REVISTA PICNIC La importancia de llamarse Kraftwerk - Revista PICNIC
CINE DE ARTE

¿Lana del Rey y The Killers por encima de Suede o incluso de Kraftwerk? Luego de que fuera confirmado el cartel para el Corona Capital de este año, las reacciones abundaron y uno de los feels que más se hicieron notar fue la inconformidad con respecto a la organización (y jerarquización) de los headliners.

Sí, sabemos que Suede es una de las bandas más representativas e importantes del brit pop y que sin los Pet Shop Boys, el electro pop no sería a nivel masivo lo que es hoy en día – simple y sencillamente podemos pensar en sus ecos proyectados en The Killers, pues no es un secreto que Brandon Flowers es un gran admirador suyo.

Sabemos también que existen aquellos fans from hell que duermen con playeras con el estampado de Autobahn, pero también que hay muchos «nuevos fans» que no tenían ni idea de que los alemanes se habían presentado anteriormente en México en El Plaza Condesa (13/03/2014) y que el mismo día del evento, aún había entradas disponibles.

View this post on Instagram

KRAFTWERK 3D

A post shared by Juan Carlos R. Larrondo (@jc_larrondo) on

Mucho menos recuerdan que la banda fuera telonera de Radiohead en aquella memorable presentación en el Foro Sol en 2009. Sin embargo, aprovechando que la legendaria agrupación viene a nuestro país, te explicamos no las razones para verla, mejor dicho, las razones por las que no se trata sólo de cualquier grupo.

El génesis

El nombre alemán engloba todo un fenómeno que transformó el universo musical sonora y conceptualmente, llegando a ser de una influencia para la cultura pop igual o quizá mayor que la de The Beatles (aunque no tengan montones de banditas tributo ni innecesarios festivales en su honor).

El proyecto tiene sus orígenes en 1968, cuando Ralf Hütter y Florian Schneider se conocen en una clase de improvisación musical en el Conservatorio de Düsseldorf, Alemania, donde tienen sus primeros acercamientos a la experimentación musical y el free jazz.

Coincidiendo en sus visiones musicales, establecen una relación basada en una concepción que se aleja de los cánones occidentales de la composición y comienzan un grupo llamado Organisation (que sólo publicara un álbum, Tone Float). Con este nombre empezaron dando conciertos en pequeños clubes, galerías y hasta recintos universitarios, experimentando durante largos periodos de tiempo en cada presentación y en compañía de diferentes músicos.

Kraftwerk durante una presentación en Soest,Alemania, 1970. Fuente: Tumblr

Poco después de disuelto Organisation, Ralf y Florian trabajarían en dueto, ayudados de grabadoras de cinta electromagnética, primigenias máquinas de eco y amplificación, además de teclados y sintetizadores que – para la década eran una tecnología novedosa e instrumento musical poco usual – se volverían el elemento central de sus melodías.

Eso los convertiría en unos de los primeros músicos en dejar de lado la instrumentación tradicional – con la que acompañaron su sonido o utilizaron de base todavía en sus primeras producciones – para optar por la tecnología electrónica e incluso crear su propio estudio de grabación: el Kling Klang Studio.

Entre el pop y el avant garde

Aunque formalmente nadie los ha nombrado como los padres de la música electrónica, el uso de vocoders (sintetizadores vocales) y la onda muy sci-fi presente tanto en la letras, como en el concepto artísticoserían de importancia trascendental para el género electrónico.

El Kling Klang Studio durante sus inicios.

Los visuales a cargo de Emil Schult, artista originario también de Düsseldorf, responsable del arte conceptual de varios de los álbumes como Ralf & FlorianRadioactivity y Autobahn, serían un sello distintivo. Esto complementaría el concepto electro futurista de Kraftwerk, sumamente presente en el dinamismo en que están compuestas sus lyrics (si te queda la duda, haz la prueba y compara la letra de «Autobahn» con algún poema futurista).

Kraftwerk fue liderada desde sus comienzos por Ralf Hütter y Florian Schneider hasta el año 2008, en que Schneider decidiera retirarse del proyecto. Ambos iniciaron la banda como tal en 1970 y el nombre viene de la versión en alemán de «central energética».

Con la llegada de Karl Bartos y Wolfgang Flür durante su primera gira en Estados Unidos, se conformaría la alineación «clásica», con la cual se posicionarían en el spotllight internacional gracias a Autobahn, alabado por la linea narrativa que su sonido mantiene y considerado prácticamente el primer disco de música electrónica en la historia.

Pero antes de que Kraftwerk tuviera un lugar en el Museum of Modern Arts y reventaran la página del Museo Nacional Británico de Arte Moderno (Tate Modern) en Londres por la alta demanda de entradas para sus shows, tuvieron que pasar veinte años o más para que dejaran de luchar por un espacio en los escenarios.

Entonces tenían que arreglárselas por sí solos con el inmenso lío de cargar un equipo análogo de peso descomunal. No siempre se presentaron en cada performance con tan sólo cuatro laptops idénticas sobre sus atriles.

La electrónica primitiva llega al presente

En un artículo para The Telegraph, Neil McCormick menciona por qué es una de las bandas más influyentes de los últimos tiempos y citando a Andy McCluskey (cantante y bajista de Orchestral Manoeuvres In The Dark) afirma que, en efecto, la gente siempre se remite al blues como antecesor de la música pop durante los sesenta, pero de eso ya hace casi medio siglo.

Sin embargo, cuando escuchamos la música pop de ahora… ¿qué es lo que queda de eso? ¿acaso «escuchas a The Beatles o escuchas grooves electrónicos, sintéticos y hechos a computadora»? Simplemente preguntémonos qué es más popular entre los jóvenes, sí el R&B o el EDM (lo sabemos, suena horrible).

Para nuestra fortuna, en México podremos presenciar un show que tiene décadas de trabajo y experimentación musical y tecnológica detrás. Aunque de la alineación primigenia solamente queda Ralf Hütter, el espectáculo (prometido en 3D para nuestro país) independientemente de su posicionamiento logístico en el festival, debería ser apreciado por la experiencia potencial que representa.

Como se acostumbra para todo gran acontecimiento (nuestra elegante etiqueta para «mame»), en la Ciudad de México, las opiniones tuiteras «brotaron como margaritas» y los haters (ya sea a favor, ya sea en contra) salieron hasta debajo de las piedras. Te dejamos con algunas de las reacciones:

¿Crees que en efecto, la música de culto sólo debería ser un objeto de exposición para museo o que tiene también derecho a formar parte de festividades masivas e interactuar con la experiencia del público? Mientras lo piensas, te dejamos con el más reciente documental de la BBC sobre el icónico cuarteto.

Kraftwerk estará encabezando las presentaciones del 20 de noviembre del festival Corona Capital y los tickets salen a la venta a partir del 23 de agostoSi bien hay muchísima gente inconforme con el cartel, a nivel mundial parece ser uno de los mejores line ups de los últimos años.