REVISTA PICNIC Del libro al match en TINDER - Revista PICNIC
Todas la pecas del mundo

Hoy por hoy, la cultura médica es la responsable de formar nuestras perspectivas y sus vertientes.

No es ajeno darnos cuenta que nuestras opiniones y formas de ver el mundo no estén influenciadas por la inmensa cantidad de información vertida de las grandes redes sociales, sitios web o blogs.

Tan es así, que la permanencia normal de un usuario en la red es de 8.2 a 9 horas por día; en contraposición a la que existe sobre, por ejemplo, un libro, que suele ser de 38 minutos como máximo.

La cultura es un tema amplísimo que abarca desde la ciencia y la tecnología hasta la literatura y el arte; retomar el interés en este ámbito por los jóvenes de nuestra generación pareciera una tarea poco fácil de alcanzar.

Sin embargo, vivimos también en una época en la que arriesgarse y buscar alternativas dándole un giro a las diferentes formas de pensar es posible.

¿Podrías ligar con el personaje de una novela? Sí, parece irreal. ¿Qué sucedería si de pronto Tinder pudiera hacerte un match perfecto con alguien que vive en las páginas de un libro? Pues gracias a jóvenes ingeniosos de la agencia de publicidad Only if, esto fue posible.

Pero ¿cómo hacer esta locura real? El grupo editorial, Fondo de Cultura Económica tomó el caso. En el 2013, el promedio de libros que un mexicano leía era de 1.3 libros al año, por lo que se debía tomar el riesgo de cambiar esta cifra.

Lograr un flechazo y un encuentro romántico toma a penas unos segundos. Qué pasaría si juntamos entonces una persona y un libro de esta misma manera.

Perfiles de los personajes que, de conocerlos en la vida real no habría mas que pensar “realmente me gusta”. A cada uno se le creo un perfil; así cuando el match ya se había logrado y la conversación daba rienda suelta era el mismísimo personaje contando su historia de una manera que no se esperaba.

Esconder la literatura a través de la ventana de un chat para tener la experiencia de leer un libro de una manera diferente, fue posible. Una vez rebasado el promedio de lectura de cinco minutos se les otorgaban la lectura completa.

Para cerrar de manera única, se acordaron un par de citas románticas en las que se les develaba todo el proyecto.

El propósito, decirnos que la pasamos leyendo todo el tiempo y aún así le tenemos miedo a la literatura, aunque debería ser todo lo contrario. Esta es para todos, importando poco cualquier condición.

El resultado; efectivamente el promedio de libros en un año incrementó a 5.6 libros para el año 2015. En años recientes, la cifra ha vuelto a disminuir a 3.8

Lo cual nos lleva a pensar ¿cuáles son nuestros verdaderos límites? Porque a decir verdad la única limitante está en nosotros, en cómo nos desenvolvemos con el mundo y cómo lo hemos cambiado desde la manera en la que nos comportamos, llevamos relaciones o generamos conexiones con los demás y con nosotros mismos.

Por otro lado, con ello, las mentes ingeniosas que develaron dicha propuesta, toman una postura arriesgada,sí, pero bien de cambio demostrando que aunque la tecnología en muchos ámbitos implica ciertos retrocesos en cuanto a maneras de comunicación o desarrollo de procesos operativos también significa simplificar nuestro carácter cognitivo y por lo tanto hacernos pensar y solucionar problemáticas con otras formas analiticas; encontrando conexiones en dónde creíamos no las había.

¿Por qué implica gran importancia arriesgarse?

No todas las empresas asumen el riesgo, pero el gran ejemplo lo tiene el Fondo de Cultura Económica, quienes a pesar de darnos esa apariencia de un grupo editorial un poco austero se mantienen abiertos al cambio que se nos presenta en la actualidad. Y así como ellos, muchos empresarios, ya sean micro o macro deberían dar esa oportunidad. Y, asu vez Tinder, esta red social que es vista como una salida pronta a eventualidades casuales, reafirmando su carácter abierto y rotándolo así para cambiar la forma en lo que lo percibimos.

Como generación, necesitamos dotarnos de esto, situaciones que nos permitan ser neutrales y capaces de trabajar desde cualquier ángulo o punto de vista.

Cuando empresas, marcas e incluso start-ups fusionan sus comunicaciones bajo la orientación de un género artístico conectado con soportes expresivos más arriesgados pueden producirse efectos que repercuten positivamente en la atención no sólo del usuario, sino que pueden extenderse a más personas. Un aumento de expectativas en referencia a nuevos entornos creativos para sus modelos de negocio como la instalación, escultura, ilustración, arte digital entre las variadas técnicas que se pueden usarse, proyectan una visión innovadora, fresca y de un alcance más empático con el espectador/consumidor.

Si bien el arte ha sido bien utilizado por las marcas en muchos momentos, ya sea como método de crítica cultural o como pauta de acercamiento y viceversa en el terreno publicitario, ahora es el mundo empresarial el que decide acercarse de esta forma en el mundo,proyectando sus valores a través del sistema del arte. El Brand-Art se convierte así en una estrategia basada en un soporte multidiciplinar, heterogéneo que dota de una dimensión más ingenioso y versátil a las marcas.

En nuestra modernidad y sus miles de escapes, no existe  fórmula, podemos experimentar con todo lo que nos permita acercarnos a los objetivos que queramos comunicar, siempre y cuando lo hagamos estratégicamente y con la suficiente información para poder acercarla al terreno que deseamos.