Revista Picnic logo

Entre las bondades de la Alquimia está el convertir materias orgánicas en alcohol, sustrayendo su contenido oculto y misterioso, despertándolo para transformarlo en algo nuevo y diferente. De aquí parte una de las bebidas espirituosas más deliciosas de México, el mezcal.

El degustar mezcal es una experiencia de dioses. Así como el vino, el queso y el pan, hacen el trío perfecto para los románticos; el mezcal, la cerveza y la música convierten una reunión cualquiera en única. Claro, sólo si sabes degustar un mezcal, porque como cualquier bebida espirituosa, hay pasos para exprimir hasta la más mínima característica de ella. Existen muchos mitos alrededor de cómo se debe degustar y tomar una bebida ancestral como ésta, pero nosotros te diremos cómo hacerlo.

Por esto en Voodoo hicimos una pequeña selección con la que puedes musicalizar tu degustación, enlistada de manera precisa a la par de cada paso.

Para adentrarnos en la manera que debes tratar a una bebida como ésta, comenzaremos con la siguiente frase: “El mezcal no se bebe, se besa”. Una vez dicho esto, comencemos con los pasos a seguir y las canciones que musicalizan cada uno.

1.- Comencemos con algo básico, un suave preludio para comenzar a descubrir la magia de esta bebida. Al contrario del dicho, al mezcal hay que comenzar a juzgarlo por su botella. No por qué tan bueno sea el diseño del envase, sino por el contenido de su etiqueta. Para pasar el primer filtro debe contener lo siguiente:

  • El nombre del maestro mezcalero
  • La comunidad en la que se fabrica
  • Tener 45% alc. vol. o mayor. (es el mínimo para que sea considerado mezcal)
  • El tipo de agave del que proviene. (Espadín, Tobalá, entre otros)
  • Si es añejo o joven. (Recuerda que mientras más añejo, las notas de aroma y sabor del agave son más fuertes y el sabor a alcohol es menor)

2.- Una vez que hayas elegido el más conveniente para ti y tras cambiar de track para comenzar a expandir los sentidos hacia las diversas notas de esta bebida ancestral, lo siguiente a activar es el olfato. Coloca unas gotas sobre el torso de tu mano y frotalas, deja reposar unos segundos para que el alcohol se evapore y ahora sí, aspira cerrando la boca y después entreábrela. Ahí podrás percibir algunas notas de olor y podrás predecir algunos sabores que te encontrarás al momento de probarlo.


3.- Después de este pequeño proceso, comencemos con lo esperado, el gusto como sentido principal. Mientras escuchas, mueve la cabeza al ritmo de Elderbrook; al servir el mezcal debes notar  pequeñas perlas cristalinas subiendo por el vaso (de vidrio y boca amplia). Acerca el vaso a tu nariz y busca los olores que percibiste al frotarlo. Toma un sorbo pequeño y mantenlo en tu boca durante 10 segundos sin tragarlo, haz que pasee por toda tu boca y deja salir los vapores por tu nariz. Trágalo y atiende los sabores en tu paladar.

Cierra los ojos, escucha una mezcla en evolución y disfruta de la combinación de olores y sabores que lograste percibir. Suena cursi pero, una vez más, “El mezcal se besa”.


4.- Es momento de aumentar el ritmo y adentrarnos más en los sabores del mezcal que elegiste. El segundo sorbo viene y con él la misma dinámica. Con la pequeña diferencia de que ahora vas a percibir los sabores más fuertes, provenientes de tu estomago. Si quieres, después de tragarlo, puedes exhalar un poco para transformar el aroma en un ligero sabor en el paladar.


5.- Para este momento, comenzarás a diferenciar los sabores distintivos de tu mezcal y el alcohol, que si es en niveles altos, pasará a segundo término gracias al proceso previo. Aquí es donde comienzas a agarrar ritmo.


6.- Recomendamos no variar en tipos de mezcal, pero si fuiste atrapado por el espíritu de esta bebida, haz una pausa, baila un poco  y toma agua mineral para limpiar lo más posible el paladar. Cuando los sabores y olores del mezcal anterior hayan desaparecido, puedes comenzar de nuevo.


7.- Uno añejado podría ser la opción para continuar. Comienza de la misma manera y ve descubriendo poco a poco, esas notas frutales o herbales, esos tonos robustos de la madera o esos sabores humosos o terrosos característicos de esta bebida ancestral.

En #BarrioGourmet podrás vivir esta experiencia. Comida deliciosa, catas, conferencias, talleres y lo mejor ¡degustación de mezcal y cerveza artesana! 26 y 27 de noviembre en Casa PICNIC.

¡Voodoo te invita a una degustación de mezcal dentro de Barrio Gourmet! Sólo manda un tweet a @voodoomusica con tu canción favorita de este playlist y no olvides usar el HT #BarrioGourmet.