Revista Picnic logo

Por Marial Rivera Díaz

Ziggy Stardust, Scary Monsters y Aladdin Sane han pasado a la historia musical como álbumes icono de David Bowie. Sin embargo, pocos conocen al otro genio detrás de esto, Brian Duffy. Fotógrafo británico que por ocho años colaboró para crear las imágenes más representativas, conocidas y amadas de Bowie.

Para adentrarnos al mundo del Duffy hay que conocer su historia. Abarca desde la publicidad hasta la renombrada y mundialmente conocida, revista Vogue.

Personajes de la talla de Brigitte Bardot, Nina Simone y Michael Cane, pasaron por el lente de Duffy, pero fue Bowie quien lo inspiró a realizar  el trabajo que hoy en día se expone en la Ciudad de México. 42 fotografías en 5 sesiones irrepetibles.

Una muestra cruda, etérea pero sobre todo real, del proceso creativo que llevó a crear la fantasía y leyenda alrededor de Bowie; que de la mano de Rene Galston (fundador de BLKT MARKT y curador de la muestra), se dan a conocer las sesiones fotográficas en donde se explica el porqué y el cómo de estas únicas tomas.

Al iniciar la exposición, lo primero que impacta es la imagen de Ziggy Stardust (1972). Primer trabajo en conjunto con Duffy y primer alterego de Bowie. Donde el fotógrafo inmortalizó un juego de luces y colores, único, especial, irrepetible y hoy en día, legendario.

Como siguiente parada, Aladdin Sane (1973); conocido en nuestros días como “La Mona Lisa del Pop”, al ser una de las imágenes más reproducidas, conocidas e inspiradoras de la historia del Rock. En ella encontramos a Bowie con su mítico rayo rojo y azul, el cual nos dio la pauta para la inspiración moderna de cientos de artistas.

Al ya existir una amistad entre Bowie y Duffy, los proyectos y colaboraciones comenzaron a emerger. En 1975 “The White Duke”, seguido de una sesión especial por parte de la revista Sunday Times como parte de la promoción de la película “El hombre que cayó a la Tierra”. Es el poster de este film. el que podemos ver expuesto como parte de la muestra de Duffy.

Lodger o El Huéspedcuarta sesión (1979) donde Bowie pidió a Duffy que le ayudara a crear la ilusión de ser un “hombre en caída”. Por esta razón en la muestra podrás encontrar en algunas imágenes, capturas de momentos en donde Bowie aparece elevado desde el fondo del cuadro. Algo extraordinario.

Scary Monsters (1980) sería su quinta y última sesión en conjunto, pues Duffy había tomado la decisión de cerrar su estudio. Sin embargo aceptó un trabajo final. El más grande y sería con Bowie.

Para este propósito, Bowie solicitó a Natasha Korniloff (diseñadora de vestuario) que lo convirtiera en el “Payaso más bello del Circo”. Sin embargo, no estando enteramente contento con el resultado, decidieron pedir a Edward Campana (artista gráfico) que realizara un dibujo sobre tales tomas. Esto daio como resultado la sesión más suave, dulce y decorativa de todas. Rememorando sí, a un payaso, pero a veces perdiendo la sensación de ver una fotografía al sentir que se trata, más bien, de una pintura.

Las 5 sesiones que cuentan parte de la trayectoria de ambos artistas, estarán expuestas hasta Febrero de 2017, en el Museo de la Ciudad de México. Visítala y comparte con nosotros la admiración por estos dos grandes artistas.