REVISTA PICNIC Knotfest @ Foro Pegaso - Revista PICNIC

Indudablemente, el KnotFest se está convirtiendo en más que un festival, una tradición que año con año abre sus puertas al público fanático del metal para que disfrute de un evento donde las grandes bandas conviven con aquellas agrupaciones que apenas están recorriendo el camino en un género que milita en el underground de nuestro país. Curiosamente, en nuestro país, los adeptos al rock y al metal son miles que comparten el gusto más que por un género, por un estilo de vida.

El Foro Pegaso comenzó a recibir a los asistentes a partir del mediodía. Camiones abarrotados y autos particulares arribando a un día dedicado en cuerpo y alma al metal. Desfilaron miles de playeras de bandas, de festivales pasados y una que otra playera de la edición del KnotFest.

Teniendo asegurado un día completo de metal estridente, la Voodoo-Ruta comenzó con Ill Niño quienes por fin deleitaron el oído de sus fanáticos mexicanos, haciendo justicia al incidente de la edición pasada donde tuvieron que cancelar su presentación por una lesión del guitarrista.

Con toda la fuerza característica de su música la banda dominó magistralmente al escenario, entregando golpe tras golpe con su música a los presentes. Trece tracks formaron su show donde los más destacaos fueron: ‘God Save Us’, ‘I’m Loco’, ‘Rumba’, ‘No Murder’, para finalizar con ‘How I can Live’ y rematar la euforia de los asistentes con ‘This Is War’.

Posteriormente, llegó el turno para Cannibal Corpse, quienes han sido un grupo bastante polémico por muchos factores que van desde sus portadas hasta sus letras. Sin embargo, eso no le ha impedido ser una banda que cuente con un gran número de fans repartidos por todo el globo. Con un sonido crudo, sazonado con guturales épicos, el cadáver del Canibal nos llevó de la mano a las regiones más obscuras que evocan a través de 14 canciones que hicieron que más de uno entrara hipnotizado o bien excitado al moshpit.

Y aunque fuera el inicio del festival, los ánimos estaban ascendiendo lentamente. El sol atacaba a ratos ya que las nubes se encargaban de ocultarlo por intervalos de tiempo irregulares.

Acto siguiente nos desplazamos al Maggot Stage para seguir con la euforia del momento con un estilo más explosivo y subversivo al estilo de Anti-Flag. Madrazo tras madrazo, la banda supo conectar de sobremanera con el público mexicano, con muestras de música rápida, contundente y sobre todo agresiva.  Haciendo gala de su música, también aprovechó para rendirle un tributo exprés a The Clash con ‘Should Stay Or Should I Go’, cerrando un show donde la noche comenzaba a asomarse y el clima comenzaba a descender lentamente.

La siguiente banda no fue ni más ni menos que Anthrax, quienes a pesar del paso del tiempo, su espíritu insolente y rebelde persiste. Scott Ian y compañía entrego uno de los shows más épicos. Puesto que mucha gente estuvo disfrutando el show de uno de los pesos pesados del género, quienes con 9 canciones saciaron la sed de metal de los presentes.

El frío comenzó a descender y el día a desaparecer. Con un cielo nocturno, otro de los pesos pesados del cartel hizo acto de presencia: Stone Sour. La banda alterna de Corey Taylor entregó un show sin precedentes, lleno de buena música quienes en todo momento jamás dieron un bajón de energía.

‘Taipei Person’, ‘Allah Tea’, Knievel Has Landed, Made of Scars, Say You’ll Haunt Me, fueron las primeras canciones con las que la banda le dio inicio a un show donde cada uno de los asistentes siempre estuvieron pendientes y llenos de euforia y energía. 12 track bastaron, y el que le dio fin al show fue ni más ni menos ‘Fabuless’.

Con los ánimos más arriba que nunca, llegaron los dos últimos actos de la noche: Korn y A Perfect Circle. Cabe destacar que los primeros lograron que el escenario se plagara aún más de asistentes para disfrutar del show de Jonhatan Davis y compañía. Con un setlist de 15 tracks, Korn dio paso al último acto de la noche. Curiosamente, muchos asistentes después de Korn comenzaron a abandonar el recinto, quedando solo quienes deseaban ver el acto estelar de la noche: A Perfect Circle.

Su show en un principio estuvo plagado de misterio ya que en la primera canción el escenario estuvo cubierto por una tela gigante que al entrar en contacto con las luces, las sombras de los integrantes se proyectaron. Con la segunda canción el telón se vino abajo, mostrando el círculo perfecto listo a hipnotizar a la audiencia con su música.

18 tracks bastaron para cerrar una noche llena de metal, cabe destacar que un par de covers destacaron entre la noche, uno de ellos Imagine y otro de Depeche Mode: People are people. La gran noche llena de metal se cerró a ritmo de “The Outsider”.

Nos Vemos en 2018 Knotfest.

Fotos: Freddy Campos