REVISTA PICNIC Friendstival @ Foro Niza 40 - Revista PICNIC

El mes de octubre dio inicio con uno de los festivales nacionales más representativos para la escena emergente y que en Voodoo veníamos anticipando desde hace algunas semanas entre recomendaciones: el Friendstival. Propuesta que se definía como una amena conjunción de fiesta, música y amigos, fue precisamente lo que resultó, una celebración amigable con casi doce horas de duración.

Entre algunos stands de merchandise de las bandas, paletas heladas con alcohol – que se deshacían demasiado pronto gracias a la alta temperatura que el venue alcanzó ya entrada la tarde – además de pines y stickers, los asistentes al evento bailaron toda clase de géneros alternándose entre los dos escenarios del venue.

El evento dio inicio con unas de las presentaciones más tiernas pero sin perder la fuerza, Fausto Leonora. La música tranquila y el sentimentalismo inauguraron el escenario INTRSTLRS para no calentar los motores de golpe. Las dulces melodías pop fueron la entrada perfecta a la tarde, a pesar de la poca concurrencia inicial.

Después en el escenario Friendstival arribó toda la magia de Valsian. Directo desde Cuernavaca, la voz de Eunice Guerrero cayó como un encanto sobre los que se encontraban presenciando el show. Uno de los momentos clave fue el cover que hicieron para una canción de Chavela Vargas.

valsian-1

Posteriormente, el ambiente dio un giro de 180 grados cuando Oliver Ken y sus máscaras de luchador pusieron la coreografía y el despeluque. Con una ondita musical a caballo entre lo bailable y lo cagado, el relajo fiestero-toquín encargado de un par de chicos en bermuda y con estolas de plumas comenzó a poner en movimiento algunos pares de zapatos en el venue, aunque los asistentes no se prestaran del todo.

oliver-ken-3

Luego de la desafortunada cancelación del show de Terr Monsta por «causas completamente ajenas al festival», Yo Soy Raúl llegó para hacernos olvidar esta decepción y todas las demás. Raúl Tenorio, la voz y figura principal de esta agrupación, con una actitud que quisiera más de uno y muchísima seguridad bajo su melena color magenta, trajo la fiesta consigo en compañía de una chica que bailaba y se contorsionaba que daba miedo.

Y es que a pesar de la dureza de piernas que mostró la mayor parte del público durante el evento, Yo Soy Raúl es de esas raros proyectos que por sí solos traen un pachangón loco y terminan tirados en el suelo si importar quién los esté o no mirando. Sumamente agradecidos de poder estar ahí, contagiaron de su felicidad y su ánimo a más de uno.

yo-soy-raul-2

Elsa y Elmar, unos de los nombres más esperados de la tarde, subió al escenario Friendstival para enternecernos con un acústico repleto canciones de amor que todos corearon. De la misma manera en que este proyecto nos llega a cada melodía, es decir, con toda la inocencia de sus suaves acordes y finísima voz, Elsa y Elmar nos dio una probadita de lo que nos tendrán pronto en Trópico y prometieron regresar a la Ciudad de México en noviembre.

elsa-y-elmar-2

Después de la miel derramada hasta el subterráneo, Girl Ultra hizo brotar la sensualidad en el escenario. Con sonidos soñadores de los teclados y letras anti-sumisas, rodeada de papel brillante y una atmósfera etérea, Nan de Miguel dio una muestra de la potencia que se hace cada vez más presente en las mujeres de este país y nos enamoró.

gilr-ultra-1

De vuelta a los sonidos alegres y movidos, ya empezaba a hacer bastante calor cuando Vanessa Zamora salió al escenario con su guitarra acústica de color verde agua. Ante bastantes fans entre la gente, prendió mucho mientras uno que otro aprovechaba para salir a hacer una llamada telefónica o fumarse un cigarro porque la neta nomás no le entraba la tijuanense. Y es respetable.

vanessa-zamora-3

Al igual que con Vanessa, la presentación de Pipe Llorens fue una mezcla de varios humores. Entre incomodidad y fanáticas locas que le gritaban, Pipe presentó cosas «nuevas» y lo ya conocido (que para el caso no difieren mucho). Sabemos que Pipe no es muy talentoso para hacer buenas rimas y que su fuerte es justo no tomarse las cosas en serio, pero el aventarse dos covers (uno de Juanga, casual) y algunos sampleos no habla muy bien de tu propio material. Ya está más que visto esta clase de mezcla stand up-showcase «graciosito» en muchos proyectos mexas, pero igual y la gente también se cansa de eso.

