Revista Picnic logo

ob1

Si alguna vez llegaste a ver la serie televisiva inglesa Skins, recordarás que la trama giraba alrededor de un grupo de adolescentes de un pequeño poblado de Inglaterra. Una historia llena de encuentros casuales de una noche, amistades y enemistades, amores y desamores, y drogas, que aunque terminaban de una terrible manera, algunos se veían o querían verse reflejados en ella.

LTI_FINAL-582-1500x1180

Pues una versión americana pero en fotografía, es la que logró Olivia Bee, fotógrafa neoyorkina de 21 años, en su libro Kids in love, en el cual retrata historias de amor paralelas, de un grupo de adolescentes denominados cool kids.

Intrigada por la simplicidad del día a día y la belleza de las memorias (imaginarias o reales) que nos tocan con sutilidad, esta fotógrafa enmarca el enamoramiento de lo que parece ser su grupo de amigos, a través de una serie de encuadres imperfectos y en cierta manera improvisados en el momento, lo cual hace que cada fotografía hable por sí misma a través de momentos simples e íntimos como el fugarse de casa o los paseos en bicicleta.

LTI_FINAL-32-1447x1300

Con tonos opacos y pasteles que logra gracias al efecto desgastado y granulado que antes se hacía de manera análoga, Olive muestra una serie de momentos simples y cotidianos, que permiten verse reflejado en alguna de ellas.  Es justo eso, la magia de Kids in love; el cómo te transporta a ese momento en el que la fotografía fue tomada y el cómo te envuelve cada una de ellas en una historia que aunque no está escrita, fácilmente puedes adivinar o crear una propia.

Aquí puedes ver más de su trabajo o seguirla en instagram y saber sobre su día a día.

 

Deja un comentario