Revista Picnic logo

A lo largo del siglo XX, el crecimiento de la industria cosmética y la industria cinematográfica fueron inminentes. Poco tiempo pasó para que se unieran y juntas establecieran el concepto de belleza que tenemos actualmente. Tras este hecho, hombres y mujeres fueron afectados por igual. La autenticidad del ser se fue perdiendo, hasta alcanzar un modelo o molde universal que nos decretó lo que era bello y lo que no. Convirtió a la belleza en algo hecho en serie.

Alina destacó del resto

Cuando era adolescente, Alina Autumn se dió cuenta que el mundo de lo bello estaba regido bajo diferentes cánones que eran establecidos por algunas de las industrias más poderosas del mundo. Ella no estaba de acuerdo. Cuando se percató de que las personas ya habían creado estándares de belleza que se inspiraban en lo que la publicidad consideraba atractivo, tomó su cámara y comenzó a retratar el lado natural de la belleza.

Con sus 23 años, Alina se ha convertido en una fotógrafa que destaca del resto por crear imágenes donde su objetivo principal es resaltar la belleza natural de sus diferentes modelos. Ella utiliza la inspiración que toma de la naturaleza, el cine, lo vintage, la luz, el color y por supuesto la belleza natural, para imprimirle a su trabajo la sensualidad y la feminidad que una mujer sin maquillaje puede generar.

“Miles de mujeres odian salir a la calle sin usar maquillaje, se sienten feas sin él… Yo espero que mi trabajo fotográfico ayude a muchas chicas a enamorarse de su belleza natural y a que se sientan bien con lo que la naturaleza les otorgó…”

All-seeing Eye – Alina Autumn

El trabajo fotográfico de Alina persigue un objetivo muy ambicioso, difícil de alcanzar y casi imposible de lograrlo. Ella va en contra de los cánones que han permeado la mente de la mayor parte de la población mundial y aunque ella lo tiene muy presente, esto no le quita las ganas de seguir trabajando para poder lograrlo.