REVISTA PICNIC Feist @ Teatro de la Ciudad - Revista PICNIC

Los rincones del centro de la Ciudad de México escoden maravillosas construcciones y el Teatro de la Ciudad es una de ellas. Cada rincón de este bello lugar sería endulzado con la bella presencia de Leslie Feist artista canadiense la cual llegaba a México para presentar Pleasure.

El venue lucía lleno, poco a poco la gente entendía las exigencias de la artista pues el show nos demandaba silencio absoluto y mantener los celulares guardados. Feliz, agradecida e intentando hablar fluidamente español Feist comenzó la noche con Pleasure.

Las luces del escenario como relámpago, se encendían solo por breves instantes. La batería y los teclados manejaban la linea del concierto, entrelazados con las melodías vocales de la canadiense.  “Nosotros tocamos el nuevo álbum, de primero al último», menciona Feist en un español cortado pero entendible. Así poco a poco Pleasure fue tocado de principió a fin.

Los placeres acústicos y sonoros de Feist.

En la escenografía, un abanico abría y cerraba entre las primeras canciones del show, dándole un toque sencillo pero agradable a la visita del público. «Esta es mi casa, podrían gritar y alocarse por mi»- Feist hacia del estreno mundial de Pleasure una mágica noche.

Con Young Up, el show de estreno había concluido. Después de esto el recorrido por discos como Metals, The Reminder y Let it Die comenzaba, siendo A Commontion la canción que daba inicio a esta segunda parte del show.

Cualquier grito del público podía ser escuchado por todos, cada detalle dentro del escenario como fuera era perfectamente visible. Los pies descalzos de la cantante rozaban los pedales, así como el vestido rosa mexicano brillaba sobre todo el teatro. Tratando de cambiar los ánimos de la primera parte del set, la cantante nos invita a pararnos, estirar las piernas y acercarnos al escenario. La audiencia responde de manera perfecta y esta segunda parte del set cambió radicalmente.

Su relación con México y el idioma tiene fascinada a la cantante, uno a uno los siguientes temas son ovacionados de principio a fin Sea Lion Woman, My Moon My Man y The Bad in Each Other son ejecutados a la perfección.

Un Dulce Adiós…

Entre dos encores, la artista tiene encantados a todos. El final se acerca, los minutos han pasado de manera muy rápida. Feist interpreta Mushaboon para dar paso final con 1234. Entre un suave violín y una anécdota sobre los sueños la canción es interpretada de manera diferente a la versión de estudio.

Los coros de la canción son cantados por los asistentes, a capela la canción un digno y dulce cierre. La banda es presentada y Feist abandona el escenario. Las luces se encienden y la gente comienza a a abandonar el teatro. Algunos con la promesa de volver a una de las dos fechas restantes.

Fotos : Freddy Campos.