REVISTA PICNIC En búsqueda de lo trascendente: una charla con Claudia Curiel, directora de Festival Bestia - Revista PICNIC

Unos días antes de la realización del festival #BestiaAural, tuvimos la oportunidad de platicar con Claudia Curiel, directora y fundadora del Festival Bestia, para que nos contara un poco acerca de la edición de este año y sobre los detalles acerca de los orígenes y conformación de este evento ya tan querido dentro de la Ciudad de México.

Voodoo: ¿Cómo surge Bestia?

Claudia: Yo trabajé diez años en festivales culturales (en el FICO, en FICUNAM, Festival del Centro HistóricoRadar) y en algún momento quise crear mi propia propuesta, donde yo escogiera y seleccionara absolutamente todo.

V: ¿De dónde surge la noción de fusionar disciplinas como el cine y la música?

C: Justo porque trabajé en festivales de cine y música, lo que hice fue recuperar lo que más me gustaba de cada experiencia de trabajo. Hice una propuesta más personal. Sé que hay muchos festivales interdisciplinarios y con temas audiovisuales.

No estoy inventando nada nuevo, pero el festival tiene una personalidad desde el principio. Que fue la sección de cine, una parte plástica que hicimos los primeros años con artistas gráficos y la parte musical, más de jazz, de rock, de improvisación y la musicalización de películas. Porque es lo que yo fui viendo y quise hacer, como personalizando el festival hacia lo que a mí me hubiera gustado encontrar en la Ciudad de México.

V: ¿Qué ofrece Bestia al espectador?

C: Incluye muchas cosas que a muchos públicos les gustan y que no había. Por ejemplo, de musicalizar, pues sí… se han musicalizado películas, pero no tanto con rock, jazz, metal, sino con piano o con orquesta, que son como las tradicionales. Se buscó musicalizar con música de vanguardia, música contemporánea.

Usando a los artistas que ya vienen al festival, pues aprovechando justamente sus talentos, se buscó pedir obras que nunca se habían presentado en otros lugares, como va a ser en el caso de lo de Méliès y como fue en el caso de Caligari. Incluye ese diálogo entre lo visual y el audio que es muy interesante.

V: ¿Cuál es el criterio para hacer la selección de los artistas o del tipo de género que va a fusionarse con las obras cinematográficas?

C: Obviamente se buscan películas que hayan tenido algún significado histórico en la filmografía. Todo lo que hacemos en Bestia, buscamos que tenga una trascendencia y que sea histórico. Los artistas que vienen, de una manera han revolucionado los géneros en los que están. Y en cine, han sido películas icónicas en la historia de la cinematografía y que invitan a públicos de todas las edades. No es sólo un gusto muy específico.

Por ejemplo, en Caligari, principal exponente del expresionismo alemán había niños, viejitos, jóvenes… de todo. Lo mismo con Méliès. Es pionero del cine, de finales del siglo 19, el primero que hace efectos especiales, el primero que empieza a incursionar en la ciencia ficción en imagen y movimiento, el primero que empieza a hacer estos trucos de magia que le dan esa perspectiva al cine y que antes no había. Ahora se ven muy normales los efectos especiales pero nacen en 1896, con él.

Finalmente, la estética que tiene Méliès inspira a generar una música dinámica y súper interesante. Porque tradicionalmente lo vemos con piano y orquesta, pero ahora van a ser músicos como John Medeski, el guitarrista de Sonic Youth. Ellos por lo general no tocan juntos y van a generar música nueva que se va a presentar solamente en México y por única vez con otros dos artistas. Se va a hacer un ensamble que a diferencia del año pasado, ya no es un solo de órgano, son más músicos para darle otra dinámica y otras texturas a la música.

V: En el caso de Méliès ¿cómo se enfrentan que ésta ya había sido musicalizada anteriormente con Air?

C: Sí, justo esa fue para la versión en París y en este caso, se trata de un ensamble muy distinto que no tiene nada que ver con Air. No tiene en absoluto ningún referente de música con ellos. Tiene que ver completamente con el tipo de música del festival, que son otro tipo de compositores de rock, de jazz, de improvisaciones. Incluso, no tienen que ver entre sí, ambas son músicas muy distintas.

A mí me parece mucho más interesante este ensamble, por los músicos, por la trayectoria que tienen, de dónde vienen, y por cómo van a  generar la música porque ellos van a improvisar en el momento. Ellos generan una música con tiempo para hacer un score, ellos ya la vieron, pero van a improvisar ahí. Medeski trae un poco preparado, pero los demás lo van a generar en ese momento.