A eso de las siete había empezado a llegar más gente y podría decirse que el lugar parecía lleno por momentos. Luego, Sotomayor encarrerado con todas sus presentaciones de la semana, orquestó los ritmos de la velada para poner a bailar a la concurrencia. No faltaron quienes se sabían casi todas las canciones de Salvaje y le chiflaban a Paulina desde atrás. Todo al ritmo de la electrónica y la cumbia.

sotomayor-2

Diosque, directo desde Buenos Aires, llenó de beats la primera planta del venue donde se hallaba el escenario INTRSTLRS. Aunque al frente estaba lleno de cámaras, como en todos los shows, quienes presenciaron todo un poco más atrás pudieron sentir el hervor latente de la noche que iniciaba entre algunas parejas y grupitos de amigos que bailaban con candor.

Una hora después y en el mismo escenario, pasada la estafeta a Mondragón, los mexicanos tomaron las riendas del escenario predominantemente electrónico para traer a nuestros oídos un tejido de armonías que resonaron en los cuatro muros y nos atraparon en un sonido experimental onírico y ruidoso.

mondragon-3

Mientras tanto, en el escenario Friendstival, Sierra León inició con el punch que hacía falta en el festival. Tarolazos y guitarras que parecían salirse de control, intensas distorsiones y acordes estruendosos que tenían ansias de salir a comerse el mundo.

Orquestaron una de las presentaciones que dejaron impresionados a unos y desconcertados a otros. Con un rock progresivo y tintes de electrónica que en compañía de la voz de Manuel Castellón recordaban a un joven The Mars Volta, la agrupación nayarita salió a tocar con todo, menos miedo (ni siquiera de aventar algunos pines sacaojos).

sierra-leon-1

El siguiente acto se trató de For Dummies, a pesar de ser tan jóvenes dejaron totalmente sorprendido y hambriento al público, quienes al parecer no esperaban tanto de una banda de math rock tan joven. Y a su vez, la banda no parecía esperar tanto de un público que, no obstante, los amó al terminar. La única banda que se había presentado en una de las prefiestas, se llevó aplausos, elogios y mucho cariño por parte de la gente.

for-dummies-1

Entonces sí que se descontroló. Para seguir con el ruido y el azote de cabezas, pero sobre todo de cuerpos, Joliette llevó al mosh pit hasta a los más fresas y a las niñas que iban de chonguito y bolsa de mano. Los poblanos lograron conectar con gran parte del público que ya entonado, tanto por la chela como por las bandas anteriores, no tardaron ni un segundo en apresurar el headbanging y las cervezas, las bolsas y hasta zapatos salieron volando.

joliette-2

Gran parte se quedó apartando lugar en el escenario Friendstival mientras Tajak presentaba su acto electro discreto pero coqueto y bailador.

Finalmente entre retrasos y muchas fallas de sonido The Holyudrug Couple salió a tocar. Con luces tenues y olorcito a marihuana, la gente se amontonó en el escenario y hasta desmayados hubo. Un ambiente muy dulce, tenue y trippy. Curiosamente, a pesar del ambiente psicodélico que sale a flote entre canciones, no hubo malviajados, sólo un extraño que deambulaba en su propio universo mental bailando.

thdc-1

Entre muchísima gente, parejitas abrazadas, solitarios con cerveza en mano y armonías suaves, todos y cada uno de los presentes no pudieron evitar apagar su mente y dejarse llevar por la iluminación, los colores de los visuales y la distorsión de cuerdas que se perdía en el espacio y el tiempo.

Después de finalizado el acto principal, la fiesta siguió con Trillones, Grenda y el rey Macross 82-99. Las opiniones y los sentimientos se encontraron. Por un lado, hubo quienes se quejaron de los sets reclamando que sólo le estaban dando play a las canciones, por otro, hubo quienes intensearon hasta la madrugada con la música del futuro de Macross. Sin embargo, los rumores contarán que uno de ellos ni siquiera tenía prendido el launchpad.

trillones-3

Al final, no faltaron las chicas que no podían ni caminar (y en su defecto, tampoco subir las escaleras), los malacopa besucones, los escenosos y los sudorosos. Aunque al final subir y bajar escaleras para cambiar de escenarios dejó a más de uno cansado y sentado en el suelo, muchos salieron satisfechos aunque la comida brillara por su casi ausencia y poca variedad. Chelas a precio razonable y una zona bonita, hicieron sentir más cómodos a quienes presenciaron la edición del Friendstival de este año.

Fotos por Freddy Campos