REVISTA PICNIC De la grandeza de Charles Chaplin - Revista Picnic
Revista Picnic logo
picnic_pam2017

La eficacia cómica y narrativa de Chaplin se encuentra en el montaje visual de sus películas; es cine cien por ciento para la mirada.Charlie Chaplin_The Immigrant 2

Por Salvador Mendiola |  @eseMendiola

Cuando me pongo muy radical, considero que la historia del cine la integran para mí cuatro directores: Charles Chaplin, Orson Welles, Jean-Luc Godard y Andrei Tarkovski. Y si quiero ir a lo más esencial, me quedo sólo con Chaplin.

De los cuatro, Charles Chaplin es sin duda el más conocido, aquí y en China. Su cine ha demostrado ser de lo más perdurable; aún hoy día sus películas hacen reír como cuando fueron estrenadas hace cosa de un siglo. También lo vuelve muy importante el hecho de que la mayoría de sus obras pertenecen al cine silente, un cine que puede ser entendido y gozado en cualquier lugar del mundo, ya que no depende del lenguaje y ni siquiera de los carteles. La eficacia cómica y narrativa de Chaplin se encuentra en el montaje visual de sus películas; es cine cien por ciento para la mirada.

Chaplin The Immigrant 4

Es imposible decidir cuál es la mejor de sus películas. Todas son importantes, rara es la que se puede considerar como secundaria o desigual, juicio que vale tanto para los largometrajes como para los cortometrajes, películas que él escribió, dirigió y actuó.

Pero esta vez quiero hablar de la grandeza excepcional de la película titulada The Immigrant —El inmigrante—, filmada en 1917 para la Mutual Film Corporation y con duración de veinticinco minutos. Además del gran humor que despliega y el gran trabajo actoral y técnico de su equipo, en esta película Chaplin nos hace ver que los Estados Unidos son un país de inmigrantes, generalmente gente humilde de todo el mundo que decidió buscar su suerte en ese espacio geográfico. También esta película nos muestra la crueldad de los ya instalados hacia los recién llegados, una cuestión que hoy se intensifica de nuevo y que debe ser meditada con más cuidado y profundidad.

Chaplin The Immigrant 1

La trama es terrible. Los inmigrantes recién llegados, como el personaje de Chaplin y el de su amiga y novia —Edna Puviance—, se encuentran sin dinero. Al final del relato, ella, por dinero, está a punto de convertirse en modelo para un pintor, alguien que seguramente habrá de pintarla desnuda; sin embargo la historia concluye cuando ella y el vagabundo, recién enamorados, ingresan al Registro Civil para contraer matrimonio, no se puede esperar que esa felicidad les vaya a durar mucho tiempo.

Este cortometraje luego serviría para que los reaccionarios acusaran a Chaplin de ser antinorteamericano; por la forma en que presenta a la Estatua de la Libertad en la primera parte de la película, cuando los inmigrantes son tratados como reses, y por el modo en que patea al oficial de inmigración.

De su equipo de actores es llamativa la forma en que varios representan dos personajes diferentes, tal como hacen Albert Austin, Eric Campbell y Henry Bergman: el primero es uno de los inmigrantes del barco y luego es un comensal en el restaurante; el segundo es un inmigrante en el barco y luego es el mesero en el restaurante; y el tercero es una mujer en el comedor del barco y luego es el pintor en el restaurante. En la escena del comedor del barco, el escenario entero es el que se mueve de arriba a abajo para aparentar el movimiento de la nave, pues no resultaba creíble hacer ese efecto sólo moviendo la cámara de esa manera.