V: ¿Por qué buscar una alianza con Aural?

C: Porque somos festivales primos que surgimos del mismo lugar, los dos venimos del Festival del Centro Histórico y finalmente tenemos públicos con el mismo perfil o casi similar.  Y bueno, ahora que reapareció Aural después de dos años de no estar en la escena, se juntaron un poco las fechas.

Entonces en lugar de diluir esfuerzos y hacerlo primero ellos y a las dos semanas nosotros, mejor en beneficio de los públicos, podemos sumar y darles mucho más. Porque entonces, así invertimos más en otros músicos, en una producción mucho más grande y finalmente es interesante programar en conjunto. Somos amigos, somos festivales con la misma naturaleza independiente cultural, casi con los mismos objetivos.

Y naturalmente en lugar de competir y diluir los públicos, mejor vamos a hacer cosas juntos, finalmente la situación en México no está tan sencilla para hacer festivales como estos entonces también es una parte de hacer frente al contexto económico y de políticas culturales en México.

V: ¿Qué relación existe entre el festival y los lugares que escogen para el mismo?

C: Pues desde el primer año siempre nos ha interesado mucho que los lugares sean mágicos y distintos, porque parte de la experiencia o más de la mitad de la experiencia también es el lugar, y siempre nos ha gustado cada año explorar nuevos venues en la Ciudad de México y ver qué sucede en cada lugar.

Entonces el primer año, lo hicimos en el Museo Diego Rivera Anhuacalli, hemos estado en el Museo del Chopo, que históricamente por el rock y el pop, es un ícono, es hermoso y el auditorio es increíble. El director que es muy abierto a este tipo de propuestas, siempre nos ha apoyado.

Está la Biblioteca Vasconcelos, que es espectacular y que tiene la ballena de Gabriel Orozco y hacemos los conciertos allá abajo, de forma gratuita, llegan hasta mil quinientas personas. Es como de lo más lindo que hacemos. Hemos estado en el Auditorio Nacional, que es el recinto más importante de México en el mundo, tiene premios de ser el número uno como foro del mundo y usamos ahí el Órgano Monumental, que es el más grande de Latinoamérica.

Este año usamos el Lunario que es un foro para mil personas, pero es de los que mejor suenan en México, porque el sonido es lo que más nos interesa al nivel de los artistas. Hemos estado en la parte de las proyecciones, en la Cineteca Nacional que es por tradición y actualmente uno de los mejores lugares para ver cine y escuchar, porque tiene la mejor tecnología en las salas, está muy bien dotado y tiene buena programación. Este año regresamos a la Cineteca no sólo con proyecciones, sino con un cine concierto de El Hombre de la Cámara.

Hemos estado en el Centro Cultural Universitario en las salas donde también se realiza el FICUNAM. Estuvimos en el Centro Cultural Estación Indianilla, ahí hicimos un concierto el segundo año y una exposición fotográfica.  En fin, vamos buscando lugares que también no sean completamente comerciales, sino que todavía tengas un espacio cultural, no captado por las grandes marcas. Lugares que tienen una arquitectura y un significado en la ciudad por lo que son. Todos los lugares que hemos buscado tienen una historia.

V: Los venues han ido cambiando, pero ¿qué es lo que ha permanecido a lo largo del festival?

C: Permanece la línea de programación, permanece el sonido impecable, que es lo que más nos interesa, que suene mejor que en ningún lugar. Permanece el nivel de artistas, porque siempre traemos a personas que han revolucionado, que se han consagrado o que están actualmente como los maestros y leyendas que han influenciado a todos los demás. Que en vida ya trascendieron, como son Mike Patton, como Dave Lombardo como Marc Ribot, son leyendas de la música viva y eso lo mantenemos.

La calidad de los artistas, la calidad del sonido y el sentido del programa (rock, improvisación, jazz, música mucho más libre) y en la parte audiovisual pues ha madurado mucho, porque ahora musicalizamos en vivo las funciones. Empezó como una sección de cine y al tercer año ya tuvimos algo como lo de Caligari.

Bestia junta a artistas legendarios que difícilmente vas a encontrar juntos en otro lugar, que lo que generan es único. No son los éxitos del momento, no están de gira con esa música. Lo que tocan en cada festival es algo que generan aquí y tocan aquí. Entonces esa energía es única que tiene este festival. Es un acontecimiento, como tal.