REVISTA PICNIC Hellow Festival @ Parque Fundidora - Revista PICNIC
CINE DE ARTE

Fotos: Freddy Campos

Entre el calor, la cerveza y la música; el Hellow Festival llegó a una nueva edición. El Parque Fundidora recibió a miles de personas que sedientas de música, buscaron conocer o reafirmar el amor a cada uno de los actos que se prestaron dentro del venue.

Vivir un festival fuera de tu ciudad natal es una experiencia de grandes anécdotas y recuerdos, pues la magia que se desprende antes y después de su realización agrega un toque especial a esta. Entre los cerros que lo rodean y su aeropuerto repleto de turistas, Monterrey tendría la primera presentación de Kendrick Lamar como plato principal, fue así que el día comenzaba sus actividades.

Tras la cancelación de Gnash, los horarios sufrieron una ligera modificación. El espacio del evento era amable y fácil de recorrer sobre todo en la comodidad  de sus escenarios; los primeros beats, sintetizadores y cantos enloquecidos llegaron gracias a Neon Indian.

Entre lo dulce de sus letras, el chillwave de sus sonidos y los bailes frenéticos de su líder, Alan Palomo, Neon Indian generaba los primeros aplausos de la tarde. Canciones como: «Annie», «Polish Girl», «The Glitzy Hive» así como un cover a Prince, la bienvenida al Hellow comenzaba de la mejor manera posible. Al mismo tiempo Girl Ultra comenzaba con sus letras suaves envueltas en un sencillo y armónico R&B. Es aquí cuando la verdadera magia sucede pues las opciones musicales aparecen en un pequeño lugar.

Un nuevo camino para The Horrors.

De manera casi inmediata, el show de The Horrors daba inició. Los británicos son una banda de casa pues México ha vivido todas las etapas de la agrupación. Farris y compañía están por estrenar un nuevo material, fue así que tuvimos la oportunidad de escuchar por primera vez temas como: «Machine», «Hologram» y «Something to Remember Me By». Recorriendo distintos tracks de su discografía; está presentación aderezo tintes suaves, entre una comodidad armónica entre el synth y del dream pop. El set también recordó canciones como » I See You», «Still Life y Mirror’s Image».

Saliendo de los escenarios principales, la oferta de sonidos y experiencias cambiaba drásticamente; por una parte teníamos un espacio enfocado al talento latino en donde Teen Flirt y Jesse Baez entregaban una presentación cómoda y sin muchas novedades. A unos pasos las tachas y la energía pura salía de el EDM Stage; los visuales y los interminables beats generaban sensaciones de frenesí, las cuales fueron descubiertas; Feed Me y Cash Cash.

Foráneos derrotados en el pasto, sombrerudos ambientados y gente que solo pasaba el rato fue solo un poco de lo que podíamos observar mientras Kinky tocaba su set. Sencillos y fieles a su estilo, esta presentación fue una de las más coreadas y al mismo tiempo ignoradas pues la música de los norteños desentonaba dentro de las vibes de Hellow.

El cielo opacaba los rayos de sol. En un abrir y cerrar de ojos, la luz desaparecía. Fue así cuando Sofi Tukker saltó al stage. Su presentación entregó buenos resultados; fusiones tropicales entrelazadas con riffs de guitarra y un pequeño esbozo de música electrónica, eran los ritmos del dúo. Tras dos presentaciones en la CDMX, la banda llegó por primera vez a MTY entregando lo mejor de sus hits.

Nuevamente los cambios radicales de sonidos hacían otra participación. Ahora el turno era de Weezer, banda que ha demostrado su inmenso cariño en cada uno de sus shows. Para definir este set, las palabras son sencillas; Weezer es la definición perfecta para describir el lado geek del rock. Rivers Cuomo y compañía, generan ternura, diversión y emoción.  «Hash Pipe», «Thank You For the Girls», «Buddy Holly, «Beverly Hills» y la aparición de «Quién Como Tú» de Ana Gabriel y «Hey Ya» Outkast, fueron los highlights de la presentación.

Kendrick Lamar: Velocidad, Pasión y Mucha Actitud.

Un estallido de emociones recibió a Kung Fu Kenny. Entre los gritos y los celulares en el aire, uno de los master minds del hip hop entregaba su debut en suelo nacional. De manera casi instantánea los hits comenzaron; uno tras otro sonaron. «DNA», «King Kuta», «Element» de principio a fin la actitud de Lamar fue perfecta, encontrando varias conexiones con la audiencia. Haciendo historia y viviendo su primer show en México, Kendrick raspaba el micrófono; sus rimas generaban la excitación y emoción momentánea.

Entre espacios, el rapero tomaba aire y nos entregaba una historia visual que acompaña el opening de sus canciones. El poder que ha generado este personaje en últimos meses ha sido impresionante, es por eso que cada canción que sonaba generaba emociones altisonantes.

El pinche cabrón… son las últimas palabra de su feat con Schoolboy Q, fue ahí el momento perfecto para que Kendrick Lamar sintiera el poder de México. Los cañonazos de canciones seguían llegando pues «Mask Off»,»Swimming Pools», «Money Trees», «Loyalty» se unieron al set. El sudor recorría su camisa, de la misma manera el público sufría los estragos de la rimas y la gran cercanía de los cuerpos.

Será difícil pensar porque el rap no llega a todos los festivales y venues de nuestro país, pues en cada show que llega, la gente se entrega al máximo. Al momento de anunciar los horarios, muchos se quejaron del poco tiempo que Kenny tendría dentro del escenario; fue así que el rapero desquitó cada segundo de su aparición. Fue con «Humble» el cierre idóneo para vivir el show más impactante del rap en la actualidad.

Para finalizar la jornada, LCD Soundsytem, y DJ Snake entregaron shows muy ajenos; mientras los neoyorquinos daban nuevas canciones, así como una fina y selecta presentación, el Dj dejó que las tornamesas exprimierán los últimos minutos de energía de la gente.

Cansados, agotados y muchas personas despistadas se venían nuevamente en el Aeropuerto; todo volvía a la normalidad, la fiesta terminó, muchas gracias a Hellow por el espacio y la energía vivida en un hermoso sábado de agosto… Nos vemos en el 2018.