REVISTA PICNIC El mundo de ensueño de Salvador Cueva - Revista PICNIC
MIRAI

Ante la mirada del lente de Salvador Cueva, se muestra la realidad exaltada por sus peculiares, coloridas y matizadas fotografías que resaltan la importancia de la arquitectura en el arte.

Texto por: Diego Vázquez

Decir Salvador Cueva es hablar sobre un referente de la fotografía moderna, pues siendo comunicólogo y fotógrafo de la Universidad de Baja California, es uno de los artistas visuales más destacados de la actualidad, gracias a su particular combinación entre el arte y el eclecticísmo.

Sus series fotográficas son reconocidas internacionalmente, debido a su mezcla de colores vivos y sus composiciones que sobresale a la vista. Su labor abarca diversos campos; desde el periodismo hasta el video-arte. Ha fungido como catedrático y director de arte; su interés por la estética geométrica y lo visual, lo ha hecho sobresalir de la impresionante saturación de imágenes que existe en la actualidad.

Contemplar sus obras te permite reestructurar todo pensamiento, respecto al arte conceptual.

La modernidad, el cambio de generaciones y la globalización también forman parte de su discurso; la manera de apreciar la vida, los  habitantes de una ciudad como Nueva York o cualquier país del mundo, es lo que retrata Salvador Cueva: poseedor de una cualidad inaudita para retratar la cultura contemporánea, en su más pura visión.

El minimalismo es la musa que lo caracteriza.

Sin duda las obras de este fotógrafo mexicano nos remontan a la estética de directores como: Woddy Allen, Alfred Hitcock e incluso Wes Anderson, que junto a su narrativa, nos muestra otro horizonte muy distinto al acostumbrado; donde el arte, diseño, fotografía y arquitectura se conjuntan en una sola; mostrando 

Una peculiaridad que engloba a este multifacético artista del color, es su especialización en diseño fotográfico; mismo que lo llevó a involucrarse en el trabajo publicitario.

Los distintos viajes alrededor del mundo, retratados por Salvador Cuerva, es un simbolismo sobre la percepción del mundo, gracias a su magistral retórica.

Ha expuesto en Galería Urbana Frontera de Guadalajara en 2016, con “Lúbrika el erotismo en el arte”, a demás de ser multipremiado por trabajos como lo es “C for Cuba, C for Color”, dónde la ciudad de la Habana, en Cuba, se convirtió en fuente de inspiración. Un simple viaje vacacional se convertió en su trabajo más destacado.

Una serie de 29 fotografías retrata a un país a sus edificios, donde representa La Habana, a través de su historia arquitectónica, sus colores de atardecer y un encuadre perfectamente geométrico. 

Si quieres conocer más sobre su trabajo, visita su página y déjate envolver de los matices oníricos que este fotógrafo logra crear.