REVISTA PICNIC El primer ballet que explora el mundo surreal de Björk - Revista PICNIC
Todas la pecas del mundo

Arthur Pita es un coreógrafo portugués nacido en Sudáfrica. Estudió danza en Johannesburgo y llegó a Londres en 1991 para entrenar en la London Contemporary Dance School, donde se graduó y tiempo después, consiguió una maestría. Arthur ha trabajado alrededor del mundo en diferentes  óperas, obras de teatro, musicales y proyectos cinematográficos. También ha creado varias comisiones originales para compañías de danza como Candoco, Ballet BlackPhoenix Dance Theatre.

Pita, conocido como el David Lych de la música, creó el conjunto de danza llamado Björk ballet, este formó parte del festival de danza Unbound Festival de California, que durante una hora y media hace que los sentidos se sensibilicen con esta fusión electrizante que fue descrita como una cacofonía de glamour, locura y cuento de hadas.

Mientras un mar de lentejuelas salpican la mirada como destellos de rayos plateados, loa bailarines se desplazan al vibrante sonido de la voz de Björk, elogiada por su particular habilidad, el scat, estilo vocal único y lleno de entrega, esa magia que convierte su voz en un instrumento musical más.

Los bailarines se unifican con este edén surreal, vestidos con diseños de Marco Morante.mientras danzan al ritmo de temas de Björk como la obertura de Dancer in the Dark y clásicos como All is Full of Love, Hyperballad y The Anchor Song, así como la reciente The Gate son algunas de las ocho bases que narran la historia de un pescador cuyos sueños son visualizados en un escenario de hierba.

Es la primera vez que la cantante Islandesa permite utilizar su música para un proyecto de este tipo. “Los bailarines son como dioses viviendo en el mundo de Björk. Es una celebración a la vida, a la muerte, al sexo, al romance, al amor y desamor. Es todo lo que ella engloba en su mundo”, compartió el coreógrafo Pita acerca de este delirio musical inspirado en el mundo en la cantante.