Revista Picnic logo

La vida de las celebridades es una obra perfectamente construida. Alguna vez leí “Actúa como si trajeras puesta una corona invisible”, este atributo te da tantos beneficios como los que te quita… Aquellos que están en el poder no tienen el poder de equivocarse; mucho menos en estos tiempos donde un error de dicción te convierte en perdedor, o descubre lo que en realidad ya eras. No obstante, hay vida más allá de las obligaciones de un mandatario(a) o servidora (e) , tienen una historia, tienen una familia, también lloran y también sueñan.

¿Qué pasa con las Primeras Damas? Hay que comenzar diciendo que éste es un título no oficial, es decir, quien se convierte en primera dama no adquiere obligaciones específicas, por el contrario, existe una vieja tradición en nuestro país y Norteamérica que se opone a que la esposa del presidente tenga un puesto remunerado. ¿Sucederá lo mismo el día en que una mujer gane la presidencia?

jackie kennedy.flavours

Jacqueline Kennedy quizá nunca imaginó que al perder su apellido perdía también su identidad; pasó de ser Jacqueline, a ser “la esposa del presidente” y después, la desafortunada viuda. La muerte de su esposo no fue suficiente para que le quitaran los ojos de encima, su privacidad fue violada hasta el último momento, como ocurre en todas las situaciones parecidas. ¿Alguien se preocupó exclusivamente por ella?

Dirigida por el chileno Pablo Larraín, Jackie es una apuesta cinematográfica que nos demuestra como Jacqueline Kennedy, es más que un famoso traje Chanel rosa. Interpretada por la majestuosa Natalie Portman, esta cinta estrenada el 7 de septiembre en el festival de Venecia, ya ha recibido buenas críticas de grandes directores y augura a ser de las más galardonadas en 2017 para los premios Oscar.

Natalie confesó haberse esforzado como nunca, pues interpretar a una figura mundialmente conocida, termina por ser una hazaña doblemente peligrosa. La basta documentación escrita, visual y sonora fue fundamental para su preparación, y claro, para que Noah Oppenheim escribiera la historia.

Ésta película biográfica nos muestra la intimidad de una mujer completamente devastada. El problema no es sólo haber perdido a su marido, sino el modo y las consecuencias; entre ellas,  dejar a sus pequeños dos hijos, sin el modelo clásico de una familia.

No estamos frente a una cinta sobre política. Es un largometraje que toca fibras sensibles y que se estrena en tiempos inmejorables; tiempos en que, a pesar del alce feminista, las mujeres demostramos nuestra poca empatía y nos seguimos humillando unas a otras, diciéndonospor ejemplo, “simio en tacones”.

Vivir es duro para cualquiera, Jacqueline Kennedy Onassis no fue la excepción que rompió la regla. La cinta llega a Estados Unidos este dos de diciembre, y muy pronto, estará también en salas mexicanas.