue que aquí realizaron dos encores.

Cabe destacar la energía y fuerza de la batería, misma que ha hecho única a esta banda de witch house, mucho tienen que ver los beats ya que forman base de todas las canciones. Pausando solamente en los lapsos de distorsionadores, la batería pausaba para darse un respiro.

El show que es lo que más vende de la banda se vio, podríamos decir, un poco igualado al que ofrecía Alice con la agrupación, esto debido a la falta de tacto con el público y acercamiento de Edith a pesar de bajar unas veces del escenario, pintarse los labios junto a los fans y arrojarles agua, falta el saltar al público, ser uno más y mimetizarse entre los saltos de los mortales del evento.

 Sí, repito, la primer cantante dio una identidad a la banda, pero mucha de esa identidad es marcada por la música, piezas realizadas por Ethan, y aunque la banda se encuentre ahora en el mainstream, él sigue dando todo en cada pieza, y muestra de ello es Amnesty (I), álbum del cual logramos escuchar unas piezas en vivo, principalmente las más destacadas “Char” y “Concrete”, la mayor parte del trabajo en escena, musicalmente hablando es gracias a él y la batería.

Estas dos partes importantes pueden ser gratas en vivo, pero sinceramente puede llegar a aburrir, por esa cuestión una voz, la voz femenina que lanzó a la fama a Crystal Castles, la actitud punk arriba del escenario y la irreverencia hacia el mismo.El acto en vivo que continuo haciendo Edith por toda la noche parecía más un performance unido con rave, epilepsia y puños al aire.

Las canciones más conocidas fueron coreadas de principio a fin, mientras las nuevas no tan populares solo se bailaron y se susurraban los coros con temor a equivocación, comprensible, Crystal Castles no es una banda para cantar, sino para sentirla y bailar.

Parte del show, sí, fue la banda en vivo, pero el público es el que, en este caso, hace el show, desde algunas personas sudando desde la primera canción por tantos saltos y gritando ¡Ethan, Edith los amo!, hasta el que parecía andaba en sustancias ilegales y solo veía al infinito moviendo su cuerpo. No faltaron los besos en “Not in love” y los golpes fuera de baile en el cierre con “Concrete”, canción que debemos aceptar, es el nuevo himno de la nueva etapa que la banda está iniciando

En conclusión directa, el show es el mismo, la esencia la pone la gente como en cualquier banda, los viejos que los siguen desde el underground y los nuevos que los conocieron gracias a series de tv reaccionan igual, la voz distorsionada es un gran favor, logrando así poner a cualquier chica con actitud arriba del escenario y sin falla lograría prender a los fanáticos de la MÚSICA del trío.

Fotos: Óscar Villanueva / David Zuriaga.