REVISTA PICNIC Daniel Johnston: de una playera de Kurt Cobain a famoso caricaturista - Revista Picnic
Revista Picnic logo
picnic_pam2017

Texto por: Daniela Martínez

I believe in God, and I certainly believe in the devil.

There´s certainly a devil, and he knows my name. –Daniel Johnston.

Artista icónico alternativo, esquizofrénico e inocente, Daniel Johnston es conocido por su música cruda e infantil, por ser un personaje fuera de serie.

Si bien su fuerte es la música, Johnston también tiene una gran carrera como caricaturista. Su trabajo gráfico se dio a conocer gracias a Kurt Cobain, el cual portó una camiseta con un dibujo que Johnston había hecho y a partir de eso, la gente comenzó a interesarse por el artista.

El personaje que aparecía en la camiseta se llama Jeremiah The Inocent, el cual es un tipo de rana con los ojos sobre un par de antenas.

Con un estilo de ilustración sencillo, caricaturesco, infantil y al mismo tiempo un tanto perturbador, Daniel ha creado desde la comodidad del sótano de la casa de sus padres, varios personajes que parecen salidos de las fantasías lisérgica de un niño que comió demasiada azúcar. Creaciones que van desde un grupo de patos de hule astronautas, versiones propias de los súper héroes de Marvel, hasta un boxeador con el cráneo hueco; lo real es que Johnston nunca ha dejado de dibujar.

Daniel aprovecha materiales muy básicos para realizar sus obras. La mayoría están hechos con acuarela y plumones Sharpie. El propósito inicial era ilustrar las portadas de sus discos, pero con el paso de los años ha hecho cómics, ilustraciones, colaboraciones con marcas y ha expuesto en diferentes galerías alrededor del mundo.

Atormentado por su trastorno bipolar, Johnston nunca olvida los temas como la muerte, el diablo y la tristeza.

Sus obras coloridas, dispersas y llenas del humor característico del autor, crean un equilibrio muy particular con los temas que a él le apasionan. Daniel Johnston es un músico de culto, pero también es un caricaturista que sabe plasmar de forma única, la crudeza de un mundo tormentoso, colorido, e inocente.