Revista Picnic logo

Si bien ha pasado más de un mes de su inauguración, aún existe la posibilidad de ir más allá de las salas de un museo y visitar en las inauguraciones del metro, en el transbordo de la Línea 2 y 8, el trabajo de la artista Barbara Kruger, con la exposición Empatía. Expuesta por primera vez en México.

Empatía es una instalación de sitio, que expone de modo crítico la situación política en la que se encuentra México, por lo que el metro de la ciudad es pieza clave para acercar al público con la obra, ya que, en palabras de la artista:

“El transporte público permite conectar a las personas y este es uno de los principios básicos de la empatía”.

Sin embargo, ¿qué tanto sabemos de la mujer que se ha apropiado temporalmente de un sitio tan cercano a nuestra vida diaria? Por ello, consideramos oportuno conocer un poco más de esta afamada artista.

Barbara Kruger nace en 1945 en New Jersey (Estados Unidos). Es reconocida a nivel internacional por el uso de los colores negro, blanco y rojo, combinados con composiciones tipográficas que se convierten en mecanismos de protesta.

Pero sobre todo, el discurso de Kruger a lo largo de su trayectoria se ha caracterizado por la forma en que la que utiliza un lenguaje claro y satírico para abordar temas como identidad, género, consumo, poder y política; los cuales, gracias al lenguaje gráfico y la apropiación de la imagen, replantean ideas o afirmaciones sobre un sistema de valores establecido, que trastocan en el modus vivendi de la sociedad.

Barbara Kruger plantea el arte como pregunta más que como respuesta.

Así, el trabajo de Kruger (re)crea formas de propaganda establecidas, haciendo de cada una de sus piezas, slogans que forman un mecanismo de protesta. En sus inicios, estas piezas serían reproducidas una y mil veces de la misma forma que las campañas que ella abordaba.

Sin embargo, el trabajo de Kruger ha evolucionado durante el paso de los años, de manera que la instalación Empatía, es un reflejo del trabajo más reciente de esta artista; en el que el solo uso de la tipografía en sitios específicos, busca abrumar al espectador a través de la inmersión en el espacio, generada por las afirmaciones e interrogantes expuestas por ella.

Si bien, gran parte del trabajo de Kruger se centra en la critica del consumismo y la cultura de masas, no debemos perder de vista la influencia que tuvo del movimiento feminista americano de los años 70’s, el cual dio forma a su manifiesto y postura de la mujer. Punto esencial para entender en extensión, su obra junto con sus referencias, como son Michele Foucault, Roland Barthes y Jacques Lacan.

Es así, que la obra de Kruger busca confrontar y replantear los valores e ideas establecidas de la cultura dominante.

“Quiero que la gente se sienta atraída hacia el espacio de la obra. Y mucha gente se asemeja a mí en el sentido de que tiene lapsos relativamente cortos de atención. Por lo tanto, apunto a la ventana de oportunidad”*.

* Extracto de una entrevista  a Barbara Kruger por Thyrza Nichols Goodeveen en la revista Art in America, titulada “The Art of Public Address.