REVISTA PICNIC Die Antwoord @ Pepsi Center - Revista PICNIC

Extraño, morboso e inquietante son los sinónimos perfectos para describir la atmósfera del duo sudafricano. No sabemos realmente lo que sucede en sus mentes, pero cada vez que llegan para dar un show, las expectativas aumentan. Reventando el Bizco Club dentro del Corona, un par de años más tarde el Vive Latino. Hoy  Yolandi y Ninja tomaban el Pepsi Center.

Atuendos similares a los del grupo eran el común denominador entre los asistentes. Los ánimos que se sentían eran de fiesta, las voces del lugar anunciaban que Die Antwoord llegaba nuevamente a México. Bruno G tomaba las tornamesas del lugar, pues la fiesta comenzaba desde temprana hora.  Poco a poco el lugar se iba llenando, el calor corría por todos lados el bochorno y el sudor de la gente se juntaba con los ritmos del Dj.

Algunos ignoraron la presencia del acto abridor, otros apresurados y empapados llegaban al venue esperando obtener un buen lugar. Poco a poco las luces bajaron su intensidad, el escenario lucía listo. Die Antwoord anunciaba que el show estaba por comenzar.

Sudor y Twerk a la sudafricana.

Dj Hi-Tek aparecía ante el monstruoso escenario, junto a su aparición «Chanting Mongs» dio la apertura. A partir de este momento, los sentidos y los pies eran tomados por los ritmos de los extraños poopers.  Lo prohibido, grotesco e inquietante del zef side sudafricano comenzó y nunca se extinguío. Cada ser dentro del escenario, exhibe sus más sucio sentir humano.  Twerk, movimientos sexuales y gemidos toman el escenario, entre  los cantos y versos del duo.

«Fatty Boom Boom», «Banana Brain» y «Lovedrug», enloquecen a todos. Algo que es importante señalar, es que desde su primera visita a  México, Die Antwoord ha ganado el respecto y admiración de todos sus espectadores. No podemos negarlo, sus canciones nos hacen bailar y sentirnos personas del ghetto.

Explosiones, cambios de vestuario y un crowdsurfing ponen a Ninja en el ojo de todos. Unos lo aclamaban, mientras la otra parte adorna con gestos de admiración a Yolandi. No son los mejores músicos, no tienen un excelente rango vocal, es más hace playback, pero su energía los catapulta a otro nivel.

FUCK THE RULES

La weed, la chela y los cuerpos apretados enriquecen la presentación. «Ugly Boy», Cookie Thumper» complementan la velada. El combo breaker de la noche llega con, «Fat Fadded Fuck Face», Baby’s On Fire y el hit de I Think u Freeky», el pudor desaparece y la gente comienza a explorar su instinto animal.

El baile tomaba un respiro, enfundados en la ya clásica chamarra de «Mexico is the Shit», Die Antwoord toma un respiro para ofrecer una bella interpretación de «I Don’t Care». El final se acercaba y como en todos sus shows, la fama y el agradecimiento de el grupo hacia su audiencia se muestra en «Enter the Ninja».  Después de una hora y cuarto de show, el Game Over sobre el escenario, nos despide del zef zide.

Con tres show en CDMX, Die Antwoord ha cumplido su meta, no es claro su futuro, la extensión parece inminente. Es tiempo de tomar un respiro, salir del lugar y quedarnos con un gran sabor de boca, pues los shows como los de Ninja y Yolandi se aprecian con mucho cariño.

Fotos: Sharon Lugo