Revista Picnic logo

Por Sharon Lugo @sharonlugo

Comunicóloga visual de tan sólo 22 años de edad, Karla Guerrero cree en el poder de las redes sociales como plataforma de talentos y en que la cultura y consumo visual de hoy en día permiten nutrir de muchas maneras la vista y encontrar fuente de inspiración. Pero, hablando específicamente del mundo de la fotografía, cree que la diferencia entre alguien que toma fotos casuales y un fotógrafo de profesión, está en el  “hacer foto” o “tomar una foto”.

22b86c31876247.57320686ecccd

“No creo que la fotografía sea elitista, pues la mayoría puede lograr una buena foto hasta con celular, pero la diferencia entre todas estas imágenes y las fotografías de autor, es el concepto, discurso o historia que las respalda. Es ahí donde se encuentra la belleza artística de hacer foto; la estética viene como consecuencia de lo que te inspira.”

Seguidora de la poesía visual de Yamamoto Masao, los retratos de Francesca Woodman, así como en los escritos de Bojórquez y la poesía de Baudelaire, Karla define su fotografía como “autoral”, pues “mis fotografías reflejan un discurso interno o un concepto en específico. Combino paisajes tradicionales con poesía y trato de transmitir variedad de sensaciones a partir de la imagen.”

 

Como amante de la palabra y la imagen, Karla ha encontrado un equilibrio perfecto entre ellas, el cual plasma en la sección “Bitácora” de su página web, en donde retrata experiencias personales, escribe notas, citas o pensamientos, previamente escritos en hoja y papel, a manera de diario personal. Es justo de una de estas citas, de donde surge la idea de una de sus últimas obras “Obliti Petram”.

“Cuando comencé esta serie, salí a caminar con mi cámara y ese cubo de espejos, sólo eso traía en las manos. Fotografié inspirada en la poética del espacio de un artista de los años noventa”. Con esta fotografías en blanco y negro -técnica con la cual logró resaltar las texturas y depurar de cualquier distracción visual que pudieran causar los colores- “comencé a experimentar con la naturaleza, los espacios, la creación de una especie de escenografías y me acoplé a lo que encontraba en el lugar.”

 

Después de un tiempo creando estas fotografías, Karla encontró el texto representativo de ese trabajo: “Estaba leyendo Las Flores del Mal de Baudelaire y justo en el párrafo “En adelante ya no eres, ¡oh materia viviente!, más que una roca de granito rodeada de una ola espantada, adormecida en el fondo de un Sáhara brumoso;una antigua esfinge ignorada de la gente despreocupada, olvidada en el mapa, y cuyo humor aríscono canta más que bajo los rayos del sol que se pone” me di cuenta que este sería el concepto central”.

Actualmente Karla se encuentra en una fase de exploración con retrato, no representativo de personas reales sino como manera de “retratar personajes de ficción creados por mi o por lo que leo”. Con esto quiere lograr una serie fotográfica basada en sus abuelos, a manera de homenaje.

 

Como toda una millennial emprendedora, podemos encontrar los trabajos de Karla, en redes sociales (insta @karla93), páginas especializadas para portafolios artísticos (www.behance.net/Karla-g) y en su página de internet en donde sube su ya antes antes mencionada Bitácora, con trabajos literarios y fotográficos (karlaguerrerotrejo.wix.com/portafolio#!inicio/kk2te.), trabajos que hacen de Karla una promesa nacional, fotográfica.

     

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.