REVISTA PICNIC Fascinoma @ Centro Vacacional Metepec, Puebla - Revista PICNIC
CINE DE ARTE

Por Joel Reyer

Después de un largo tiempo de organización de aproximadamente dos años, algo fascinante sucedió el pasado fin de semana en el Centro Vacacional Metepec a 25 min de la Cd. de Puebla y a dos horas de la CDMX, y es que sin duda fue una experiencia que atrajo a su público por sus cualidades extraordinarias que se hicieron notar a lo largo de las dos noches y dos días que duró el festival.

En México la escena musical para los festivales es cada vez más amplia y el público tiene muchas ofertas nuevas y variadas de entretenimiento por todos lados y para todos los gustos. En la última década hemos visto nacer infinidad de nuevas propuestas así como la evolución y el fracaso de muchos festivales, pero sin dudarlo Fascinoma (explosión de lo fascinante), en su primera edición lo hizo muy bien.

Todos los detalles fueron protagonistas de la experiencia, empezando por la sede de la que probablemente muchos están enamorados ya que es totalmente diferente a lo que hemos estado viendo. Es un lugar enorme con mucho potencial para eventos de este tipo además de que cuenta con albercas, hotel, restaurantes, cabañas, una sala de cine, etc. El lugar tiene más de 100 años de antigüedad lo cual le da una vibra especial y en su momento fue una de las fábricas textiles más grandes de Latinoamérica, y con capacidad para albergar a más de 15 mil personas. Por las noches, cerca del área de camping se puede apreciar la ciudad de una manera increíble gracias a su ubicación que la hace funcionar como un gran mirador nocturno.

Fascinoma destaca por ser uno de los pocos festivales que apuesta por un electro más original y no tan comercial como lo conocemos muchos millenials, además del funk, el house contemporáneo, el hip hop, y otros géneros que se escucharon durante los dos días. También hubo un pequeño oasis de música experimental dentro del festival llamado ECCO, especial para los que gustan de la música ambient, un subgénero de la música electrónica que crea un atmósfera irregular, fascinante e interesante. Pero para que todo esto se pudiese disfrutar al máximo, la empresa responsable invirtió en la calidad del sonido, lo cual se agradece y se notó de principio a fin, haciendo que la experiencia fuera nítida y memorable no sólo por el line-up sino también por la calidad sonora.

Hablando un poco del cartel, Fascinoma reunió a 40 artistas nacionales e internacionales, todos ellos grandes figuras dentro de sus géneros y algunos más contemporáneos y con excelente propuesta. Artistas internacionales como Larry Heard que lleva produciendo desde los orígenes del house desde los ochenta, o nacionales como White Visitation, conocido dentro del underground mexicano, fueron algunos de los grandes talentos que formaron parte del primer cartel, de muchos por venir de este gran encuentro fascinante.

Black Market es la empresa Inglesa responsable de la organización, dirigida por Rene Gelston, mismo que apostó por México para hacer realidad una de sus más grandes ideas junto con Julián Acosta con quien platicamos y Johan Graffman, productores del evento. Llegó al país en 2014, patrocinando eventos como el Festival Bestia, algunas fiestas importantes para marcas, etc. Con más de 30 años de experiencia dentro del gremio musical y presente en ciudades como Nueva York, Toronto, Londres, entre otras, Puebla fue la sede elegida por su riqueza multicultural, la cercanía a la CDMX y el contacto con la naturaleza y el paisaje de postal que se genera gracias la cercanía con el Popocatépetl.  

El concepto del music weekend engloba experiencias para todos los gustos, durante el festival hay música durante el día y la noche al estilo rave, pero a diferencia de este tipo de eventos en los cuales las condiciones son un poco más arriesgadas, tú puedes elegir si pasar la noche en el área de camping u hospedarte en el hotel, en una cabaña o simplemente nunca parar y dejar que salga el sol mientras sigue la fiesta. La idea es quedarse en la ubicación actual durante versiones futuras, aprovechar cada vez más el potencial de las instalaciones, jugando con el entorno del lugar creando pool parties, eventos tipo boiler room con escenarios  e instalaciones de arte virtuales y multimedia, y experiencias sensoriales cada vez más innovadoras y en un futuro expandirse hacia Sudamérica y otras partes del mundo.    

Un festival que tiene la oportunidad de convertirse en uno de los favoritos, totalmente recomendable y una de las mejores fiestas para cerrar el año.  

Fotos por Miguel Pineda