REVISTA PICNIC La Rola Es: Bad Religion - Revista PICNIC

“…Soy fan de Bad Religion, me mantengo contra el grano…”, Lng/Sht, Bad Religion. No hay otra canción con una frase que describa eso que siento por aquella banda californiana, soy fan, y no es por pose o por su reciente anuncio a la CDMX después de más de una década de no hacerlo.

Con sinceridad no recuerdo en que año fue cuando escuche por primera vez algún riff de esta banda que se convirtió en mi favorita del punk rock, tampoco recuerdo como llegué a ella, y quiero pensar que fue en esos años de primaria a secundaria donde tienes la famosa “edad de la punzada” y donde no quieres seguir reglas, eres rebelde y dices que un dios te la “Pérez Prado”.

Y a pesar de que suene a cliché el primer disco que escuche fue “No Control”, ningún otro grupo me hacía sentir tanta energía, acostumbraba escuchar mucho metal, pero esto no tenía tanta fuerza, aun así llamo mi atención, no era S.O.A.D, Pantera o Slayer.

Los temas no los entendía en ese momento, seamos sinceros cuando eres pequeño lo último que te importa de una canción es que suene fuerte y tu mamá al escucharlo lo primero que diga sea “¡Quita ese ruido!”.

Pero a pesar de ello imágenes como un maizal, cuyas mazorcas son sustituidas por granadas de bazucas, un niño ardiendo en llamas o el nombre de la banda iluminado por una gran cantidad de colores me decía que esas letra tenían un contenido variado, que no era muerte o simplemente desobedecer porque la euforia te lo permite, sino que había campo, tolerancia y unidad en aquellas letras que acompañadas de patadas y golpes hacían pensar en más de una ocasión.

En ellos había encontrado lo que otra banda de punk no tenía; solos de guitarra, energía desbordante, coros que me incitaban a abrazar a algún amigo y decirle que vivir era lo mejor de lo mejor.

Durante un tiempo en mi vida Bad Religion era quién musicalizaba cada paso que daba, cuando patinaba, salía de la escuela, me veía con mis amigos para cotorrear o simplemente cuando estaba en mi cama haciendo… nada. Después de ellos conocí a Rancid, NOFX y Circle Jerks y otras bandas del género, no puedo decir que gracias a ellos mis gustos musicales se ampliaron, pero no fue así, aunque sí, gracias a ellos y otras me acerqué al género y a los lugares con slams, gente que monea y soltaba golpes en círculos de desconocidos.

The New America fue el último disco que escuche completo y probablemente el último que a mi parecer tenia esta esencia, aunque The Process Of Belief tiene lo suyo no me gusta juzgar los discos de esta banda, y con cada uno de ellos me emociono, si bien no es la misma sensación que cuando los escuche por primera vez, sigue poniéndome la piel de gallina.

Artista: Bad Religion | Fotografo: Francesco Castaldo | Data: 1 luglio 2016 | Venue: Market Sound | Città: Milano

En los últimos meses del año pasado vi a Green Day por primera vez, y ellos marcaron esa etapa emo, tan solo un par de años después de Bad Religion un concierto que disfrute a más no poder, y justo dos días después alguien realiza mi sueño de que Bad por fin regrese a México.

Parece pose pero en el fondo sé que no lo es, el que anuncien una visita 11 años después de su última aparición me hace muy alegre, en el formato que los conocí, Bad Religion  de festival puesto vienen al Corona Hell & Heaven junto a bandas como Scorpions y Judas Priest. ¿Dije mucho y nada?, la emoción de que podrás ver a tu banda de Punk Rock favorita no se compara, es por esa razón que de forma directa y simple, la canción de esta vez fue “Bad Religion”.