REVISTA PICNIC Diseño modular, contracultura y nostalgia: El regreso de los clásicos “checkers” - Revista PICNIC
FICM

El ajedrez está de moda y no hablamos del juego de estrategia. Hablamos de la combinación minimalista por excelencia y rebelde por tendencia, el blanco y el negro. Una combinación que por su simplicidad, adaptación y fácil combinación, ha sido una constante en el estilo de vida de la sociedad perteneciente a la cultura urbana.

Caracterizada por romper los estándares, refrescar ideologías y marcar tendencias en todos sentidos; las corrientes artísticas, de diseño, sociales, estéticas en el vestir y más, se han visto envueltas y adaptadas a la genuinidad y simplicidad de un pensamiento que aplaude al “I don´t give a f”””ck, but i´ll do it and I´m fine” y al DIY puro; mismas de esta contracultura.

Dado que esta corriente nace y se desarrolla entre la sociedad que habita y “vive” en las calles de grandes urbes, tocar el tema de adaptación, es primordial. No por el hecho de que todos aquellos que disfrutan del encantador caos de las selvas de asfalto, tengan que adaptarse a ella; más bien, el enfoque va hacia el reconocimiento hacia esta sociedad que adapta los espacios a sus gustos, necesidades e imaginación, transformando estas grandes selvas, en camaleones acoplados al momento y vida de quien lo visita.

Philistines, 1982 – Jean-Michel Basquiat

Gracias a la cultura urbana los espacios libres y abiertos, se han convertido en lienzos en blanco, estudios fotográficos, auditorios para mostrar talentos musicales, hasta pistas de patinaje. Se han vuelto un hogar metafórico para algunos y real para otros. Artistas, raperos, diseñadores, y más, han encontrado en el caos de las calles una fuente real de inspiración.

El estilo de vida de esta sociedad ha generado un cambio en los estándares, hasta del cómo vestir. Dado que la comodidad y la simplicidad son 2 características primordiales dentro de su día a día, su vestimenta debe de empalmar con las mismas. Así nace el streetwear.

En sus inicios, el streatwear estaba “límitado” a ser usado sólo por aquellos casados con la ideología de las calles y la libertad de expresión y acción. Hoy, las marcas de moda han volteado a ver esta estética y estilo de vida,  gracias a la masificación de la mayoría de la sociedad por querer estar cómoda, verse bien y sin duda alguna, sentirse bien con lo que “traen puesto”.

Tyler, The Creator. Golf Vans

Si bien muchas marcas han decidido incursionar en territorios fértiles y han logrado que skaters, surfistas, hip hoperos y artistas urbanos, volteen a verles para darles una oportunidad; siempre existe ese amor por las primeras marcas que les ofrecieron prendas que; más allá de sólo cumplir la función, se adaptaran a su estilo de vida y compartieran su ideología; básicamente que entendieran su día a día y se adaptaran a él.

Actualmente, tras la búsqueda o el regreso de la simplicidad, la comodidad, la genuinidad, la adaptación y la representación ideológica a través de cómo te vistas; los diseños, patrones y textiles más icónicos de las generaciones que representaron un quiebre socio cultural, han regresado con más fuerza y no sólo en sus marcas de origen, si no también en las marcas de moda y alta costura; abriendo campo al streatwear y con ello a su ideología, estilo de vida y por qué no, a disciplinas artísticas que antes no se consideraban, tales como el graffitti, el muralismo, la ilustración, entre otras.

Un caso muy específico es el de Vans, una marca californiana que desde sus inicios,  fue bien recibida por aquellos que veían en cualquier calle un parque potencial para patinar; o en cualquier ola una posibilidad de ser el mejor surfista del mundo.

Simplicidad, comodidad y adaptación han sido características del día a día de la cultura urbana gracias a lo cual Vans se ha sabido ganar un espacio en el closet de los amantes de la libertad. Pero el éxito de esta marca también nos lleva a hablar de diseño funcional, estético y nos atrevemos a decir que, generador de tendencias, pues todos recordamos los Classic Slip On de cuadritos blancos con negro que marcaron la infancia o adolescencia de muchos.

CHECKERBOARD SLIP-ON .

Si bien, el diseño modular de cuadros surgió en un poblado de Francia en el siglo XVII, y en el año de 1946 se adaptó a las prendas de uso común; fue en 1977 que Vans decidió sacar unos sneackers pensando en la comodidad de los skaters y con ellos una reinterpretación de los Checkers, que hoy en día se han vuelto icónicos para muchas generaciones.

Quién iba a imaginar que el renacimiento del clásico estampado de Vans (Checkers Slip On), emergente de la cabeza de un pequeño de primaria, se iba a volver tendencia mundial y mejor aún, iba a regresar con tanta fuerza.

Gracias al particular diseño modular y a la combinación perfecta de yin y yan, marcas en específico como: Nulover y TCN (durante su pasarela en 080 Barcelona Fashion), hasta marcas como Christian Dior y Balmain, (en su más reciente presentación de temporada “Primavera / Verano 2018”), han optado por el clásico de Vans para dar un toque fresco y urbano a sus diseños.

Fotos de Vogue: Chistian Dior, Balmain, Pasarela Primavera / Verano 2018,

Es de esta manera que el “tablero de ajedrez” traído al streatwear por Vans renace como tendencia en el 2018, con la promesa de invadir las calles de las ciudades enteras.

Es momento de unirte a esta tendencia a tu manera y volver a pisar la icónica suela de Waffle que 35 años después regresa con los clásicos checkers, para ayudarte a hacer check a la lista de deseos en la parte de “Darme un tiempo de salir a patinar con mis Vans de cuadritos”.