Revista Picnic logo

Tuvimos una charla con Ramone, quien nos contó sobre lo que hace y cómo llegó a ello. Nos contó sobre cómo la filosofía “hazlo tú mismo”, le ha llevado al lugar donde está.

Un cúmulo de situaciones.

Como todo chavo, le dio al skate desde los 15 años, hasta que se chingó la rodilla y el tobillo. Continuó dándole a la batería con una banda de punk, donde conoció el “hazlo tu mismo”. Comenzó a hacer su flyer´s con serigrafía casera. Siempre como un hobbie, como una herramienta para ayudar a la banda.

Pasó el tiempo, comenzó a estudiar mercadotecnia, seguido de unos diplomados; siempre en busca de aprender. Aunque nunca dejó de hacer lo suyo, con el “rollo” de los flyer´s y demás.

En Playa del Carmen (de donde es nuestro caribeño amigo), abrió Estudio Fresco. Desarrollan branding e identidad de marca, ya que el movimiento comercial es muy grande. Sin embargo no deja a un lado la parte del movimiento (stickers, posters, ilustraciones en la calle, etc). Gracias al estudio se genera capital para poder hacer lo underground.

Ramone inició de manera profesional con su proyecto, armando carteles para amigos con bandas, inspirado en el arte pop y cosas mecánicas. Así pasó con los primeros 10 carteles. Tiempo después, las bandas hablaban con él para que les hiciera un cartel y poco a poco esto fue creciendo.

El papel tapiz fue algo que catapultó su carrera.

Se basó en los carteles que vemos pegados en la ciudad. En esos posters de lucha libre, sonideros, conciertos, etc. que están pegados uno sobre otro. Tomó el concepto de cómo las personas y el tiempo los arrancan, provocando estas capas accidentales y texturas que formas collages.

Así comenzó, emulando esta estética; diseñando patrones, imprimiéndolos y conviertiéndolo en papel tapiz, de manera análoga y digital.

Vivimos en un contexto diferente al de la ciudad.  En la CDMX hay eventos, galerías y shows que te hace más fácil como artista llegar a tocar en ciertos lugares. En Playa nosotros debemos crear nuestras propias oportunidades y abrir espacios.

“Hace dos años tuve una exposición en la quinta avenida, pero tuve un choque ideológico. Para accesar debías pagar un ticket de 700 pesos, compraron y todo, pero mi gente no fue porque pues es dificil pagar  700 pesos. Vendí y todo pero no me sentí tan lleno. Estaba haciendo algo para gente que estaba ahí pero no le interesaba nada.” – Nos contó.

Sin embargo, le dio la vuelta a esta situación. Utilizó la gráfica como un medio para clavarse en la escena musical. Hizo arte para diferentes bandas, una selección de posters y realizó una gira; como si GIG POSTER SHOW fuese una banda. Hizo una página y le preguntó a alguien si le interesaba realizar una expo; Montaría la exposición, tendría 4 bandas en vivo, harían un show y ¡listo!

Gig Poster Show habla de la importancia del cartel en toda la industria Underground. Antes de hacer publicidad digital, siempre existió el flyer – cartel. Ahora ya está un poco perdido por el medio del post. Pero siempre queda la añoranza de tener pegados los carteles de tu banda favorita y sin duda tiene otro valor”.

Las herramientas las tienes ahí, sólo las debes aprender a usar.

Piensa cada poster como una campaña. Las herramientas las tienes y sólo debes aprender a usarlas. Tiene la capacidad de sintetizar una idea en una imagen (de lo que se trata su movimiento). Los íconos dicen mucho y poner un mensaje en los carteles tiene algo propagandístico.

Le gustan los carteles soviéticos, de la posguerra, el movimiento de Cuba. Cambiar el mensaje por uno positivo. Habla de no estar esperando una oportunidad, sino de generar tus propias oportunidades.

El cartel tiene la misma importancia que el show, si un flyer no te llama pues igual y no vas. A mí me interesa es que la gente vea que el cartel musical está ligado totalmente al creciente de una banda.

Nos contó que en un principio tenía la necesidad de pegar stickers, carteles e ilustraiones, después se enfocó en hacer obra para exponer y ahora está muy fuerte en el cartel. Nos comentó que en alguna ocasión hizo unas serigrafías en unos mosaicos, para pegarlos en la calle con su “no más clavos” y resultó que conoció a un chavo y esa persona tenía uno de esos mosaicos porque estaba pegado por su casa.