Revista Picnic logo

“Ilustración para agarrar morras” Esa es la frase con la que se presenta Javier Medellín Puyua en su Blogsin embargo la ilustración le ha traído mucho más que “morras”. Jilipollo, su último sobrenombre con el que actualmente trabaja, es uno de los ilustradores más importantes de nuestro país. Nos atrevemos a decirlo pues su carrera de más de 6 años y los múltiples premios que lo acompañan respaldan este atrevimiento.

Ejemplo: hace unas semanas, dos de sus piezas fueron elegidas, para el Illustration West 55, de Society of Illustrators of L.A., obteniendo una de ellas, el premio de plata (“Graffiti Lounge Wall” para Anoto pens en Suecia).

Ha colaborado con grandes marcas, entre las cuales podemos encontrar Coca-Cola, WeAreTheKash, Mediamates, MLB, revista EXPANSIÓN, Quo y Publishing Group. Por mencionar algunos. Sin olvidar Revista PICNIC, por su puesto.

 

Es fácil perderse en sus ilustraciones y comenzar viajes inesperados dentro de las mismas. La singularidad con la que presenta sus perspectivas que dejan ver su conocimiento adquirido gracias a la carrera de arquitectura. Son las culpables de hacernos sentir parte de la obra.

Para Javier existen ciertos elementos que siempre deben estar presentes en sus ilustraciones, al parecer, por puro gusto. Como las mujeres, que simplemente no puede evitar hacerlas participes o protagonistas de las historias que cuenta. Otra de las características más relevantes del trabajo de Jilipollo, son los colores pastel, en su mayoría cálidos y por su puesto su influencia de la época de los años 70 que tanto le gusta.

 

Su técnica es muy apegada al arte oriental clásico. Tal vez porque inicio cuando aún se tenía que dibujar primero sobre el papel para después escanear. Suele bocetar con lápiz, entintar con pinceles y tinta china, para después escanear y añadir color de forma digital. Esto, cuando el formato final de la pieza así lo requiere. Si no, prefiere la acuarela y la tinta china en la mayoría de las ocasiones.

Su idealismo y futurismo suelen narrar escenas cotidianas donde elementos orientales se funden discretamente con espacios y ambientes más mexicanos; con ese toque pícaro y burlón que nos caracteriza.

A Javier no le agrada mucho autodenominarse como artista. No porque no lo sea, más bien es porque cree que el título se gana con esfuerzo, años de trabajo y que al final, las personas que vean su obra serán quienes decidan si lo llaman así. Para PICNIC, en definitiva, Jilipollo lo es. Uno que te invita a viajar por mundos futuristas a través de toques realistas y buen humor.

Si quieres comprobarlo y seguir su trabajo puedes visitar su tienda en línea o agregarlo a tus redes sociales en Facebook, Instagram o Behance. 

Si lo tuyo es la convivencia física, podrás conocerlo en persona y escuchar sus consejos en la primera edición de PICNIC FULL EXPERIENCE, pues él será uno de los invitados que estará guiando a los asistentes en el camino a la creación. Ya tienes tu lugar? No pierdas la oportunidad de desenvolverte en el mundo de la ilustración, de la mano de expertos.

Sobre El Autor

"El color es la tecla. El ojo el macillo. El alma es el piano con muchas cuerdas. El artista es la mano que por esta o aquella tecla hace vibrar adecuadamente el alma humana" -Kandinsky