REVISTA PICNIC Hipnosis @ Deportivo Lomas Altas - Revista PICNIC

Para alargar un poco más la época de festivales, Hipnosis nos dió ese último aliento de energía que se desprende al momento de acudir a un festival. El venue ya es conocido, el Deportivo Lomas Altas siempre se prestará para tener shows petites en cuestión de público pero con un enorme impacto dentro de su lineup. Este fin de semana las guitarras distorsionadas, los extensos y profundos golpes de la batería y un bajo dominante fueron los principales invitados del evento.

Hipnosis: Una Catarsis de música peligrosa y altisonante.

En diciembre todo es una locura desde el clima y el transmito, el último mes del año siempre nos complica la vida cotidiana; sin excusas, ni pretextos los primeros asistentes al evento pudieron disfrutar de Viv and the Sect y Virtual Haze, proyectos nacionales que manejan distintos aires de melancolía y rock tradicional. Con Uninvited, Viv and the Sect nos enseño la primera ráfaga de rock crudo y tradicional; mientras por su parte el culto a lo retro y a los espacios de la psicodélica que Fuzzstones o The Animals llegaron a explorar Viv and the Sect dió una pulcra presentación ante los rayos de sol.

A los alrededores la estancia del festival era sencilla, entre los foodtrucks y el bazar que se encontraba Hipnosis iba evolucionando como un pequeño monstruo todo con un fin de reunir al público amante de las distorsiones chillantes, el rasposo ritmo de una guitarra. Así con esta premisa el cuarteto de Cascabel tomaba el escenario. La banda lucía contenta y llena de ánimo, mismos sentimientos que explotaron a través de sus canciones. En la voz esta banda exploró una esencia muy vintage, la cual era aplaudida por todos los asistentes. Un show de psych y poder de crudeza.

El primer acto internacional quedaba a cargo de Goggs, Ty SegallChris Saw Charles Moothart, dieron más que un show a través de la intensidad en las guitarras y un set que fue único. La primera participación del genio Segall nos dejó un gran sabor de boca debido a que todo lucía perfecto. Después de esto, The Mud Howlers cerró la presencia del talento nacional.

Si pudiéramos definirlo de una manera sencilla, la ola mexicana de Hipnosis pedía a gritos un llamado de difusión un nuevo respiro para el rock nacional; sin miedo al fracaso y tocando un rock lleno de influencias, sentimientos y nostalgia The Mud Howlers, Cascabel, Viv and the Sect, La Redada y Virtual Haze quieren tomar un nicho que con el paso del tiempo se ha ido disminuyendo, el rock no ha muerto y México tiene el potencial para exponer nuevos talentos.

Una buena dosis de Riot Girrrrls.

¿Qué sería del rock sin la presencia femenina? El poder de las mujeres dentro de los escenarios siempre nos ha demostrado que sin importar subgénero o corriente la calidad de interpretación que las chicas han dado en el stage; prueba de ello fueron los actos de Death Valley Girls y The Coathangers; conciertos pulcros, energéticos y al mismo tiempo dulces.

Con un hombre dentro de su agrupación Death Valley Girls fue ese sabor acido de Hipnosis, con una presencia escénica de perfecta. Entre la audiencia los aplausos y los celulares recaían en Bonnie Bloomgarden, la vocalista siempre expresaba de manera efusiva su estancia en el escenario. Todo un performance de amor y garage bien hecho. Con el paso del tiempo la luz y la temperatura disminuían generando un sensación de un bosque helado entre los suburbios de una gran ciudad, ya con esta atmósfera en el aire la presencia de The Coathangers fue una oda al éxito punk y energético.

Con temas como «Springfield Cannonball», «Perfume», «Shut Up», «Hurricane», «Drop Me» eran la cara a un set donde la magia de su líder generaba la locura suficiente para continuar luchando contra el clima después un set que tuvo a la lucha libre como performance, Ty Segall se preparaba y el combo más duro de Hipnosis comenzaba.

Ty Segall: Rockstar por Naturaleza.

Después de lo hecho horas más temprano con Googs, Ty Segall nos enseño la destreza que maneja al tocar la guitarra; sin mucho que decir el músico solo se limitó a dar el show que necesidad. A través de grandes solos y la improvisación al máximo. Durante el set sonaron «Break a Guitar», «Caesar», «In Your Car», «Girlfriend» y «Love Fuzz» cada una de ellas.

Describir lo que hace Segall es una indescriptible, es un set crudo, poderoso y lleno de magia sin dejar de lado las armonías y el poder de un set en vivo. El frió para Ty y compañía era algo que no se sentía pues en ningún momento dejaron de tocar, inclusive cada cierto tiempo el músico pedía que le mostrarán el tiempo que tenía sobre el escenario pues entre cada solo la música se prolongaba.

El cierre perfecto Black Angels y Black Rebel Motorcycle Club.

El show de Black Angels es la definición perfecta hacia un viaje de sonidos, texturas y emociones. Los de Austin, Texas mostraron su más reciente disco «Death Song» a través de visuales penetrantes y una ejecución perfecta. «Bad Vibrations», «Currency» y «Black Grease» daban sus mejores momentos pues cada uno de los entregantes lucían concertados en cada interpretación. Stephanie Bailey lucía en el centro del escenario luciendo el ritmo del grupo y así continuando con una magica velada.

Para rematar el frío, «You On the Run» «Comanche Moon» y «Young Men Dead» dieron el cierre. Después de ello todos salíamos al baño y por más bebidas esperando el regreso de BRMC.

Con un poder de stoner y garage el set rápidamente entrego grandes momentos como «Berlin», Read Eyes and Tears», Awake» y «Question of Faith». Los de San Francisco California explotaron los ácidos momentos de Black Angels transformandólos en rock n roll sencillo y bien hecho. Así Peter, Robert y Leah tenían el carisma necesario para complacer a la gente que los esperó por más de 9 años de ausencia. Estrenando nuevos temas y contando algunos covers, la banda agradeció en todo momento el cariño mostrado

Así después de todo, La Redada dio el cierre con a una fusión tropicales y ritmos old school. Mostrando nuevamente una propuesta fresca para el cierre frió de la noche; Hipnosis mostró gran calidad en esta primera edición en lo que esperamos que sea el primero de muchos años de festival para celebrar la psicodélica y el rock a la antigua.

Fotos: Paola Baltazar