Revista Picnic logo

Entrando a Lucía Films, una casa productora en la Ciudad de México, encontramos a Michel Franco. Un director joven, de aspecto relajado, semblante serio y amable a la vez. Con un libro en una mano y en la otra un taza de café que parecía nunca acabarse.

Dos galardones en el Festival de Cannes, por las películas Después de Lucía y Chronic (con la cual ganó el premio a Mejor Guión en la última edición de dicho festival), hacen que Michel Franco salga a relucir en las conversaciones de los amantes del buen cine mexicano.

En su oficina decorada con una silla de director la cual, por supuesto, lleva su nombre en el respaldo, nos platicó de él y sus inicios en el mundo del cine. Nos dejó ver un poco sobre sus gustos cinematográficos. Los Olvidados, Naranja Mecánica y Pulp Fiction, son películas que me envolvían en general y por las cuales se despertó en mí ese interés por el mundo del cine, ser director...”

Al igual que a muchas personas dedicadas al arte, a Michel le advertían que en este mundo no podría vivir de manera fácil. Decían que para lograr algo grande tendría que sacrificar muchas cosas. “Me dijeron “de esto no se vive”. Pero creo que a la edad en la que inicié, como no tienes tantas responsabilidades o necesidades económicas, puedes arriesgarte a probar y experimentar de manera libre. Qué mejor que sea en algo que te gusta.”

“Con el tiempo he aprendido a desarrollarme como productor y guionista, a partir de las exigencias que se van presentando”.

Hemos visto en los créditos de las películas, el nombre Michel Franco seguido de las palabras: Director, Productor y/o Guionista. Pero él mismo nos cuenta que ser productor o guionista, ha sido una necesidad que surge como director para poder realizar cada película o cortometraje de la mejor manera posible.

Cortesía de Lucía Film

Cortesía de Lucía Film

“Como inspiración: vivencias personales. Como característica: Planos secuencia e igualdad en ángulos”

Entre la trama e historia de sus películas, podemos encontrar un poco de su vida reflejada. La mayor parte de su inspiración proviene de “vivencias personales e historias que creo, pueden interesarle a las personas o con las que se puedan sentir identificadas.”

Hablando de la estética y temática de sus largometrajes, podemos identificar características que se vuelven el común denominador de todas aquellas películas dirigidas por él. “Planos secuencia con tomas abiertas. También me gusta filmar desde un mismo ángulo. Hablando temáticamente, creo que las dificultades de los personajes en la historia son muy importantes para transmitir el mensaje”.

“Los premios como consecuencia de la pasión”.

Entrados en la plática, Michel nos compartió un poco sobre su experiencia en el Festival de Cannes; la alegría y el orgullo de ser uno de los mexicanos nominados en dicho festival. A pesar de ello, piensa que el fin de realizar películas o cortometrajes de la manera en que lo hace, no es ganar premios. “Esa es una consecuencia de hacer lo que hago de una manera entregada y dedicada. Lo que los premios me dan es motivación para seguir trabajando y realizando lo que me gusta hacer porque sé que a la gente le gusta.”

Su trabajo como director lo ha llevado a co-dirigir a lado de su hermana, Victoria Franco, la película A los Ojos. Experiencia que no tiene en mente repetir debido a que no es algo que llame su atención a pesar de que entre la dirección y co-dirección no hay diferencias abismales. “La diferencia es que te tienes que poner de acuerdo con el director y casi hacerte uno con él. En este caso co-dirigí con mi hermana, es por eso que accedí, de otra manera no lo hubiera hecho. No es algo que tenga en mente.”

Desde los 18 años, su evolución como director ha sido rápida y favorable. A la fecha ha realizado siete largometrajes. Ha recibido premios nacionales e internacionales, siendo Chronic una de sus últimas obras maestras.

Su más reciente película: cruda y realista como todas las películas que Michel realiza. Controversia convertida en decisiones en las que una vida está de por medio. La catarsis de una familia al elegir sobre la vida o la muerte de un ser querido. Tim Roth como “un personaje entregado y generoso”. Es un hecho que mueve las fibras más sensibles, como ya lo ha hecho antes.

Trabajar de la mano con Tim Roth debe ser una experiencia única en todo los sentidos. Franco lo vio de la misma manera. No por nada decidió filmar en Estados Unidos para que el personaje interpretado por Roth no estuviera fuera de contexto. “Hemos trabajado antes y seguiremos haciéndolo más adelante. Esta vez, como director y actor, me enseñó bastante, fue muy enriquecedor. Él solía llegar antes de su llamado y hasta antes que yo. Preguntaba y se interesaba por los detalles de toda la película y era sumamente entregado a su papel.”

Michel Franco seguirá dando de qué hablar a través de su películas y sus temática controversiales, por el momento:

“Pueden esperar más largometrajes. Yo seguiré haciendo lo que me gusta y a lo que he estado entregado la mayor parte de mi vida. Con la misma pasión y dedicación que hasta ahora.”-Michel Franco