REVISTA PICNIC Enrique Metinides, El hombre que vio demasiado - Revista PICNIC
MIRA

 

Al fin podemos ver un trabajo cinematográfico sobre uno de los personajes que el olvido fue haciendo a un lado, en silencio y apartado de los reflectores: Enrique Metinides. Un artista que no concibe su obra como arte, si no como un simple trabajo, como vida. Un periodista que no se llama así mismo periodista, ya que él solo captura momentos que llaman su atención. Un hombre que ha visto la muerte muy de cerca y que ha platicado con ella en sueños, en visiones.

160224170939_mexico_metinides_accidente_vial_credit_624x351

El documental titulado: El hombre que vio demasiado, †nos narra la vida y obra de este gran fotógrafo que dedicó su vida a retratar las tragedias citadinas, las muertes, los accidentes, los infortunios, los desastres y la desesperanza que trae consigo el periodismo de nota roja. La de Metinides es una historia con miles de pasajes oscuros, con sonidos de ambulancias y con olor a pavimento. Es una historia de madrugadas acompañadas por bomberos, policías y peritos, fieles compañeros de esta sordidez que narra las tragedias en la ciudad de México. De alguna forma, es Metinides un cronista oscuro que con su lente capta los momentos precisos de miles de accidentes, precisos por su intención dramática, por sus composiciones y por su forma de ver; un ojo educado que puede vislumbrar las formas y los colores que utiliza como herramientas para desarrollar su morbo, su pasión por la muerte, por entenderla quizás, por (vaya contradicción) vivirla.

El hombre que vio demasiado es directo y común en su narrativa visual, no por ello menos interesante, ya que la figura del personaje que retrata, nos sostiene la película todo el tiempo. Metinides nos habla de sus múltiples manías y aficiones, de sus obsesiones y del cómo fueron estas las que lo llevaron a dedicarle su vida a la fotografía de nota roja. Poco a poco nos vamos encontrando con un hombre que meticulosamente vive en un departamento lleno de recuerdos, de pequeñas historias cosificadas en colecciones de juguetes, de álbumes llenos de recortes sobre tragedias alrededor del mundo, de instantes que él no pudo retratar por la distancia pero que con religiosa manía, guarda en archivos. Instantes que lo hacen sentirse vivo, parte de la labor del fotógrafo, parte de la aventura.

0af

Se nos presentan varios testimonios, narrándonos su experiencia al conocer la obra de Metinides. Hombres que han quedado asombrados por la calidad técnica y discursiva de este hombre que ha visto demasiado. Hombres de la talla del Michael Nymann gran compositor que musicaliza emociones y pasajes cinematográficos, o Dan Gilroy, director de Nightcrawler (E.U.A .2014), cinta que retrata la vida de un reportero que cubre accidentes y tragedias en las calles de Los Angeles. Algo muy parecido a lo que Metinides hace en su día a día en la vertiginosa Ciudad de México.

El documental de Trisha Ziff es una recopilación de instantes que Metinides va recreando a cuadro, con una memoria precisa, con recuerdos lúcidos, con fotografías que quedaron como vestigio de la crueldad, de la curiosidad, del morbo, de la tristeza y del azar. Los protagonistas claves, según el propio Metinides, son los espectadores, los testigos visuales de cada trágico evento. Es la propia sociedad la que siempre aparece retratada por el fotógrafo, que los ve mirando a cámara, buscando la oportunidad de ser retratados junto a los cuerpos sin vida. Es muy difícil no sentir cierta fascinación por las fotografías que conforman la obra de Metinides. Son instantes que presumen una sensibilidad única y una labor comprometida.

metinides-1

 

El documental se ha presentado ya en varios festivales y estará los días 18 y 19 de Octubre en el marco del festival Docs MX. Así mismo, se espera un estreno comercial muy pronto, por lo que habrá la oportunidad de poderlo apreciar en varias salas de la Ciudad de México.

docsmx