Revista Picnic logo

“Los cineastas están encontrando el humor en el mundo”. John Cooper

 

El Festival de Cine de Sundance es uno de los más relevantes del mundo. Ha sido la plataforma de despegue de cintas como Blood Simple, la ópera prima de los hermanos Coen y se ha convertido en sinónimo de películas indie que terminan por dominar la taquilla y la entrega del Óscar. John Cooper, director de dicho festival, nos platicó su visión del estado actual del cine independiente.

 ¿Qué es Sundance?

El significado de Sundance puede resumirse en dos palabras: visión y descubrimiento. Buscamos cineastas que tengan una visión independiente, películas creadas fuera del sistema de los grandes estudios. Descubrimiento en tanto a que buscamos los cineastas que tienen esas cualidades y los presentamos a las audiencias. Sin embargo ser independiente es algo más allá de no trabajar con estudios. Creo que es más un espíritu, una forma de hacer películas que es más apasionada, más honesta. Los cineastas independientes están narrando las historias que ellos quieren contar, que verdaderamente significan algo para ellos.

 ¿Cómo logran mantener la esencia independiente de Sundance?

En la calle hay mucho ruido. Pero el ruido dentro de las salas de cine es otro, sigue siendo todo sobre el arte. Tratamos de mantener eso muy puro. Las experiencias que creamos para el festival son muy insulares y especiales para las audiencias.

¿Detectas tendencias en los temas que los cineastas están abordando actualmente? ¿Cuáles?

Definitivamente las hay, especialmente en el mundo de los documentales. Este año hay muchas películas sobre armas y violencia, porque obviamente es un tema que está en la mesa y cada vez es más relevante. Las libertades personales también están muy presentes, hay muchas cintas sobre mujeres abusadas, violencia de género, aborto. Nosotros las mostramos si son de calidad. En ficción es diferente, últimamente hay mucha más comedia, hubo un punto en la historia en que muchos de los cineastas independientes hacían cosas muy oscuras y deprimentes. Creo que actualmente los cineastas van contra esto y están encontrando el humor en el mundo.

 ¿Quizá este acercamiento al humor se deba a que la realidad del mundo es más oscura?

Supongo. Es como un péndulo, si el mundo parece muy luminoso el arte se hace oscuro y viceversa. También tiene que ver con que ahora se preocupan por capturar audiencias y la comedia es un gran vehículo para atraer público, incluso en situaciones trágicas hay comedia usualmente.

 ¿Hay alguna nacionalidad que prevalezca en las películas que seleccionan?

En general la presencia de Sudamérica es muy fuerte en este momento histórico. Gran Bretaña también suele tener una presencia fuerte. Últimamente hay grandes destellos de creatividad en Corea, el cine iraní también está cobrando fuerza. Suelen nacer pequeños movimientos donde un cineasta hace algo y entonces otro intenta superarlo y eso sube el nivel de ese país.

Siempre tenemos el ojo puesto en México por la sencilla razón de que es nuestro país vecino. También porque si ahorita volteas a Hollywood ves a un Cuarón, a un Iñárritu y a un Del Toro y es imposible no pensar que en el país debe haber más cineastas como ellos por descubrir. Por más mainstream que sean ellos tres,  mantienen un espíritu que solo puedes encontrar en México, por eso son frescos para las audiencias norteamericanas.

 ¿Entonces crees que a pesar de la globalización el cine tiene nacionalidad?

Creo que sí, porque cada cultura tiene un humor y una sexualidad diferente y eso es básico en la narrativa. Sebastián Silva de Chile es un buen ejemplo, ha trabajado en cine estadounidense pero sin caer en Hollywood, lo ha hecho en sus propios términos.

 ¿Qué diferencia el mercado de Sundance del resto?

Cuando programo una cinta nunca pienso si va a vender o si va a tener éxito en el mercado cuando sea estrenada. Simplemente pensamos si tiene calidad, si la tiene, el resto pasa por sí mismo. Ni siquiera somos un mercado oficial, simplemente sucede a pesar de nosotros. Tratamos de ser un festival sobre curaduría y arte, la parte del mercado sucede a pesar de nosotros, pero igual nos alegra porque entonces los cineastas recuperan su dinero y pueden volver a crear.

¿Tienen una cuota de género?

Me fascina el tema de las mujeres cineastas. Sin embargo trato de ver cada película en sus propios términos porque sabes, ¿cuál es el número adecuado? ¿50% películas de mujeres y 50% de hombres? ¿Por qué no 80% de mujeres? No hay una ecuación. Hay que basarse en la calidad.

¿Cuál ha sido el mayor cambio en la industria desde que empezaste a trabajar en Sundance?

La madurez de los escritores, son mejores que hace 27 años. El cine independiente se hizo un movimiento que se transformó en una comunidad. Siempre hemos promovido que la gente comparta ideas además de ver películas, eso es la esencia de Sundance. Hay que crear esos espacios. Gracias a eso, y sobre todo, a que los cineastas de hoy vieron mas películas. Crecieron con Jarmusch, por decir a alguien de otra generación y entonces tienen que superarlo. Es como selección natural, unos inspiran a otros. Es una carrera constante, sana competencia.

Para finalizar, ¿cuál es tu película favorita?

Obviamente amo muchas películas. Digo, todavía no supero Star Wars (la trilogía original). Pero mi película favorita, es decir, la que más veces he visto es All About Eve, de Joseph L. Mankiewicz. Sale Bette Davis y es sobre el teatro. Es de los cuarenta y es la película perfecta, nada le sobra. Está genialmente escrita, tiene excelentes escenas y está perfectamente armada. Todo mundo debería verla.

 

 

 

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.