REVISTA PICNIC Ecatepec: Un libro gráfico - Revista PICNIC
Todas la pecas del mundo

Escuchar «Ecatepec» remite a un montón de significados que distan de una persona a otra, según su experiencia o contacto con el municipio.

Cuando se vive dentro, la perspectiva es una y al percibirlo desde fuera, los estereotipos construyen un estado; mismo que se alimenta de todos los sustantivos atribuidos por ser uno de los lugares más peligrosos en la Metrópoli y en el país.

Es un espacio de migrantes, yendo de un lado hacia otro, con la esperanza de tener una mejor calidad de vida.

Por las mañanas el transporte va a reventar hacia el centro de la ciudad y en las noches, todos vuelven, con más de una hora y media de trayecto, con miedo de ser despojados durante el camino de las pertenencias que con su esfuerzo han obtenido.

Ni de Ecatepec, ni de ningún lado, la falta de pertenencia también es una renuncia al colectivo solidario entre colonias. Entonces, nadie se protege, nadie se conoce.

El libro Ecatepec de José Fabián Estrada alias ‘perro’, no necesita textos, cada párrafo lo podemos escribir con las vivencias, noticias de todos los días y las anécdotas de personas que han pasado tiempo en él.  Sin duda es un lugar inseguro, sin embargo, tampoco hay que olvidar que sólo es recordado con alevosía cuando llega el periodo electoral y se necesita gente para las campañas.

Aquí, la demagogia reina y sólo es un reflejo de todo lo que no queremos ser y somos, nadie se escapa ante tal bullicio.

Ecatepeces un libro gráfico que hace evidente hechos profundos a través de 14 ilustraciones que ilustran la violencia, los homicidios, la suciedad, la inconsciencia, la falta de solidaridad y lo más relevante, la poca reflexión que se tiene ante tales hechos. Un pequeño indicio de lo que acontece en todo el país, falta de atención y corrupción en los procesos de desarrollo en la sociedad, es decir, no sólo es Ecatepec, es todo México sumergido en múltiples problemáticas; por lo cual cada imagen en el libro detonando la reflexión.

Que los libros gráficos sigan incitando a la conciencia y a la reflexión, más allá de la estética que este podría tener. Empoderar estas iniciativas que promueven la información de manera simple y artística nos corresponde a cada uno de nosotros. Así que, si estás leyendo esto, piensa en qué uso se le puede dar a la información contenida en cada imagen.  La lectura pertenece a quien lo interpreta y lo comparte, Ecatepec y México lo necesitan.