Revista Picnic logo

Una historia que le hemos visto ejecutar a más de un autor: la decadencia de un actriz, la oscuridad del Star System, Hollywood, Los Angeles, la oscura y pesada vida en la costa oeste. Así nos presenta Día sin llamado (EUA, 2016)  Zoe R. Cassavetes, hija del gran autor cinematográfico, John Cassavetes (A woman under the influence, Shadows).

Las ideas que su padre alguna vez instauró en el cine de vanguardia: la improvisación, el uso de espacios cotidianos, el terrible drama humano; no son parte del mundo que Zoe nos busca trasmitir. Pareciera que ella busca un lenguaje propio, un universo con historias nuevas o por lo menos con un punto de vista particular hacia temas ya tratados con maestría por otros directores. Hollywood y su oscuridad ha sido la base para el nacimiento de obras como Mulholland Drive (EUA, 2001) de David Lynch,  o Neon Demon (FRA, 2016) de Nicolas Winding Refn . Cassavetes tiene una tarea difícil pues estos trabajos se han convertido en iconos plásticos y dramáticos de dicho universo. La oscuridad que envuelve las calles de Los Angeles, California; su aparente felicidad y condición de maquina de sueños falsos, pudo ser vista por la directora como el pretexto de mostrar un poco más de ella, de su niñez en lo sets de filmación, de su objetividad, de su sensibilidad hacía el cine. Zoe lo tradujo en un drama con personajes poco conmovedores y oscuros. Con una fotografía opaca, sin vida, a manera de serie de los ochenta y con recursos fáciles y poco creativos.

Mulholland Drive (EUA, 2001)

 

TITLE: SUNSET BOULEVARD • PERS: VON STROHEIM, ERICH / SWANSON, GLORIA • YEAR: 1950 • DIR: WILDER, BILLY • REF: SUN025AL • CREDIT: [ THE KOBAL COLLECTION / PARAMOUNT ]

Sin duda estos – que yo llamo defectos – se pueden convertir en virtudes si observamos bien su tema: la decadencia de Hollywood. Pero si volteo y repaso algunos de los filmes que ya he mencionado antes, de directores que se arriesgan y que buscan trasmitir a través de la imagen, caigo en cuenta que Día sin llamado, peca de simple, abusa de los lugares comunes y trata a sus personajes como simples muñecos sin alma, sin matices, con poca idea de qué están haciendo en esa obra.

La película ha tenido una  buen acogida por algunas exhibidoras. Acaso por el apellido de la directora, acaso por el trillado tema. Se puede ver en Cineteca Nacional y en algunos complejos de la ciudad.