REVISTA PICNIC El night club de Don Julio en Design House - Revista PICNIC
Todas la pecas del mundo

Por Laura Aguilar/ @laluflow

El fin de semana pasado, gran parte de la Ciudad de México se vistió de gala para exhibir el trabajo de arquitectos, diseñadores industriales y gráficos, así como interioristas.

La celebración de la octava edición de Design Week México llegó, y con ella una serie de actividades y eventos dedicados a promover la cultura del diseño. 

Uno de los eventos más esperados fue la develación de Design House, un espacio recuperado e intervenido por distintos estudios de diseño y arquitectura en el que convergen estilos completamente diferentes, que a la vez logran conjugarse para crear un ambiente totalmente armonioso.

Para la edición 2016 de Design House, se tomó como sede una casa ubicada en el corazón de la colonia Polanco, cuyas dimensiones y arquitectura original fueron respetadas para dar cabida a las propuestas más innovadoras del diseño e interiorismo. Desde el lobby hasta el mirador se puede observar el trabajo prolijo de cada uno de los participantes. Se cuidó hasta el más mínimo detalle en cada rincón.

Un night club para Don Julio

Design House cuenta con los espacios elementales que casi cualquier casa de la zona tiene; en la planta baja se encuentran el lobby, comedor, sala, un bar sobrio y por debajo de las escaleras principales, un night club hecho para la marca Don Julio en el que se combinan dos conceptos; en la entrada una pequeña barra  de granito y porcelanato en tonalidades azuladas acompañada de un estante de herrería que deja ver el muro de ladrillo original de la casa, al fondo, un dance floor ambientado con tonalidades cálidas  y elementos inspirados en los años 70.

Ricardo Casos, uno de los encargados del proyecto, explica en qué elementos se encuentra inspirado dicho espacio:

“Queríamos tener una especie de dualidad y contraste entre el bar y el dance floor en el que jugamos con materiales reflectivos en gamas doradas, nos inspiramos a partir de una bola disco de los años 70, para el bar utilizamos cromos en gamas frías y azuladas”

La arquitectura de la casa original ha sido respetada, y justo ahí radica la habilidad de cada uno de los participantes en Design House. Para Ricardo Casos y Marco Villa Mateos, creadores del night club, adaptarse al espacio no representó un problema, así lo describe uno de sus autores:

dw_13

“Decidimos jugar con la preexistencia, al asignarnos el espacio donde se encontraba la cocina, no teníamos elementos arquitectónicos que respetar, como molduras, lo que intentamos hacer fue pelar y desnudar los muros y la loza para conectar con el resto del proyecto en cuanto a las  preexistencias y respeto a la arquitectura original”

El night club resulta uno de los espacios más llamativos de Design House. Su inesperada ubicación debajo de las escaleras genera un ambiente enigmático rodeado de materiales reflectivos que invitan a pasar un rato de baile y diversión.

En la segunda planta de la casa se ubican los dormitorios, perfectamente ambientados en un estilo más cálido que invita al descanso y relajación. Las tonalidades neutras son protagonistas en las habitaciones, sin dejar de lado notas de colores vibrantes que resaltan los muros.

En el patio a un costado de la casa, se encuentra una pequeña construcción que sirve como spa y zona de relajación, con materiales naturales como el bambú, piedra y madera.

Otro de los elementos protagonistas de Design Week 2016 fueron escultura interactiva hecha por Alejandro Grande integrante de FOAM, un estudio de diseño cien por ciento mexicano. La escultura realizada para tequila Don Julio enaltece la belleza e importancia del agave, permite ser recorrida desde su interior, así lo cuenta el autor de esta pieza:

“Para realizar la escultura tomé como referencia el trabajo de Mathias Goeritz, sus esculturas siempre tienen movimiento y cuando las recorres puedes observar diferentes perspectivas de la misma.”

dw_12

Para Alejandro resulta de suma importancia generar piezas colaborativas en las que se le permita al público contribuir para la terminación de las esculturas, por ello, el agave está hecho con madera y henequén, materiales que pueden ser rociados con pintura por los visitantes.

“Quise tomar el proceso artesanal del terminado por eso utilizamos pintura azúl para que el resultado final representara un agave azúl pero contemporáneo, me inspiré en la marca que es de las pocas que sus procesos están hechos casi al cien por ciento a mano.”

Design House estará abierta al público hasta el 23 de octubre, se ubica en la calle de Luis G. Urbina #84 en la colonia Polanco de la ciudad de México, se puede visitar en un horario de 10:00 a 19:00 horas.