REVISTA PICNIC Cuando el glam rock dominó el mundo: los excesos de Mötley Crüe - Revista PICNIC

«Destilaban repugnancia, sexo, sangre y fuego»
-Snakes Sabo (Skid Row) sobre Mötley Crüe

A pesar de que ya existían grandes exponentes del heavy metal como Black Sabbath, Judas Priest, Iron Maiden entre otros, la gran industria musical no había posado sus ojos en dicho género hasta que de pronto Quiet Riot escaló las listas de popularidad poniéndose a la altura de artistas pop como Michael Jackson en 1983 con Metal Health y su inconfundible éxito «Cum On Feel The Noize» -que es un cover del grupo Slade-.

A partir de este momento estallaría un movimiento al que posteriormente se le llamaría glam rock o glam metal. Pero un año antes, para ser más precisos en 1982, este boom estaba cocinándose siendo el Sunset Strip de Los Ángeles la caldera distintiva donde el producto final sería dado.

Bandas como Mötley Crüe, Poison, Cinderella, W.A.S.P. y Warrant comenzaron a inundar esta mítica avenida, regularmente presentándose en los bares aledaños (Roxy, Troubadour, Whiskey).

Con una estética meramente andrógina plagada de peinados extravagantes, toneladas de maquillaje, tatuajes y piercings, influenciados por David Bowie, Alice Cooper y New York Dolls, este subgénero del metal marcó el distintivo de un hedonismo desbordante el cual era reflejado tanto en las letras de las canciones como en el modo de vida de sus exponentes. En este momento, el exceso formó una parte importante dentro del heavy metal.

Dentro de toda esta vorágine musical hubo una banda que destacó tanto por su polémica parafernalia, como por su aspecto y su actitud ruda arriba y fuera del escenario. De Los Ángeles para el mundo:  Mötley Crüe. Formados en 1981 con un material llamado Too Fast For Love estos músicos entraron al ruedo del glam rock/glam metal/hair metal, alcanzando popularidad por toda una aura de sexo, drogas, violencia y rock n’ roll que los rodeaba.

Para comenzar, la fama de violentos y estrafalarios ya la tenían pues en alguna ocasión en el aeropuerto fueron decomisados los atuendos de Vince Neil plagados de picos y estoperoles, al igual que todas las revistas pornográficas contenidas en su equipaje de mano. Otro de los sucesos más obscuros que envolvió a la banda fue en 1984, cuando se dio el homicidio imprudencial por parte de Vince Neil al conducir en estado de ebriedad. Neil estrelló su auto en el trayecto a una licorería, saliendo ileso, mientras el copiloto Nicholas ‘Razzle’ Dingle, baterista de Hanoi Rocks, murió en el choque. 

Después del debido proceso legal, el frontman tuvo que pasar 30 días en prisión e indemnizar a la familia con 2.5 millones de dólares. No solamente este suceso obscureció la imagen del grupo, pues el gusto por las cuestiones ocultistas de Nikki Sixx fue parte fundamental para forjar esa imagen diabólica.

Cabe destacar que ningún miembro se quedó atrás en cuanto a escándalos ya que durante la gira con Ozzy Osbourne, el príncipe de las tinieblas retó a Sixx a esnifar hormigas y posteriormente a lamer sus propios orines. Decidido a no verse como un cobarde, Nikki esnifó su ración de hormigas y en cuanto estuvo a punto de lamer sus meados, Osbourne tomó la delantera probando los orines del bajista, ahí fue cuando Sixx dijo: «está bien, tu ganas».

O como aquella ocasión en la cual un sujeto desconocido chocó su auto contra el Jeep de NikkiActo seguido: Vince y Nikki toman un taxi para perseguir a aquel Cadillac que osó cruzarse una luz roja, provocando un choque. Tras una loca persecución sobre las calles de L.A., por fin lograron aprehender al sujeto, y mientras Neil se ocupó de propinarle una golpiza al ocupante del carro y al parabrisas de este, Sixx se encaminó a una gasolinería cercana para dar aviso de las autoridades y cuál fue la sorpresa de ambos al saber que el causante del accidente era un criminal buscado por la policía local.

Resultado de imagen para Motley crue

Una de las anécdotas más perturbadoras que tiene esta banda fue cuando Sixx y el baterista Tommy Lee apostaron a ver quién aguantaba más tiempo sin asearse y aún así, tener sexo con sus respectivas groupies. Al paso de dos meses, este par de músicos apestaban, pero todo acabo cuando Nikki Sixx estaba recibiendo sexo oral y de pronto la chica que se lo estaba haciendo comenzó a vomitar spaghettis, probablemente por lo asqueroso que estaba Sixx.

Al ser una de las bandas que perfectamente personificó el lema de: sexo, drogas y rock n’ roll en alguna ocasión al ya no tener heroína para arponearse, alguien tuvo una magnífica idea, pues no había drogas pero sí whisky y acto seguido, se dieron unos cuantos shots de esta bebida escocesa de manera intravenosa.

Los excesos de Sixx lo llevaron a técnicamente perder la vida tras una sobredosis de heroína en 1987, durante dos minutos el músico fue declarado muerto y al parecer ahí sería su fin. Sin embargo, uno de los paramédicos le salvó la vida al inyectarle dos dosis de adrenalina al corazón. La leyenda cuenta que al día siguiente se escapó del hospital y fue a casa de dos fans para seguirse drogando, la otra versión es que dos fans lo rescataron pues lo encontraron desmayado en plena calle.

Y es que los Mötley eran tan atascados que formaban los contornos de los estados de su país con cocaína y se lo debían esnifar de un golpe ¿te imaginas?

Tantas han sido las ocasiones en que esta banda se metió en líos que inclusive en 2013 se lanzó en español la autobiografía del grupo titulada Los Trapos Sucios por parte de ES POP EDICIONES.

Así que ya sabes, alguna vez el glam rock dominó el mundo y la banda más decadente de ese movimiento, sin duda, fue Mötley Crüe, quienes aún después de esta vertiginosa década siguieron metidos en el escándalo. Ahí está, por ejemplo, el video de Tomy Lee con Pamela Anderson.