REVISTA PICNIC Ilse Bing: Es cosa de liberar el instante - Revista Picnic
Revista Picnic logo
picnic_pam2017

Nombrada como la “Reina de la Leica” por el fotógrafo y crítico Emmanuel Sougez, Ilse Bing fue una artista multifacética, tanto dentro de la fotografía como en otras artes que experimentó posteriormente en su vida.

Ilse nació en 1899 en Alemania, dentro de una próspera familia judía. Es curioso que ingresó a la universidad para estudiar matemáticas y física, aunque se alejó de estas asignaturas para estudiar historia del arte, y de manera autodidacta, fotografía. Este fue el primer viraje importante en su profesión.

Ilse Bing

Bing fue una fotógrafa generalista, incursionó en el fotoperiodismo, el retrato, publicidad, moda, teatro y fotografía de arquitectura.

Sus primeras asignaciones fueron dentro del fotoperiodismo para Frankfurter Illustriete.

A principios de los años 30, Mart Stam, arquitecto modernista de la Bauhaus, encargó a Bing el registro del ambicioso proyecto arquitectónico “Das Neue Frankfurt”.

En esa misma década se trasladó a París, donde trabajó para Harper’s Bazaar, Vogue, entre otras publicaciones. En ese tiempo, en la fotografía de moda predominaba el uso de las cámaras de gran formato y la recreación de imágenes espléndidas y escenificadas artificiosamente.

Bing llamó la atención justamente porque utilizaba la pequeña y versátil Leica de 35 mm, recientemente introducida al mercado, que le permitía captar imágenes más espontáneas y en movimiento, a las que Bing dotaba además de un aire intimista.

Fotomontaje para proyectos de Mart Stam.

La sombra de Bing y del arquitecto Mart Stam sobre el techo, 1930.

Bailarina de cancán, Moulin Rouge. París, 1931.

(1)

Moulin Rouge, 1931.

Zapatos, para Harpers Bazaar, 1935.

Eran notorias también sus influencias provenientes de la Neues Sehen (Nueva Visión), del surrealismo y de otros movimientos de vanguardia del siglo XX, por lo que en ocasiones centraba la búsqueda de su lenguaje fotográfico directamente en los objetos inanimados, llegando a la abstracción geométrica.

En 1940 se vio forzada junto con su esposo a dejar París y emigrar a los Estados Unidos, siendo ambos judíos. Fue de hecho gracias al apoyo de Carmel Snow, editor de Harper’s Bazaar, que lograron dejar Europa e instalarse en Nueva York en 1941.

En 1957 comenzó a experimentar con la cámara Rolleiflex de formato medio y con tomas en color, que ella misma revelaba.

Pero faltaba otro giro en su carrera (tan sólo dos años después), uno más drástico y valiente, para alguien dedicado toda una vida a una actividad: en 1959 decidió adentrarse en la pintura, el collage y la poesía, y abandonar la fotografía.

“Yo no quería retener más el momento. Una mano sostiene agua. El momento fluye a través, y eres parte de ello. Necesitaba otro medio”.

Bailarinas de la escuela de Laban, 1929.

Ilse Bing murió en 1998. Su trabajo ha sido revalorado con el tiempo, además de ubicarla en un contexto en el que las mujeres comenzaban a utilizar la tecnología para manifestar su expresión artística. Su obra ha sido expuesta en museos de todo el mundo, de manera individual y junto a otros grandes fotógrafos como Brassaï, Cartier-Bresson, Florence Henri, Man Ray y André Kertész.

Escuela de danza Laban, 1929.

IlseBing_thumb[2]

Nueva York, 1936, por Ilse Bing.

Autorretrato con espejos. 1931.

Autorretrato con espejos, 1986.