Revista Picnic logo

El culto a la muerte ha sido desde tiempos antiguos un elemento característico de todas las civilizaciones alrededor del mundo y materia de estudio tanto de científicos como de religiosos. El cuerpo humano luego de cumplir su función vital debe transmutarse y volver a la tierra, según algunas religiones, mediante ciertos ritos culturales. Sin embargo existen diferentes reverencias que llevan estos ritos al extremo. Tal es el caso de la necrofilia (trastorno psicológico), que se traduce como el amor  o atracción sexual a la muerte, a lo inanimado, a lo inerte.

Esta parafilia ha seducido a algunos directores cinematográficos que han decidido llevar a la pantalla grande dicho trastorno. A continuación te presentamos cinco películas que han puesto a la necrofilia como su principal protagonista. Te prometemos que no podrás pararte de tu lugar cuando las veas:

  1. Nekromantik (1987) -Jörg Buttgereit

Esta cinta narra la historia de Rob, un trastornado empleado de la morgue que se apodera de cadáveres para llevárselos a su casa y tener sexo con ellos junto con su novia Betty, otra enferma necrófila. Robando sus ojos, pies y demás partes del cuerpo los almacena cuidadosamente en frascos de cristal para luego satisfacer sus juegos sexuales enfermizos. Cuando Rob pierde su trabajo, Betty lo abandona y la crisis invade la mente del trastornado necrófilo que encuentra consuelo y saciedad en su propia muerte.

  1. Aftermath (1994) -Nacho Cerdá

Este filme relata la historia de un trabajador forense que comienza a tener una fijación por los cadáveres. Esta fascinación inicia con el cuerpo de una mujer joven que murió en un accidente automovilístico, Marta Arnau Marti. Rasgando sus ropas violentamente comienza a mutilar el cadáver, a continuación se sube a la mesa en la que está postrado el cuerpo sin vida y viola el cuerpo inerte de la joven mientras toma fotografías. Su determinante obsesión lo llevará a robar órganos de cadáveres para llevárselos a su casa y alimentar a su perro.

  1. Kissed (1996) – Lynne Stopkewich

Sandra es una joven obsesionada por la muerte. Desde pequeña se fascinaba con los cadáveres de pequeños animales, mismo que sometía a extraños ritos funerarios. Este encanto por lo inerte la lleva a estudiar el embalsamamiento en una escuela mortuoria. Es ahí donde descubre su atracción por los cadáveres. La protagonista visita la morgue por las noches para celebrar junto con los cuerpos de hombres jóvenes realizando ceremonias de danza que se convierten en actos necrófilos.

  1. Vital (2004) – Shinya Tsukamoto

Este largometraje japonés cuenta la vida de Hiroshi Takag, quien tras un terrible accidente automovilístico pierde la memoria completamente y su novia fallece. Cuando el joven recupera la noción de su realidad, decide unirse a la facultad de medicina donde se obsesiona por la disección. En una de sus clases su grupo participa en la autopsia de una mujer joven. Hiroshi se da cuenta de que el cuerpo que está diseccionando es el cuerpo de su ex novia y se obsesiona por examinar meticulosamente el cuerpo de su amada.

  1. La gran masturbación (2009) – Alex Argüelles

Mario es un solitario forense que disfruta de corromper sexualmente de los cadáveres que llegan a la morgue en donde trabaja. Cierta noche, el cadáver de quien fue una mujer hermosa en vida despierta de la muerte para reclamarle a Mario sobre los actos necrófilos que ha tenido con ella y con los demás cuerpos. Esto incita la furia del resto de los cadáveres quienes golpean con violencia a Mario que tratará inútilmente de defenderse.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.