REVISTA PICNIC Jean-Michael Basquiat: una mirada al terror humano. - Revista PICNIC
Revista Picnic logo

Durante su corta vida, Jean-Michel Basquiat fue uno de los autores más rompedores de la escena artística de los años ochenta, creando un universo único y transgresor. El trabajo de este ex grafitero del centro de Nueva York ahora se considera de culto, a la par de las estrellas de la pintura del siglo XX, como Jackson Pollock y Andy Warhol.

El gran salto de Basquiat.

El 17 de mayo del 2017, Basquiat rompió un récord: convertirse en el artista estadounidense más caro de la historia, el sexto más costoso del mundo. La subasta de Sotheby’s de “Skull” una pintura del artista por más de cien millones de dólares,  ha catapultado a este pintor nacido en Brooklyn al primer nivel del mercado internacional de arte, uniéndose a las filas de PicassoKooning y Dalí.

Documental Rage to Riches.

Este documental de la BBC, dirigido por David Schulman, incluye entrevistas exclusivas con las hermanas del artista, Lisane y Jeanine Basquiat, que nunca antes habían hablado sobre su hermano para un documental de televisión. Otros colaboradores incluyen importantes comerciantes de arte, como Larry Gagosian, Bruno Bischofberger y Mary Boone, quienes exhibieron a Basquiat, catapultándolo a la fama mundial del arte. Así como a artistas, amantes y sus amigos más íntimos, exponen el dinero, las drogas y el racismo pernicioso que Basquiat enfrentó a diario.

Con sorprendente franqueza, los amigos, amantes y artistas más íntimos de Jean-Michael hablan de una personalidad atractiva y carismática. El corazón palpitante de este documental es su trabajo, y las formas en que encarnó y reflejó los avances en la música, la poesía y el arte moderno.

Basquiat, SAMO y el arte urbano.

Las pinturas de Jean-Michael Basquiat reflejan el terror humano. Desesperación, miedo, desasosiego, angustia, vacío. Son los dibujos de un niño atormentado. Todo comenzó a finales de los setenta con un marcado estilo caligráfico en sus pinturas murales.

En su juventud entró en contacto con la subcultura de la gran ciudad, y fue así como empezó en el mundo del graffiti, pintando en los vagones del metro y por las zonas del SoHo, barrio neoyorquino donde proliferaban las galerías de arte.

Durante años vivió en las calles, en edificios abandonados. Empezó entonces a sobrevivir vendiendo postales y camisetas que él mismo dibujaba y seguía dedicándose al graffiti: sus pintas y escritos tenían mucha carga poética, filosófica, pero sobre todo satírica. El pseudónimo de su alter ego, SAMO era con el que firmaba cuando pintaba sus tags y graffitis.

El trabajo plástico de Basquiat entremezcla el graffiti y el dibujo como un juego infantil pletórico de un agresivo colorido. Con un dibujo nervioso y caótico rastrea sus raíces, deja al descubierto su mundo de artista negro y callejero.

El gran aporte de Basquiat es que convierte ese arte espurio de la pintada o el graffiti en el muro, de la caligrafía de espacio público, en hecho estético digno del museo.